Connect with us

Internacional

Cambio de sexo en la Iglesia: Alemania lleva al máximo el debate por las “mujeres curas”, el mayor cambio en dos mil años

Publicado

on

la Iglesia alemana analiza en asambleas una enorme transformación, que el Vaticano rechaza tajantemente.

El sacerdocio de las mujeres es la modernización que promueve la Iglesia alemana con un Sínodo Nacional que defiende el más profundo cambio histórico en dos mil años.

La pandemia que castiga al mundo revuelve todo. También el Camino Sinodal de la Iglesia alemana, que sigue adelante con su revolución de dos años pero que debió dispersar, debido a las medidas de seguridad, a la asamblea prevista en Frankfurt este mes, dividiéndola en cinco ciudades. Las otras cuatro son Berlín, Munich, Dortmund y Ludwigshafen.

El efecto fue el de aumentar las expectativas y los debates en torno a los temas de fondo propuestos por el Camino Sinodal, que constituyen en su conjunto la voluntad de hacer el más profundo cambio histórico en la Iglesia universal.

Pero la Iglesia se niega a cambiar de sexo. Este es el meollo más difícil del “aggiornamiento” de fondo que busca el debate alemán. Porque todos los retrasos se resumen en el más importante: poner en un pie de igualdad a la otra mitad del cielo, las mujeres, que suman más de la mitad de la institución católica.

Ahí está la clave que abre las otras llaves. Y es la más difícil, porque como en ningún otro tema, en la decisión de mantener marginadas totalmente del poder eclesiástico a las féminas, reside la inmovilidad que sigue dominando la estructura de la Iglesia Universal.

La Iglesia mantiene  marginadas totalmente del poder eclesiástico a las mujeres. Foto: ANSA

La Iglesia mantiene marginadas totalmente del poder eclesiástico a las mujeres. Foto: ANSA

En las reuniones sobresalió como siempre el tema de los temas. Karin Kortmann, vicepresidente de los Católicos Alemanes, el poderoso ZDK, dijo que el tema central de las cinco asambleas ha sido la discusión del papel de las mujeres en las instituciones eclesiásticas. “Es una cuestión vital para la iglesia. Si no encontramos una solución, más personas la abandonarán”.

En 2018-2019, medio millón de católicos se borraron de los elencos de pertenencia que exige la legislación germana.

El obispo de Erfurt, Ulrich Newymeyr, intentó parar la oleada recordando que “como obispo siempre estaré atento a la unidad de la iglesia”. “Tenemos que admitir que hay tantos países donde es inimaginable que se discuta como estamos haciendo en Alemania”.

Otro obispo, Hinz Gunter Bongartz, de Ildesheim, dijo que en cambio los tiempos están maduros. “Creo que lo que tenemos que decir sobre el Evangelio debe ser compatible con la vida cotidiana. Y esta competencia no la tienen solo los hombres consagrados”.

Frente a las sedes de las cinco asambleas se reunieron muchas mujeres con carteles que decían: “Yo también quiero ser cura”. Hasta alguna, más ambiciosa, propuso: “De grande quiero hacer la papisa”.

Monjas visitan la Basílica de San Pedro. Foto: AFP

Monjas visitan la Basílica de San Pedro. Foto: AFP

La difusión de los debates promete mucha más participación en la próxima asamblea, en Frankfurt, del 4 al 6 de febrero de 2021. Se espera que la pandemia haya aflojado para entonces en Alemania y haya más libertad de movimiento.

Tema cerrado

El Papa Francisco ya declaró cerrada la cuestión del sacerdocio femenino. Tras el Sínodo sobre el Amazonia, donde se esperaban grandes novedades, como el diaconado de las mujeres y aperturas restringidas al sacerdocio de hombres casados, como pidió la misma asamblea sinodal al Papa. La respuesta negativa desilusionó a muchos en la Iglesia alemana donde parecen mayoría los obispos partidarios de la ordenación sacerdotal de las mujeres.

Al parecer, el parate de Francisco, que adhirió al punto final que sobre el tema de las féminas curas puso “en modo infalible” el Papa Juan Pablo II en 1994, ha decidido a un consistente bloque en el Camino Sinodal germano a “ser realistas y pedir lo imposible”.

Este era el lema que tan popular se hizo en la París de la revolución juvenil del ’68.

Franz Jung, obispo de Wurzburg, quien defiende que los curas puedan casarse, señaló que “a largo plazo creo que la cuestión de la ordenación de las mujeres continuará a presentarse continuamente en la vida de la Iglesia”. “Los jóvenes van más alla de nuestras consideraciones teológicas y hacen una cuestión de justicia y participación”.

Monjas en una catedral en Burkina Faso. Foto: Reuters

Monjas en una catedral en Burkina Faso. Foto: Reuters

El potente argumento que desde Roma fue recordado a los alemanes destaca que la Iglesia reconoce la imposibilidad de ordenar a las mujeres porque “pertenece a la sustancia de sacramento de la orden”.

“La Iglesia no tiene capacidad de cambiar esta sustancia, porque a partir de los sacramentos de Cristo, ella fue generada como Iglesia”, advirtió la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Una alta autoridad femenina, prior de la abadía de Tutzing, en Baviera, respondió que “me sorprende que la presencia de Cristo haya sido reducida al sexo masculino”.

Los abusos sexuales de 2010

La decisión de promover el Camino Sinodal de “conversión y renovación”, fue consecuencia directa de los graves escándalos por abusos sexuales que la iglesia germana vivió a partir de 2010. El cardenal Reihnard Marx, que hasta enero pasado fue presidente de la Conferencia Episcopal nacional, destacó que este punto de partida obliga a un proceso espiritual de conversión. “En juego está el futuro de la fe y de la Iglesia en Alemania y la necesidad de recuperar credibilidad.”

Monjas y fieles en San Pedro. Foto: AP

Monjas y fieles en San Pedro. Foto: AP

El cardenal Marx, amigo del Papa argentino, dijo que Franciso “nos impulsa a discutir” y que “no habrá un final de este camino Sinodal porque este es un nuevo modo de ser Iglesia”.

A las objeciones de que están cerradas las cuestiones de la ordenación sacerdotal de las mujeres y del celibato de los curas, el cardenal Marx respondió: “La discusión no está cerrada”.

La alternativa es una gran frustración: el cardenal de Colonia, Rainer Maria Woelki, advirtió que el peligro es que el camino emprendido por los obispos alemanes lleve al cisma de “una iglesia nacional alemana”.

En Alemania el impulso del Camino Sinodal está creando comités esparcidos en todo el territorio, formados incluso por teólogos y teólogas en apoyo de las reformas. El arzobispo de Hamburgo dijo que “la perspectiva histórica no es todo”. “Hay que permitir la discusión del tema de la ordenación de las mujeres.”

Para el arzobispo de Hamburgo,  "hay que permitir la discusión del tema de la ordenación de las mujeres". Foto: EFE

Para el arzobispo de Hamburgo, “hay que permitir la discusión del tema de la ordenación de las mujeres”. Foto: EFE

La mayoría de los teólogos se interrogan acerca de si ser hombre sea el único factor decisivo para la encarnación de Cristo y el sacramento de la ordenación.

El Camino apunta a hacer que los temas en debate en el Sínodo alemán queden en el centro de los debates también a nivel de la Iglesia universal. El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Baetzing, obispo de de Limburg, afirmó: “No creo que la existencia de sacerdotes casados dañe a la Iglesia”.

Los que promueven el Sínodo nacional de dos años están seguros de que cuando concluyan las asambleas y se redacten las conclusiones finales, muchos temas continuarán sin solución. Pero se lanzará un llamado a un futuro Sínodo Mundial de Obispos, “que algún Papa convocará”, para afrontar de una buena vez temas como la ordenación sacerdotal de las mujeres.

Según la teóloga Agnes Wruckett, una voz muy escuchada incluso por el mismo Papa Francisco, cuando se llegue a ese momento decisivo en la vida de la Iglesia “se podrá romper el techo de cristal” que impone la Iglesia inmóvil.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Internacional

El Papa reconoció la convivencia civil entre personas del mismo sexo

Publicado

on

Por

Lo pidió Francisco en un documental presentando este miércoles en Roma en el que afirma también que “los homosexuales tienen derecho a estar en una familia” y a “estar cubiertos legalmente”.

Apenas pocos días después de sacudir el tablero del debate político cultural con la encíclica Fratelli tutti, el papa Francisco volvió a enviar un mensaje más allá de las fronteras de lo religioso al afirmar que “las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios” y, al mismo tiempo, reclamar “una ley de convivencia civil para las parejas homosexuales” porque “tienen derecho a estar cubiertos legalmente”. La afirmación de Jorge Bergoglio, que refleja un importante cambio en lo que ha sido hasta ahora la posición oficial de la Iglesia Católica, quedó registrada en el documental “Francesco”, dirigido por el cineasta ruso Evgeny Afineevsky (48 años), presentado ayer en el festival de cine de Roma y cuyo rodaje finalizó en junio pasado en plena pandemia de la covid-19. En el fragmento dedicado al tema el Papa reflexiona sobre el cuidado pastoral que la Iglesia debe tener para con lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

La película del director ruso nacido en Kazán, formado en Israel y luego afincado en Estados Unidos, está dedicada a presentar la posición de Francisco sobre temas como el cambio climático, la crisis de los migrantes, la pobreza, el racismo y la pandemia del coronavirus. En menor medida se presentan también cuestiones referidas a los abusos sexuales cometidos por sacerdotes, el papel de la mujer en la sociedad actual y, como queda dicho, sobre la realidad de las personas homosexuales. No se trata, en consecuencia, de un documental destinado a abordar cuestiones de índole religiosa, sino más bien a poner en evidencia lo que el Papa piensa sobre los grandes temas que hoy preocupan a la sociedad internacional y a “una humanidad que crea dramas y desastres”, según dijo Afineevsky en una entrevista concedida a la agencia española EFE.

“Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso”, sostuvo ahora textualmente Francisco en el documental, recordando además que “yo defendí” que “lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente”.

En la película, la afirmación de Bergoglio llega después de otro fragmento en el que una pareja gay con tres hijos cuenta cómo Francisco los alentó para que lleven a sus hijos a la iglesia.

Relata Andrea Rubera, un vecino de Roma, que asistió a una misa matutina celebrada por el Papa en la residencia de Santa Marta, su habitual lugar de alojamiento. Después de haber participado de la celebración le escribió a Francisco exponiéndole que su intención era enviar sus hijos a la parroquia pero que tenía miedo de que fueran discriminados, admitiendo que no guardaba muchas esperanzas de obtener una respuesta a su misiva. En cambio, pocos días después, Rubera recibió un llamado telefónico de Francisco en el que le manifestó que “por favor lleve sus niños a la parroquia, sea transparente con la parroquia sobre su familia; por supuesto no todos estarán de acuerdo con una familia así, pero va a ser bueno para sus chicos’”.

En el documental, el entrevistado consigna que lo dicho por el Papa “fue un gran consejo porque ya es el tercer año que mis hijos siguen un camino espiritual en la parroquia y todo va bien”. Agrega que “él (el Papa) no mencionó cuál era su opinión sobre mi familia” porque “probablemente él está siguiendo la doctrina en este punto”.

La película hilvana imágenes que retratan los dramas contemporáneos con entrevistas exclusivas realizadas al propio Francisco, a algunos miembros de su familia como su sobrino José Ignacio Bergoglio y al papa emérito Benedicto XVI. En otro momento se suman las voces del cardenal Luis Antonio Tagle, Prefecto (ministro) de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, del arzobispo Charles Scicluna, Secretario Adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; de la monja Norma Pimentel, una religiosa que desarrolla su servicio pastoral con los migrantes en la frontera entre los Estados Unidos y México, y del rabino argentino Abraham Skorka, amigo personal de Bergoglio.

En julio de 2013, en una conversación que mantuvo con periodistas durante su viaje de regreso de Brasil a Roma, el Papa dijo que él no era quién para juzgar a los homosexuales. “Si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?“, aseguró entonces Bergoglio.

El cineasta Evgeny Afineevsky junto al Papa Francisco. 

Quienes recorren los pasillos vaticanos aseguran que esta fue la declaración con la que el Papa comenzó a transitar el camino que ahora siembra con un pronunciamiento que avanza en la misma materia. Sin embargo, hace menos de un año el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el sacerdote italiano Giacomo Morandi, había sostenido que “no existe ninguna apertura a las uniones entre personas del mismo sexo” por parte de la Iglesia. Entonces, el mismo vocero afirmó que “la institución del matrimonio, constituida por la relación estable entre marido y mujer, se presenta constantemente como evidente normativa de la tradición bíblica” y remató señalando que “no hay ejemplo de ‘unión’ legalmente reconocida entre personas del mismo sexo”.

En la Argentina, diez años atrás, cuando se discutía la aprobación de la ley de matrimonio igualitario, Jorge Bergoglio, entonces cardenal de Buenos Aires, llevó la vocería en contra de la iniciativa luego transformada en ley. Sin embargo, quienes conocen la interna del episcopado argentino aseguran que la posición pública de quien ejercía en ese momento la presidencia de la Conferencia, fue una manifestación disciplinada de lo que habían decidido como línea argumental su pares obispos. Bergoglio, quien sostenía una posición contraria al matrimonio igualitario pero condescendiente con la unión civil, perdió el debate interno con los obispos más conservadores liderados por el arzobispo Héctor Aguer, hoy retirado como emérito de La Plata, quien incluso llegó a alimentar manifestaciones callejeras contra la iniciativa que reconocía derechos para la comunidad LGBTQ+.

Ahora Bergoglio es el Papa Francisco y Aguer está jubilado.

Seguir leyendo

Coronavirus

Vacuna de Oxford: murió un voluntario brasileño que formaba parte del grupo de testeo

Publicado

on

Por

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) confirmó la información, aunque no comunicó oficialmente el motivo del fallecimiento. Antonio Barra, presidente de Anvisa, dijo a los medios que “el caso continúa en análisis y los test proseguirán”.

Un voluntario brasileño murió mientras formaba parte del grupo de testeo de la vacuna de la Universidad de Oxford, que está produciendo el laboratorio AstraZeneca en ese país para combatir el coronavirus. La información fue confirmada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). Hasta ahora se desconoce el motivo del fallecimiento.

La víctima es un médico de 28 años de la ciudad de Río de Janeiro, que formaba parte del contingente brasileño de voluntarios en el desarrollo de la vacuna producida, localmente, por el instituto Fiocruz del Gobierno federal. El joven trabajaba en un hospital privado y en otro de la red municipal, ambos en la Zona Norte de Río.

“Según los reglamentos nacionales e internacionales de la Buenas Prácticas Clínicas, los datos sobre voluntarios de pesquisas clínicas deben ser mantenidos en secreto, en conformidad con los principios de confidencialidad, dignidad humana y protección de los participantes”, subrayaron desde Anvisa.

Por su parte, Antonio Barra, el presidente de Anvisa, dijo a los medios que “el caso continúa en análisis y los test proseguirán”. “No tenemos todavía pedidos de registro y no hay plazos para responder. Es la mayor prioridad, pero no fijaremos ninguna fecha para evaluar los exámenes de las vacunas”, agregó.

“En relación al fallecimiento del voluntario del test de la vacuna de Oxford, la Anvisa fue formalmente informada de ese hecho el 19 de octubre de 2020”, informó el órgano regulador estatal brasileño. Además, aseguraron que las pruebas de la vacuna desarrollada por la Universidad británica de Oxford y la empresa AstraZeneca continuarán pese a la muerte del hombre.

El fallecimiento del voluntario conmocionó a sus amigos, quienes aseguran que gozaba de buena salud y no padecía ninguna comorbilidad. Según los informes, habría recibido una dosis de la vacuna a fines de julio, en septiembre cayó enfermo y su estado empeoró.

La vacuna de Oxford en Brasil

La vacuna de Oxford es uno de los inmunizantes contra el nuevo coronavirus que se está probando en Brasil, donde la pandemia ya deja cerca de 155.000 fallecidos y 5,3 millones de infectados. El país gobernado por Jair Bolsonaro es uno de los más castigados del mundo por la enfermedad.

Los ensayos clínicos de la potencial vacuna británica comenzaron en Brasil en junio, con la idea de que participaran unas 10.000 personas y solo sufrieron una pequeña interrupción en septiembre, cuando se informó sobre la reacción adversa de un voluntario.

Esta vacuna está hecha con un adenovirus de simio, genéticamente modificado. Esto actúa como un “transporte” para una sola proteína Sars-Cov-2.

En el país también se experimentan las vacunas que desarrollan los laboratorios Johnson & Johnson y el consorcio formado por BioNTech (Alemania) y Wyeth/Pfizer (Estados Unidos), así como la fabricada por la compañía china Sinovac.

Seguir leyendo

Internacional

El desierto del Sahara alberga millones de árboles solitarios

Publicado

on

Por

Cubren una superficie equivalente a dos veces y media el territorio de Francia

Un estudio, publicado en Nature, da cuenta de una inesperada reserva de árboles en áreas que se creían completamente desérticas en el Sahara, en donde se descubrieron alrededor de 1800 millones árboles, un registro que superó ampliamente las expectativas de los científicos.

Son árboles y arbustos de tierras secas distribuidos de forma despareja, hasta ahora no documentados, a diferencia de los bosques que sí concentran la atención de los científicos. Aunque la altura promedio de los árboles sea baja, la densidad es relativamente alta y desafía las narrativas y mitos predominantes sobre la desertificación de las tierras secas.

La región, que atraviesa Argelia, Mauritania, Senegal y Mali, incluye partes del Sahara occidental y también del Sahel, el cinturón de sabana semi árida tropical al sur del desierto.

Según el estudio, que se centró en árboles con un tamaño de copa superior a 3 metros cuadrados, los árboles aislados cubren un área de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente 2,5 veces la superficie de Francia. 

El hallazgo supone una contribución importante a los recursos locales, a la biodiversidad y al almacenamiento de carbono, además de desempeñar un papel crucial en los ecosistemas y agrosistemas tropicales secos.

El trabajo brinda la posibilidad de realizar un inventario de todos los árboles fuera de los bosques del planeta y evaluar su contribución a la problemática ambiental.

El desarrollo de la investigación

La investigación fue realizada por un grupo de científicos, que incluyó a expertos de la NASA, de Estados Unidos, del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) en Francia y del Centro de Monitoreo Ecológico de Dakar, en Senegal, entre otros. Se llevó a cabo a partir de una gran cantidad de imágenes satelitales de alta resolución que normalmente están reservadas para usos militares o industriales.

Para hallar los árboles se usó un tipo de inteligencia artificial conocido como aprendizaje profundo, un conjunto de algoritmos de aprendizaje que intenta modelar abstracciones de alto nivel usando modelos computacionales que admiten transformaciones no lineales múltiples e interactivas.

Durante la investigación se utilizaron más de 11.000 imágenes, registradas por cuatro satélites de la empresa privada Digital Globe, que pertenecen a la Agencia Nacional de Inteligencia de EE.UU., que depende del Departamento de Defensa de ese país.

El valor del descubrimiento

El director del estudio, Martin Brandt, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, señaló que este hallazgo no compensa el enorme problema de la deforestación. “Los árboles de las zonas áridas siempre han estado ahí. Conocer su número y ubicación es importante, pero no es equivalente a que crezcan nuevos árboles”, explicó.

También aclaró que los árboles en el desierto juegan un papel más pequeño que los de selvas y bosques a la hora de absorber dióxido de carbono de la atmósfera. No obstante, resaltó que en zonas semiáridas y subhúmedas sí “constituyen un sumidero de carbono considerable”.

Sin embargo, destacó la importancia de su existencia ya que “fertilizan el suelo, y brindan sombra y refugio a humanos y animales. Generan ingresos y son cruciales para la nutrición”.

Seguir leyendo

Más Vistos