8.6 C
Tortuguitas
jueves, agosto 5, 2021
InicioCienciaCómo nos marcó una epidemia de coronavirus hace 20.000 años

Cómo nos marcó una epidemia de coronavirus hace 20.000 años

El rastro de esos genes podrían ser cruciales para la pandemia actual.

Los investigadores han encontrado pruebas de que una epidemia de coronavirus arrasó Asia oriental hace unos 20.000 años y fue lo suficientemente devastadora como para dejar una huella evolutiva en el ADN de las personas que viven en la actualidad.

El nuevo estudio sugiere que un antiguo coronavirus asoló la región durante muchos años, dicen los investigadores.

El hallazgo podría tener consecuencias nefastas para la pandemia de COVID-19 si no se controla pronto mediante la vacunación.

La vacunación sería crucial por lo que muestran los datos. Antara Foto/Galih Pradipta/vía Reuters.

La vacunación sería crucial por lo que muestran los datos. Antara Foto/Galih Pradipta/vía Reuters.

“Debería preocuparnos”, afirma David Enard, biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona que dirigió el estudio, publicado el jueves en la revista Current Biology.

“Lo que está ocurriendo ahora podría estar ocurriendo durante generaciones y generaciones”.

Hasta ahora, los investigadores no podían mirar muy atrás en la historia de esta familia de patógenos.

En los últimos 20 años, tres coronavirus se han adaptado para infectar a los humanos y causar graves enfermedades respiratorias: COVID-19, SARS y MERS.

Los estudios sobre cada uno de estos coronavirus indican que saltaron a nuestra especie desde los murciélagos u otros mamíferos.

Otros cuatro coronavirus también pueden infectar a las personas, pero normalmente sólo causan resfriados leves.

Los científicos no observaron directamente que estos coronavirus se convirtieran en patógenos humanos, por lo que se han basado en pistas indirectas para estimar cuándo se produjeron los saltos.

Los coronavirus adquieren nuevas mutaciones a un ritmo aproximadamente regular, por lo que la comparación de su variación genética permite determinar cuándo divergieron de un ancestro común.

El más reciente de estos coronavirus leves, llamado HCoV-HKU1, cruzó la barrera de las especies en la década de 1950.

El más antiguo, llamado HCoV-NL63, podría remontarse a 820 años.

Pero antes de ese momento, el rastro de los coronavirus se perdió, hasta que Enard y sus colegas aplicaron un nuevo método de búsqueda.

En lugar de examinar los genes de los coronavirus, los investigadores observaron los efectos en el ADN de sus huéspedes humanos.

A lo largo de las generaciones, los virus provocan enormes cambios en el genoma humano.

Una mutación que proteja contra una infección viral puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, y se transmitirá a la descendencia.

Una mutación que salve la vida, por ejemplo, podría permitir a las personas desmenuzar las proteínas de un virus.

Pero los virus también pueden evolucionar.

Sus proteínas pueden cambiar de forma para superar las defensas del huésped.

Y esos cambios pueden incitar al huésped a desarrollar aún más contraofensivos, dando lugar a más mutaciones.

Cuando una nueva mutación aleatoria proporciona resistencia a un virus, puede volverse rápidamente más común de una generación a otra.

Y otras versiones de ese gen, a su vez, se vuelven más raras.

Por eso, si una versión de un gen domina a todas las demás en grandes grupos de personas, los científicos saben que lo más probable es que sea la firma de una rápida evolución en el pasado.

En los últimos años, Enard y sus colegas han buscado en el genoma humano estos patrones de variación genética para reconstruir la historia de una serie de virus.

Cuando se produjo la pandemia, se preguntó si los antiguos coronavirus habían dejado una marca distintiva propia.

Él y sus colegas compararon el ADN de miles de personas de 26 poblaciones diferentes de todo el mundo, examinando una combinación de genes que se sabe que son cruciales para los coronavirus, pero no para otros tipos de patógenos.

En las poblaciones de Asia oriental, los científicos descubrieron que 42 de estos genes tenían una versión dominante.

Eso era una fuerte señal de que los habitantes de Asia Oriental se habían adaptado a un antiguo coronavirus.

Pero lo que ocurrió en Asia Oriental parecía haberse limitado a esa región.

“Cuando los comparamos con poblaciones de todo el mundo, no pudimos encontrar la señal”, afirma Yassine Souilmi, investigador postdoctoral de la Universidad de Adelaida (Australia) y coautor del nuevo estudio.

Los científicos trataron entonces de estimar desde cuándo los asiáticos orientales se habían adaptado a un coronavirus.

Aprovecharon el hecho de que una vez que una versión dominante de un gen empieza a transmitirse a través de las generaciones, puede ganar mutaciones aleatorias inofensivas.

A medida que pasa el tiempo, se acumulan más de esas mutaciones.

Enard y sus colegas descubrieron que los 42 genes tenían aproximadamente el mismo número de mutaciones.

Eso significaba que todos habían evolucionado rápidamente más o menos al mismo tiempo.

“Se trata de una señal que no deberíamos esperar en absoluto por casualidad”, dijo Enard.

Calcularon que todos esos genes evolucionaron sus mutaciones antivirales en algún momento entre 20.000 y 25.000 años atrás, muy probablemente en el transcurso de unos pocos siglos.

Se trata de un hallazgo sorprendente, ya que los asiáticos orientales de la época no vivían en comunidades densas, sino que formaban pequeños  grupos de cazadores-recolectores.

Aida Andres, genetista evolutiva del University College de Londres que no participó en el nuevo estudio, dijo que el trabajo le parecía convincente.

“Estoy bastante convencida de que hay algo ahí”, dijo.

Aun así, no cree que sea posible hacer una estimación firme de cuánto tiempo hace que tuvo lugar la antigua epidemia.

“El momento es algo complicado”, dijo.

“Si ocurrió unos miles de años antes o después, personalmente creo que es algo de lo que no podemos estar tan seguros”.

Los científicos que buscan fármacos para combatir el nuevo coronavirus podrían querer examinar los 42 genes que evolucionaron en respuesta a la antigua epidemia, dijo Souilmi.

“En realidad, nos está señalando los mandos moleculares para ajustar la respuesta inmunitaria al virus”, dijo.

Anders se mostró de acuerdo y dijo que los genes identificados en el nuevo estudio deberían recibir una atención especial como objetivos para los fármacos.

“Se sabe que son importantes”, dijo. “Eso es lo bueno de la evolución”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FM Malvinas