Connect with us

Sociedad

El dengue, la epidemia que crece sin prensa

Publicado

on

Aunque el foco esté puesto en la covid-19, el mal que transmite el Aedes se propaga exponencialmente. En lo que va de 2020 ya hubo 3.173 casos en la ciudad de Buenos Aires. Falta de previsión y campañas.

Mientras la mayoría de la población cumple con la cuarentena preventiva y obligatoria para controlar la pandemia de covid-19, los casos de dengue no paran de crecer a nivel nacional, con la ciudad de Buenos Aires y el conurbano como centros del brote. Según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, hasta el 25 de marzo fueron notificados 26.351 casos sospechosos en todo el país, de los cuales se confirmaron 6.169. Siete personas fallecieron a causa de la enfermedad. En la Ciudad de Buenos Aires, en lo que va de 2020 se confirmaron 3.173 casos. Solo en la semana del 29 de marzo al 4 de abril se registraron 590. Para esta altura del año, en 2019 hubo apenas 29. Según los especialistas, la explosión tiene su explicación: el dengue venía creciendo en el continente durante el año pasado, con lo que estaban todas las señales de alerta encendidas para que se tomaran las medidas que evitaran su propagación en el país y especialmente en el AMBA. Deberían haberse encarado en el invierno pasado. Ninguna de las administraciones macristas lo hizo, ni en Nación, ni en ciudad ni en la provincia de Buenos Aires.

“Esto se veía venir”, dijo Leonel Tesler, médico sanitarista y presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria (FSS). “En 2019 hubo un crecimiento de los casos en zonas cercanas al Ecuador, donde el dengue es endémico, y en los últimos meses del año pasado empezó a llegar acá –señaló–. Desde 2016 (año de la última epidemia de dengue en Argentina), prácticamente no tuvimos acciones sistemáticas para la prevención organizadas por el Estado nacional, provincial o de la ciudad”.

De acuerdo a los datos del boletín epidemiológico, que mide los casos de dengue desde el julio de 2019 hasta fines de marzo de 2020, durante el año pasado surgieron los primeros casos en la provincia de Misiones. Sin embargo, a partir de enero de 2020 se registró un rápido incremento de los casos en 292 localidades del centro y norte del país. La ciudad y la provincia de Buenos Aires es donde se concentra la mayoría de los casos.

Según el boletín epidemiológico del Gobierno porteño, el aumento de casos de dengue entre 2019 y 2020 fue exponencial. Durante las primeras 14 semanas del año pasado, se registraron sólo 29 casos y 15 de ellos tenían antecedentes de viaje a zonas de riesgo. En lo que va de este año, hay un total de 3.173 casos confirmados y sólo 276 tienen antecedentes de viaje.

El dengue es un virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti, identificado por tener el cuerpo negro y rayas blancas. Es también el mismo mosquito que transmite el zika, el chikunguña y la fiebre amarilla. Según Nicolás Schweigmann, docente de la UBA, investigador del Conicet e integrante del Grupo de Investigación sobre Mosquitos en Argentina (GIMA), la llegada del Aedes aegypti a América está vinculada al comercio de esclavos durante el colonialismo. “En los toneles de los barcos venían las larvas y huevos. El mosquito no se adapta bien al ámbito silvestre, pero sí en las viviendas y pasa a ser un vector que transmite enfermedades”, dijo a Página|12.

S., una niña de 4 años que vive en el barrio de Floresta, fue diagnosticada con dengue. “El viernes (3 de abril), se levantó con 38 de fiebre y llegó a subirle a 39. Yo pensé que se había agarrado gripe con el cambio de clima”, contó a este medio Carolina, madre de S.. Durante el fin de semana, la fiebre no bajó, a pesar de que la niña tomó medicación, y también tuvo cansancio, dolor detrás de los ojos y un sarpullido. El lunes, Carolina llevó a su hija a la guardia, donde cumplieron con los protocolos para Covid-19 y dengue. “Nos confirmaron que era dengue y me preguntaron si había escuchado de otros casos en la zona. Les dije que no sabía”, afirmó.

“Falta información”

S. fue dada de alta, pero todavía tiene que asistir a los controles. “Fui a la ferretería a comprar el tul mosquitero. La mujer que me atendió y otra vecina que me crucé tuvieron dengue. Viven en la cuadra de casa”, contó Carolina y agregó que recién en el hospital se enteró del aumento en los casos de dengue en la ciudad. “Siento que falta información, yo pensaba que el dengue era algo de las provincias del norte y no es así”, opinó Carolina.

“Una vez que te picó el mosquito, el virus del dengue comienza a circular en tu sangre, eso es lo que produce la fiebre”, afirmó Tesler. El virus queda en el cuerpo de la persona infectada entre 5 y 12 días, sostuvo el presidente de la FSS, y en ese período de tiempo “si un mosquito pica a la persona infectada, puede contagiar a otras personas”.

Tanto Tesler como Schweigmann advirtieron que es particularmente peligroso contraer el virus del dengue una segunda vez, así sea del mismo serotipo que se tuvo antes. “Los síntomas del dengue son producidos por el propio cuerpo, es la reacción del sistema de defensa –aseguró Tesler-. Cuando se repite la exposición al virus, los síntomas son más complicados porque la reacción del cuerpo es más fuerte y el sistema de defensa no defiende, sino que daña”.

Hasta el momento, se registraron 7 fallecidos por dengue y hay otros 9 casos sospechosos. “La tasa de fallecimientos es baja. Pero si hay miles de casos, como pasa en Brasil ahora, esa tasa se vuelve un montón en términos absolutos”, aclaró Tesler.

La prevención

El presidente de la FSS señaló que “el mosquito del dengue no es un mosquito de pastizales”, sino que se instala en los hogares. “Por eso no sirve fumigar ni cortar el pasto, porque se reproduce en las casas, en el patio, en el agua del florero o en palanganas donde se acumule un poco de agua”, señaló Tesler.

En la misma línea se expresó Schweigmann: “El Aedes aegypti aprovecha recipientes con agua que la gente se olvida. Y no tiene que ser agua limpia, necesariamente”. Para poder reproducirse, explicó el investigador, la hembra del mosquito debe picar a varias personas hasta que su cuerpo se hincha hasta llegar a la replesión, el momento en el que no puede absorber más sangre. “Esta necesidad de picar más de una vez lo hace más peligroso desde el punto de vista epidemiológico”, apuntó Schweigmann. El Aedes, agregó, pica sólo de día, usualmente en las piernas, y puede poner cerca de cien huevos por cada ciclo reproductivo.

Según Schweigmann, existe un “paradigma químico”, según el cual las personas creen que se elimina a los mosquitos mediante la fumigación de espacios públicos. “Estos mosquitos están en las casas. Cuando se ve un Aedes, quiere decir que tenés un criadero a, más o menos, 40 metros. Las publicidades de matamosquitos no muestran las larvas o los criaderos, que son el verdadero problema. Con matar a los mosquitos adultos no se hace nada”, afirmó.

Schweigmann y los integrantes del GIMA denunciaron que empresas de agrofumigación intentaron ofrecer sus servicios para fumigar el mosquito desde aviones. “Quieren hacer negocio. Esto el Ministerio de Salud no lo permite”, aseguró. En un documento, los investigadores de GIMA explican que la fumigación debe realizarse con “insecticida en forma de termoniebla” alrededor de donde vive la persona infectada con dengue “de forma manual” o, en su defecto, “con equipos montados sobre vehículos para aplicar el insecticida desde las calles, lo cual tiene menor efectividad”.

El uso de repelente, si bien es aconsejable, tampoco es una solución. “El repelente es un ‘sálvese quien pueda’ –dijo Schweigmann–. Ahí el mosquito va a ir a picar a otra persona que está cerca. Si todas las personas que viven en la manzana se ponen repelente, ahí el mosquito se acostumbra”.

El final del verano y las altas temperaturas no implican el final del brote del dengue. “Entre marzo y junio es el momento de mayor riesgo para tener dengue –explicó Tesler–. Históricamente, siempre hay un pico entre enero y febrero y otro entre marzo y junio. Recién en julio baja el riesgo del dengue porque, para que los huevos no se reproduzcan, es necesario tener temperaturas por debajo de los 12 grados de manera sostenida”.

Por su parte, Schweigmann opinó que “la prevención principal debe ser durante el invierno” porque al no haber mosquitos adultos circulando, “los huevos que están en los recipientes esperando la primavera pueden limpiarse” y, de esta manera, disminuir la población del Aedes. “La falencia es que no se hace nada hasta que el problema ocurre y, por eso, las campañas son sólo en verano. Tiene que instalarse el problema en la sociedad porque todos los años hay abundancia de Aedes con gran probabilidad de epidemia”, señaló el investigador.

Schweigmann y Tesler coinciden en que la solución al problema del dengue debe ser colectiva. “En este contexto es difícil, pero hay que pensar la acción y el descacharre con los vecinos de la manzana para acordar en qué ambiente queremos vivir”, afirmó Schweigmann. Para Tesler, sería bueno “aprovechar la cuarentena para descacharrar”, pero opinó que esta acción debería estar coordinada por el Estado para que “todos los recipientes de agua en el barrio desaparezcan en el mismo momento” porque “no sirve la acción individual”. “Si uno descacharra y el vecino no, hay dengue igual –señaló–. La única forma de terminar con el dengue es terminar con el mosquito”.

Los síntomas

Ante el incremento de casos de dengue en Argentina, los expertos advierten que se debe prestar atención a los síntomas para realizar la consulta médica. Fiebre alta, dolor en el cuerpo y detrás de los ojos son los principales síntomas del virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

Leonel Tesler, médico sanitarista y presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria (FSS) explicó que existen diferentes tipos de virus del dengue (denominados serotipos), pero los síntomas son similares en todos los casos. “Inicialmente, el dengue se manifiesta con fiebre alta, mucho dolor corporal y suele aparecer un dolor muy fuerte de cabeza atrás de los ojos. Siempre que una persona tiene dengue, aparecen estos síntomas”, dijo Tesler a Página|12 y agregó que otros síntomas pueden ser la pérdida de apetito, los vómitos y la aparición de sarpullido.

El dengue también causa la disminución en la cantidad de plaquetas, fragmentos de células que se encargan de la coagulación de la sangre. “Las personas tenemos entre 150 mil y 350 mil plaquetas. Para que empiece a ser peligroso se tiene que estar por debajo de los 40 mil”, afirmó. La baja en las plaquetas puede ocasionar hemorragias y, en esos casos, se interna al paciente. Las hemorragias, agregó Tesler, se pueden manifestar como puntos rojos en las zonas de apoyo –como los pies y la cola– o como moretones.

El hígado es otro de los órganos que pueden verse afectados por el dengue. “Puede producir un cuadro similar a la hepatitis. Se empiezan a destruir células del hígado, a aumentar las enzimas, la persona se pone amarilla, la orina sale oscura y la caca blanca”, enumeró Tesler.

“Con cualquiera de los cuatro serotipos se puede tener síntomas leves o graves. El mismo virus produce diferentes respuestas inmunes según la persona”, afirmó el presidente de la FSS. De momento, agregó Tesler, no existe una vacuna o tratamiento contra el dengue, sino que hay que esperar que los síntomas pasen. Quienes ya están infectados, deben realizarse controles periódicos, pero es importante que se haga prevención. “El único que puede transmitir el dengue es el mosquito. Hay que descacharrar y evitar los recipientes que acumulen agua y que el mosquito pueda aprovechar para reproducirse”, afirmó Tesler.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Portada

Autorizan la inscripción de semillas de cannabis para su uso medicinal

Publicado

on

Por

Desde el Gobierno destacan que la medida permite avanzar en el “cultivo ordenado y controlado” para tratamientos y evitar “el mercado ilegal”.

El Gobierno anunció que permitirá la inscripción de semillas de la especie Cannabis sativa L. para su uso medicinal. El anuncio fue rubricado por los ministros de Salud, Carla Vizzotti, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra.

Los funcionarios nacionales resaltaron que la medida permite avanzar en el “cultivo ordenado y controlado” de cannabis para tratamientos y evitar “el mercado ilegal”.

“Hasta el momento, para los proyectos de investigación y cultivo de cannabis medicinal había que importar semillas. Esto se debía a que las semillas autóctonas con las que contaban las universidades locales no se podían registrar en el Instituto Nacional de Semillas (INASE)”, explica a Clarín el coordinador del Programa Nacional de Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis, Marcelo Morante.

A partir de esta resolución, el INASE “va a poder realizar un seguimiento en relación a la calidad de la materia prima”, agrega. Según Morante, “se trata de acciones concretas para mejorar el acceso a un producto seguro y de origen conocido”.

La resolución de ambos ministerios especifica que estas semillas se usarán asimismo para la investigación en el Registro Nacional de Cultivares y/o el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares.

“Es un paso más en el desarrollo de herramientas tendientes a facilitar el acceso a la planta de cannabis y sus derivados como tratamiento“, expresaron los ministros.

El documento fue firmado también por el presidente del INASE, Joaquín Serrano.

“La resolución posibilitará avanzar en la estandarización de las genéticas obtenidas y someterlas a certificaciones nacionales para su utilización como insumos en la producción de cultivos controlados, lo cual tendrá efectos en la seguridad y calidad de los productos utilizados en el ámbito medicinal, además de evitar el mercado ilegal”, destaca el comunicado oficial.

Al respecto, la ministra Vizzotti aseguró que el Estado “cambió su mirada” y que con esta medida están “contribuyendo a solucionarle la vida a un número de familias que tiene una problemática de salud”.

Añadió: “Darles un camino legal es algo que era nuestra responsabilidad y no es menor que haya pasado a pesar de la pandemia”.

El ministro Basterra, por su parte, entendió que la resolución “permite avanzar en cultivo ordenado y controlado, para que no haya puntos débiles en la instrumentación de la producción”.

¿Cómo inscribirse?

Todos aquellos que tramiten la inscripción deberán presentar “un informe con el fundamento técnico de la inscripción en los registros del INASE, el cual tendrá carácter de declaración jurada, a los fines de verificar que la misma se encuentra dentro del marco de la Ley 27.350 y su Decreto Reglamentario número 883/20″.

Lo deberán hacer ante el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos No Convencionales del Ministerio de Salud.

Seguir leyendo

Coronavirus

AstraZeneca explicó su demora con las vacunas y afirmó que habrá dosis disponibles en el primer semestre

Publicado

on

Por

Respondió a un pedido de la ministra de Salud, Carla Vizzotti. El laboratorio debía entregar 6.422.000 antes de fines de abril.

AstraZeneca lamentó la demora en la entrega de vacunas contra el coronavirus en América Latina y explicó los motivos del retraso del suministro. Lo hizo después de que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, le pidiera información al presidente del laboratorio, en una reunión en la Casa Rosada.

La empresa “lamenta confirmar un retraso en nuestra intención de iniciar envíos antes para América Latina a pesar de trabajar incansablemente para acelerar el suministro”, aseguró AstraZeneca, en un comunicado difundido este miércoles.

De acuerdo al contrato firmado por el Gobierno nacional y el laboratorio, antes de fines de abril debían llegar 6.422.000 de dosis. Sin embargo, aún no se concretó el envío.

La firma enumeró los motivos de la demora en un comunicado difundido este miércoles a la tarde, horas después de la solicitud de la ministra de Salud.

Vizzotti con los representantes de AstraZeneca

Vizzotti con los representantes de AstraZeneca

El laboratorio expresó que los lotes iniciales tuvieron “rendimientos del proceso inferiores a lo anticipado”. Además, se refirió al “acceso limitado a insumos críticos”.

También esgrimió “tiempos más largos requeridos para cumplir con las calificaciones del sitio en las liberaciones de lotes iniciales”.

Como resultado, apuntaron desde la firma, se “ocasionaron resultados diferentes a los estimados inicialmente tanto en volúmenes como en tiempos de fabricación”.

De todas maneras, AstraZeneca reafirmó su compromiso de iniciar el suministro de 150 millones de vacunas en América Latina en el primer semestre de 2021.

“Estamos entregando nuestra vacuna, sin ninguna utilidad financiera para nosotros durante la pandemia, a partir de la primera mitad del año tal como lo anunciamos en agosto pasado”, indicaron.

Alberto Fernández, en videoconferencia con el CEO de AstraZeneca, en agosto pasado. Foto: Esteban Collazo/Presidencia Argentina

Alberto Fernández, en videoconferencia con el CEO de AstraZeneca, en agosto pasado. Foto: Esteban Collazo/Presidencia Argentina

El cronograma del contrato

Por contrato, el laboratorio tenia que entregar 4.040.000 antes de fines de abril, otras 2.382.000 antes de fin de marzo.

De acuerdo al cronograma, debían llegar 4.040.000 dosis antes de fin de mayo; 3.451.000 correspondientes al mes de junio; y 8.518.000 más hasta el 31 de julio.

En total, suman 22.431.000 dosis por un costo total de 89,6 millones de dólares.

Tal como anunció en agosto Alberto Fernández, AstraZeneca explicó que su esquema de producción prevé la participación de una firma argentina y otra mexicana en la producción.

La argentina mAbxience, propiedad de Hugo Sigman, se dedica a la elaboración del principio activo, mientras que Liomont realiza el envasado del producto final. Para esta tarea se sumó un sitio en Estados Unidos, que llenará un 20% de las dosis.

Hugo Sigman, propietario del laboratorio mAbXience.

Hugo Sigman, propietario del laboratorio mAbXience.

El laboratorio mAbXience ya fabricó 60 millones de dosis. La mitad fue enviada a México y la otra mitad a Estados Unidos. Sin embargo, aún no pueden ser distribuidas.

Este miércoles a la mañana, el Gobierno nacional se mostró ilusionado con que el primer envío se concrete a comienzos de mayo.

“Esperamos que sea a principios del mes que viene que ingresen las vacunas de AstraZeneca desde México. Ese es el compromiso y es lo que estamos trabajando con el laboratorio”, expresó Juan Manuel Castelli, subsecretario de Estrategias Sanitarias y líder del Plan Estratégico de Vacunación contra el Coronavirus.

Hasta el momento arribaron al país 1.082.000 de dosis​ del producto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, aunque a través de una vía diferente. Se trata de la distribución del Fondo Covax, que envió 218 mil dosis a fines de marzo y otras 864 mil hace diez días.

Seguir leyendo

Coronavirus

El domingo llegarán al país 864.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca

Publicado

on

Por

Se trata del segundo envío del mecanismo Covax. Vendrán en un vuelo de KLM. Se espera la confirmación de otro vuelo a Rusia.

La campaña de vacunación contra el coronavirus sigue siendo uno de los puntos más críticos en el manejo de la pandemia. Tras más de 10 días de la recepción del último embarque, fuentes oficiales confirmaron a Clarín que este domingo llegará al país un nuevo lote de AstraZeneca.

Las vacunas arribarán desde Amsterdam en un vuelo de KLM. En la bodega, cargará 864.000 dosis. Está previsto que aterrice en Ezeiza a las 6.10.

Se trata del segundo envío que recibe el país a través del mecanismo Covax, el fondo del que participan varios organismos de Naciones Unidas. El primero llegó a fines de marzo, con 218 mil dosis de la vacuna que es un desarrollo conjunto de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca.

El primer embarque de Covax llegó a fines de marzo, con 218 mil dosis. Foto: gentileza Ministerio de Salud

El primer embarque de Covax llegó a fines de marzo, con 218 mil dosis. Foto: gentileza Ministerio de Salud

En marzo, COVAX anunció que prevé entregarle a la Argentina un total de 1,9 millones de vacunas hasta mayo, por lo que quedan pendientes 818 mil. Según datos del Ministerio de Salud, la Argentina contrató un total de 9 millones de dosis. El organismo no dio precisiones de cuándo llegarán las otras 7,1 millones.

El Gobierno espera ahora la confirmación de Rusia para la salida de un nuevo vuelo de Aerolíneas Argentinas a Moscú, en busca de más dosis de Sputnik V.

La escasez de vacunas puso en jaque la campaña nacional. Varias provincias habían anunciado que se les estaba terminando el stock y Córdoba directamente debió suspender la aplicación de la primera dosis en su ciudad Capital.

El nuevo vuelo de KLM llegará el domingo a las 6.10. Foto: gentileza Ministerio de Salud

El nuevo vuelo de KLM llegará el domingo a las 6.10. Foto: gentileza Ministerio de Salud

Esto generó cuestionamientos de distintos sectores de la oposición. Este miércoles la Mesa Nacional de Juntos por Cambio emitió un duro comunicado en el que cuestionó las “enormes deficiencias” en la campaña de vacunación nacional.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, detalló por la mañana que Argentina recibió hasta acá 7.3 millones de dosis de vacunas, de las cuales se distribuyó el 97%. La falta de dosis obligó al gobierno a distribuir también parte del stock estratégico que habitualmente se reserva para sostener la campaña en marcha.

Según datos del Monitor Público de Vacunación, se aplicaron hasta aquí 5.874.864 vacunas a nivel nacional. La mayoría (5.107.586) a personas que recibieron solo una dosis, siguiendo la directiva del Ministerio de Salud de diferir la segunda para iniciar la inmunización de una mayor población.

Seguir leyendo

Más Vistos