Connect with us

Policiales

El horror del enfermero de la ex Casa Cuna preso por pedofilia: lo detuvieron por violar a su hijastra menor de edad y la ley lo benefició

Publicado

on

A., de 31 años, oriundo de Moreno, fue detenido en marzo al comienzo de la pandemia. Un año antes, fue acusado de abusar de una menor de 16 años en un video que fue subido a una página porno. Ahora, una fiscal investiga si abusó de una bebé discapacitada en un hospital

El Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires habló de él en una edición de 2015, anunció su incorporación al sistema como enfermero de la salud porteña luego de haber trabajado algunos años para el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y varias clínicas privadas como un prestigioso centro de salud de traumatología y ortopedia, un profesional de la salud de carrera. Así, A., hoy de 31 años, oriundo de Trujui, zona de Moreno, comenzó a trabajar para el Gobierno porteño. Incluso entró en la nómina del hospital Garrahan en junio de 2018 según sus registros previsionales.

Luego entró también al Hospital Pedro Elizalde, la ex Casa Cuna.

La Policía de la Ciudad lo arrestó a comienzos de marzo a pocas cuadras del Elizalde, poco antes de que estallara la era del coronavirus en la Argentina. La Sección Ciberdelitos contra la Infancia se encargó de esposarlo tras una orden de la fiscal Daniela Dupuy, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas -creada durante la gestión del fiscal general Juan Bautista Mahiques- y la mayor experta en investigaciones contra la pornografía infantil del país, quien llevó a la cárcel al ex pediatra del Garrahan Ricardo Russo, condenado a diez años de prisión.

Al enfermero lo acusaron de lo mismo: posesión y producción de pornografía infantil. Su teléfono era el problema. El aparato fue peritado por el Centro de Investigaciones Judiciales porteño, en una carpeta encontraron la pieza de pornografía infantil más aberrante de la historia argentina reciente: una foto de una bebé con síndrome de Down con una sonda adherida a su cuerpo, una evidente situación de hospitalización. La criatura en la foto tiene dos años aproximadamente. Se puede ver un miembro masculino en la foto.

Según la Justicia, ese miembro podría ser el de A.

2019: la primera detención de A. en Moreno, tras ser acusado de violar a su hijastra.

2019: la primera detención de A. en Moreno, tras ser acusado de violar a su hijastra.

Su caso, si las sospechas en su contra son ciertas, es incluso peor que el de Russo. El pediatra tenía un modus operandi para obtener su material: lo hacía con niñas que eran sus pacientes en consultas médicas, con el permiso de sus propias madres, que confiaban en el especialista y en su prestigio, un hombre que viajaba por el mundo y daba discursos en congresos. Russo tomaba las fotos con expreso permiso, con presuntos motivos médicos, estudiar el caso. El material encontrado por el CIJ en el teléfono de A., si es realmente suyo, si realmente lo produjo él, va un paso más allá del pediatra: los investigadores pudieron ver una situación de abuso evidente. Solo queda determinar si ese miembro es suyo.

Hoy, A. se encuentra preso en el pabellón de abusadores del penal de Marcos Paz, procesado con prisión preventiva: pidió salir la semana pasada, la fiscal Dupuy se opuso y el beneficio le fue denegado. Pero la historia de A. va más atrás en el tiempo. A ese celular, que contenía esa foto aberrante, la Justicia lo había encontrado casi un año antes de su captura a la salida del Elizalde, cuando lo habían detenido por primera vez. Su arresto de marzo último no fue el primero. En enero de 2019, la división Delitos Cibernéticos contra la Niñez y la Adolescencia de la PFA detuvo al enfermero pediátrico tras allanar su casa en Moreno por orden de la Ayudantía Fiscal de Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming de La Matanza a cargo de la doctora Lorena Natalia Pecorelli. Se lo llevaron por violar a su propia hijastra, una adolescente, filmar el abuso y subirlo a un sitio porno amateur.

El caso comenzó en enero del año pasado, cuando el padre de una ex compañera de colegio de la hijastra de A. se presentó en una comisaría de La Matanza de la Policía Bonaerense. Otra ex compañera le había dicho a su hija “que tuviera cuidado”, que A. “había manoseado” a otras compañeras del colegio y que les enviaba un link con un video. “Mexicanita muy joven”, decía el link. El hombre entró al video, una escena de pocos minutos que mostraba una situación explícita y humillante. Había dos personas en la imagen: A. y su propia hijastra, una adolescente.

Así, se libró una orden de allanamiento: A. fue aprehendido, sus aparatos secuestrados. El video fue borrado poco después del sitio, especializado en contenido amateur. Sin embargo, otras páginas porno lo habían replicado. Quedaba todavía una captura de pantalla, una pequeña foto, donde se podía a ver a A. y su víctima. A ese video, por otra parte, alguien más lo filmó.

Su hijastra declaró en tres ocasiones, bajo la supervisión de un gabinete psicológico. Contó que conocía a A. desde que ella tenía 9 años, cuando había formado una pareja con su madre. Habló del abuso filmado: dijo que ocurrió en el verano de 2018, mientras cuidaba a la hija de I., el hermano de A., también un profesional de la salud, en la cama matrimonial del hermano de su padrastro, en un departamento de Montserrat. I. entró al lugar y los sorprendió. La hijastra del enfermero afirmó en una de sus declaraciones que A. le pidió a su hermano que le cumpla “una fantasía”, que los filme, a él y a su hijastra. La menor afirmó que el hermano de su padrastro también abusó de ella. Ella llevaba una corbata en el video: su padrastro se pidió que se la ponga. No hubo dudas en la identificación de A. en el video, un tatuaje en el antebrazo izquierdo lo delató.

Su hermano también fue detenido, pasó dos meses preso en Marcos Paz, acusado de lo mismo que su hermano sería acusado meses después: ser un productor de pornografía infantil y un abusador. La declaración de la menor motivó un cambio en la jurisdicción: al descubrirse que el video había sido filmado en territorio porteño el caso fue remitido al Juzgado N°37 en la Capital Federal, en ese momento a cargo de la doctora Silvia Ramond, que procesó con prisión preventiva a I., el hermano del enfermero, una decisión que fue revocada por la Sala IV de la Cámara, que lo liberó con una prohibición de acercamiento a su víctima.

Lo que dijo la hijastra cambió todo. Aseguró, según documentos judiciales a los que accedió Infobae, que las relaciones con su padrastro y su hermano fueron consentidas. Tenía 16 años en ese entonces. El 22 de agosto de 2019, la jueza Ramond resolvió decretar el procesamiento sin prisión preventiva del enfermero A. por considerarlo coautor penalmente responsable del delito de producción de representaciones de una menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas.

No lo imputó por abuso con acceso carnal. El artículo 120 del Código Penal que habla de un libre consentimiento en personas de 16 años de edad o mayores: los análisis psicológicos convalidaron que existió un consentimiento, el mismo criterio que tuvo la fiscalía original del caso en La Matanza. Ramond, por otra parte, entendió que la causa debía continuar por otro frente, que se investigue la producción de pornografía infantil, con un cambio de fuero.

Mientras tanto, A. continuó trabajando en el sistema de salud porteño, procesado, acusado de un delito aberrante, investigado por otro delito gravísimo: sus últimos aportes pagos según registros previsionales datan de enero de 2020.

Entonces, el caso llegó a la fiscal Dupuy en el fuero contravencional porteño, que ordenó una serie de medidas sobre los dispositivos que le habían secuestrado. El CIJ ingresó a uno de sus aparatos, un Motorola: tenía 68 fotos de abuso infantil explícito. Su hijastra aparecía mucho más: la cara de la menor pudo verse en 353 imágenes. En algunas tiene sexo con ella, en la ducha. También se ve a la bebé. Las fotos son dos.

También descubrieron que enviaba y recibía material por Telegram y WhatsApp, más de 100 videos y otras 300 fotos de contenido erótico o abuso infantil explícito. La pericia encontró cosas peores: grupos de chats con otros usuarios para intercambiar material y links, al menos siete. Uno tenía un nombre perturbador: “Pequeñas Personitas”. Envió por WhatsApp un video de un niño a otros dos hombres, uno de ellos estaba agendado en su teléfono con las palabras “Casa Cuna” junto a su nombre.

Tras la pericia, la fiscal Dupuy pidió la detención del enfermero. La investigación en su contra continúa. Su nombre se mantuvo en reserva en este artículo por un simple motivo: nombrarlo implica exponer a su víctima.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Policiales

La amenazó de muerte por WhatsApp y la mató 48 horas después: la trama detrás del brutal femicidio de Guadalupe en Villa La Angostura

Publicado

on

Por

La joven de 21 años fue asesinada a puñaladas por su ex pareja en plena calle y delante de vecinos y turistas. La víctima había presentado varias denuncias por violencia de género: tal como con Úrsula Bahillo, su femicida tenía dos restricciones perimetrales

Al menos 48 horas antes de ser asesinada a puñaladas en pleno centro de Villa La AngosturaGuadalupe Curual había sido advertida por su femicida, Juan Bautista Quintriqueo, de que la iba a matar con un cuchillo.

Guadalupe, de 21 años, ya había presentado tres denuncias en un Juzgado de Familia y sobre el asesino, de 32, pesaban al menos dos restricciones perimetrales, según indicaron fuentes del caso a Infobae. Pero eso ya no parecía ser suficiente, tal como ocurrió en el caso de Úrsula Bahillo en Rojas y otros tantos femicidios en diferentes puntos del país. El sistema falló. Así, Guadalupe fue asesinada.

Durante los últimos cinco meses, Guadalupe compartía domicilio con su amiga Lucía Navarro, con quien durante el último año habían forjado un vínculo tan íntimo como necesario: ambas eran víctimas de actos de violencia de género por parte de sus ex parejas y Lucía representaba un soporte para Guadalupe a la hora de cuidar a la hija de Curual, de 1 año y 10 meses, que había nacido producto de la relación con el femicida.

Valeria Navarro, ex concejala de Villa La Angostura y hermana de Lucía, describió ante los medios locales el vínculo que habían formado las dos amigas como algo “inquebrantable”.

Guadalupe Curual tenía 21 añosGuadalupe Curual tenía 21 años

Curual se separó de Quintrinqueo seis meses atrás. Pocas semanas después, la joven decidió mudarse a un departamento alquilado junto a su hija y su amiga Lucía en el barrio Inacayal. Incluso, Guadalupe trabajaba en una panadería, cuyo dueño era otro hermano de la familia Navarro.

Además, cuando Curual acudía a su trabajo, Lucía se encargaba de cuidar a la bebé, que ya era para ella una suerte de sobrina.

Si bien los actos de violencia por parte de Quintrinqueo se habían iniciado en el lapso del último año, las amenazas y la violencia psicológica se habían intensificado durante los últimos seis meses.

Según pudo saber Infobae, a lo largo del último semestre, Guadalupe salía con miedo a la calle. Cada vez que iba al trabajo, miraba hacia afuera. Intentaba que alguien la pudiera llevar a la casa que compartía con su amiga para no encontrarse sola en la vía pública. Mientras, los mensajes del femicida se repetían. “Te estoy mirando. Sos mía. No sos de nadie más”, fue uno de los tantos chats de WhatsApp que le envió. El femicida no soportaba que la relación entre ambos se hubiera terminado.

La tensión aumentó en las últimas 48 horas. Quintrinqueo había viajado hacía una semana a Traful y tenía pensado regresar el martes. Así, el entorno de la víctima advirtió que tanto el domingo como el lunes, el femicida amenazó a Guadalupe mediante nuevos mensajes de WhatsApp. Le decía que apenas regresara a La Angostura la iba a matar con un cuchillo. También la amenazaba por el hecho de estar junto a Lucía: “Si están juntas, se van juntas”.

Lucía entendía y empatizaba con su amiga, ya que ella también es víctima de hostigamiento y violencia psicológica por parte de una ex pareja.

La joven asesinada tenía una hija de un año y 10 mesesLa joven asesinada tenía una hija de un año y 10 meses

Ayer por la noche cerca de las 21:30, ambas amigas vieron que Bautista Quintriqueo se encontraba en las afueras del domicilio con un cuchillo en la mano. De cara a las amenazas múltiples de las últimas 48 horas, Guadalupe sintió el peligro al que se enfrentaban ella y su hija y decidió salir corriendo para escaparse del agresor.

El femicida comenzó a perseguirla.

Después de unas cuadras, ambos llegaron a uno de los puntos más céntricos de Villa La Angostura, la esquina entre la avenida principal Arrayanes y el cruce con el Boulevard Nahuel Huapi, justo donde se encuentran la sede del Automóvil Club Argentino, la estación de servicio YPF y una juguetería emblemática de la zona. A 100 metros de esa esquina se ubica el cuartel de bomberos voluntarios de la ciudad, que es el lugar donde se cree que Guadalupe intentaba llegar antes de ser atacada por su ex pareja.

En ese punto neurálgico de la ciudad se encontraban en plena calle vecinos y turistas. Por eso, muchos fueron testigos del momento exacto en el que Quintrinqueo asesinó a la joven de 21 años.

“Estábamos con mi familia paseando en el auto en la avenida, cuando doblamos en el ACA como para la plaza de los Pioneros, vemos que viene corriendo una chica a los gritos pidiendo ayuda, atrás venía un hombre con un cuchillo enorme persiguiéndola”, le explicó una testigo al Diario Andino.

La víctima y el femicida. Guadalupe Curual y Bautista Quintrinqueo, cuando eran parejaLa víctima y el femicida. Guadalupe Curual y Bautista Quintrinqueo, cuando eran pareja

“La chica corría desesperada, se los veía cansados, como que venían corriendo desde la plaza San Martín (…) El tipo le clavó el cuchillo en el medio del esternón, fue terrible. La chica estaba quieta. El tipo amenazaba con el cuchillo a quienes trataban de frenarlo”, completó el relato.

Una vez cometido el asesinato, Quintrinqueo intentó escaparse, pero en su huida se topó con una pareja de policías de la ciudad de Zapala, que se encontraban de vacaciones y paseando por las calles de La Angostura en remeras y pantalones cortos.

Los dos oficiales también portaban sus armas reglamentarias, por lo que lograron reducir al asesino en Paseo de los Artesanos a punta de pistola. Al verse encerrado, el femicida quiso quitarse la vida, pero apenas se realizó un corte superficial en el cuello.

Quintrinqueo fue derivado al hospital local Oscar Arraiz, donde se recupera de heridas superficiales sin gravedad bajo custodia policial.

El caso fue asumido por el fiscal Adrián De Lillo, del Juzgado Multifueros de Villa La Angostura, quien posiblemente imputará a Quintrinqueo por el delito de femicidio y ordenará la prisión preventiva cuando reciba el alta hospitalaria.

Por otra parte, se analiza la posible participación en el hecho de otro hombre que también fue internado en el hospital de Villa La Angostura minutos después del femicidio. Los investigadores intentan determinar si se trata de una actual pareja de Guadalupe que también fue atacado por el femicida en las inmediaciones del departamento alquilado.

Si bien este fue el primer femicidio registrado en Villa La Angostura en 2021, los casos de violencia de género en la ciudad neuquina parecieron incrementarse a lo largo del último año. Durante todo el 2020 se registraron 343 denuncias por violencia de género, un promedio de casi una denuncia por día.

Un posteo que había hecho Guadalupe Curual en su perfil de Facebook, en reclamo de justicia ante otros femicidiosUn posteo que había hecho Guadalupe Curual en su perfil de Facebook, en reclamo de justicia ante otros femicidios

En tanto, la propia Valeria Navarro criticó con dureza las políticas de atención a violencia contra la mujer por parte de los funcionarios.

“Hace dos años, yo estando como concejala de la localidad, juntamos más de 2.500 firmas para que un terreno que tenía el municipio pudiera ser destinado para la comisaria de la mujer; sin embargo, por unanimidad de los 7 concejales, se rechazó el pedido”, expresó Navarro, en declaraciones al medio El Cordillerano.

“La única comisaría que funciona es la 28, a veces con personal no preparado, por lo que es muy duro ir hacer una denuncia por violencia de género. Te tratan de una manera que te genera ganas de irte por la puerta y esperar que tu destino te llegue”, añadió.

Asimismo, en la mañana de hoy, el fiscal De Lillo y el fiscal jefe de San Martín de los Andes y Villa La Angostura, Fernando Rubio, intentaron dar explicaciones ante una multitud reunida en la puerta de la Comisaría 28. Los empleados judiciales fueron insultados e increpados por una comunidad desesperada en busca de justicia.

Seguir leyendo

Policiales

Encontraron el cuerpo sin vida de una mujer a metros de un hospital e investigan si la asesinaron

Publicado

on

Por

Fue hallada esta mañana por un empleado del nosocomio. Vecinos de la zona alertaron que se trataría de un caso de violencia de género

Durante la mañana de este miércoles fue encontrado el cuerpo sin vida de una mujer de alrededor de 25 años en las inmediaciones del Hospital Misericordia de la ciudad de Córdoba. Investigan si fue asesinada.

El cadáver fue hallado colgado de un árbol por un empleado del hospital en un descampado a unos 50 metros de los consultorios externos del centro médico ubicado en el barrio Cáceres de la capital provincial. Estaba sobre un barranco, detrás de una playa de estacionamiento.

Tras ello, personal de la División Homicidios de la Policía de Córdoba montó un operativo y trabajó en el lugar. Si bien desde la Justicia no dieron mayores precisiones, los vecinos de la zona y en las redes sociales alertaron que se trataría de un caso de violencia de género. Aseguran que la mujer sufrió un ataque por parte de su pareja previo a dirigirse ambos hacia el sector donde ella fue encontrada sin vida más tarde.

Por el momento no se descarta ninguna hipótesis. La autopsia de rigor esclarecerá las causas del deceso.

Ivana Módico está desaparecida desde hace seis díasIvana Módico está desaparecida desde hace seis días

El hallazgo se produjo en medio de la desesperante búsqueda de Ivana Módico, quien se encuentra desaparecida desde la noche del pasado jueves en la localidad cordobesa de La Falda. A raíz de este caso, está detenido el novio de la mujer, Javier Galván, quien fue apresado el lunes a pedido de la fiscal de Cosquín, Jorgelina Gómez, y quedó acusado, en principio, de los delitos de “falso testimonio agravado y desobediencia a la autoridad”.

La detención surgió a partir de las contradicciones en la declaración testimonial y por violar la orden de distanciamiento que se le impuso meses atrás, luego de una denuncia que había realizado Módica por violencia de género.

Si bien se trata de un delito excarcelable, los investigadores prefieren mantener a Galván –un piloto de la Fuerza Aérea de Córdoba– detenido hasta tanto pueda ser hallada la mujer.

Mientras se aguarda para las próximas horas la indagatoria a Galván, continúan los rastrillajes para localizar a Ivana, con la participación de personal de Bomberos, de la Policía, Defensa Civil y de otros organismos. La búsqueda se centralizó hoy en una zona del Dique de esa ciudad del Valle de Punilla. En la tarde del martes, una nueva pista hizo que los rastrillajes se trasladaran a la zona de Pampa de Olaen, aunque debió suspenderse por la lluvia torrencial que se desató en ese lugar.

Según los investigadores, Ivana se comunicó por última vez con su hija Nicole el pasado jueves cerca de la medianoche, cuando intercambiaron mensajes con su teléfono celular. Galván realizó la denuncia policial por la desaparición el viernes, argumentando que él se había ido a trabajar a las 6.30 y cuando regresó por la tarde la mujer no estaba en la casa.

Galván había asegurado a la policía que, presuntamente, la mujer había salido a caminar en la zona del cerro La Banderita, en La Falda.

Seguir leyendo

Policiales

Femicidio de Úrsula: el asesino debió haber estado preso, pero la burocracia judicial lo impidió

Publicado

on

Por

Un fiscal había pedido su detención dos veces por abusar de una nena discapacitada. El insólito motivo por el que se lo denegaron.

Cuando Matías Ezequiel Martínez (25) mató a Úrsula Bahillo (18) la impotencia fue tanta que despertó la bronca colectiva -primero- de todo Rojas, después en el resto de la sociedad. Las denuncias previas, los pedidos que no se atendieron y el historial de violencia del oficial de la Bonaerense fueron el combustible de la bronca.

¿Cuántos alertas se desatendieron? ¿Cuánto antes se podría lo podría haber detenido? Lo cierto es que, por una denuncia previa, Martínez tendría que haber estado preso. Por una decisión burocrática de la Justicia de Mercedes evadió la cárcel, regresó a Rojas y mató a Úrsula.

Desde el comienzo de su carrera en la Fuerza, el prontuario de Martínez resultó cuestionado. Era policía desde abril de 2015 y estaba de licencia psiquiátrica desde el 8 de septiembre del 2020, una estrategia que -denuncian- había surgido para evadir la exoneración y continuar cobrando parte de su salario.

En cinco años con el uniforme de policía acumuló traslados y sanciones. Describen la suya como “una personalidad difícil”, minimizando su accionar.

Cuando Belén, su ex pareja, lo denunció por violencia y amenazas (en junio de 2017), lo notificaron de un traslado, que finalmente se concretó.

En Fotos: Femicidio en Rojas y pedido de justicia por Úrsula Bahillo

Mirá también

En Fotos: Femicidio en Rojas y pedido de justicia por Úrsula Bahillo

Si me trasladan, tiro una bomba“, le advirtió por teléfono a una superior que lo notificó del cambio.

Ella, también policía, avisó de la reacción y se generó un sumario en Asuntos Internos de la Bonaerense para mayo de 2019.

Cuando llegó a 9 de Julio, su nuevo destino, conoció a otra mujer. La violencia se repitió, igual que con Belén, de la misma manera en que -más adelante- replicaría con Úrsula.

“A él lo trasladaron a 9 de Julio para cuidarlo, ahí fue cuando cometió la violación… me lo contó su mamá, que se comunicó conmigo”, denunció Belén en redes sociales.

Por esa causa es que Martínez tendría que haber estado preso.

Fue en junio de 2020 que su entonces pareja se presentó ante la Justicia para denunciar una violación. Según consta en la Fiscalía N° 2 de Mercedes, Martínez violó a la sobrina de esta joven, una nena con discapacidad. Tres meses después estaba de regreso en Rojas y pidiendo una licencia psiquiátrica.

Fuentes judiciales confirmaron a Clarín que, por la pandemia de coronavirus, las pericias se demoraron, “aunque la causa avanzó con otras medidas de prueba”, indicaron.

Recién en diciembre la niña logró declarar y ratificar su calvario. Martínez estaba acusado de abuso sexual agravado en el Poder Judicial de Mercedes.

El fiscal Sebastián Villalba solicitó su detención el 7 de enero, un mes antes de que asesinara a Úrsula. Sin embargo, Facundo Guillermo Oliva, titular del Juzgado de Garantías N° 2 de Mercedes, estaba de vacaciones.

El pedido de Villalba recayó en su reemplazo, Marcelo Enrique Romero, a cargo del Juzgado de Garantías N° 1, que se excusó de resolver el pedido de detención por encontrarse en feria judicial y no haber sido él el magistrado natural de la causa.

Pero los pedidos no terminaron ahí: finalizada la la feria judicial, Villalba reiteró el pedido de detención. Martínez tuvo otra oportunidad para terminar en la cárcel y de esa manera, podría haberse evitado el femicidio. Esa solicitud nunca se resolvió: cuatro días después, el agente de la Bonaerense mató a Úrsula Bahillo de al menos 15 puñaladas y después intentó quitarse la vida.

Femicidio de Úrsula, cronología. Video: de los mensajes dramáticos hasta el terrible final

En todas estas instancias, Martínez estuvo a punto de ser desafectado de la Bonaerense, algo que tampoco se concretó a pesar de su historial.

Recién después de la denuncia por abuso sexual agravado le aplicaron la suspensión, lo restringieron a la realización tareas administrativas y le sacaron el arma reglamentaria. Esa situación la evadió con la licencia médica.

Más tarde, llegaron las denuncias de Úrsula. Y ni siquiera estos antecedentes alcanzaron para que la Justicia de Junín ordenara medidas de protección para ella.

El 28 de enero, Patricia Nasutti (52), la mamá de la chica asesinada, había denunciado a Martínez por amenaza y desobediencia, tras romper las restricciones de acercamiento.

Ese expediente cayó en manos del fiscal Sergio Terrón, de la Fiscalía N° 5 de Junín, el mismo que ahora tiene a su cargo la causa por el femicidio. También la elevación a juicio por las denuncias de Belén, desde 2017.

El 5 de febrero Úrsula reiteró las denuncias porque continuaba el hostigamiento. El mismo lunes 8 de febrero, horas antes de matar, Martínez fue citado para ser notificado de las causas que se iniciaban en su contra. Y el 18 de febrero debía presentarse a una audiencia para iniciar el juicio por los ataques a Belén.

Este miércoles, la Justicia de Garantías convalidó la imputación por femicidio con los agravantes de “alevosía” y “ensañamiento” para el policía.

Las amenazas a la familia del femicida

En medio de la indignación colectiva por la ausencia de medidas de protección a la víctima, a pesar de las reiteradas denuncias por violencia y de los antecedentes registrados en la Justicia, la bronca también alcanzó a la familia de Martínez.

A través de redes sociales acusaron a sus hermanas de encubrirlo y de negar las denuncias previas. Tanto fue así que amenazaron incendiar su casa y, según advirtieron, tuvieron que escapar por miedo a las represalias.

El femicida tiene dos hermanas mellizas de 19 años, casi la misma edad que tenía Úrsula, con quien tuvo una relación durante siete meses. Están al cuidado de su mamá, que tiene una enfermedad. Loana Martínez dijo a C5N que su hermano “va a tener pagar por lo que hizo” y agregó que su familia “no tiene nada que ver con eso”.

“Estamos muy mal. Todavía no hemos caído de todo lo que está pasando. La familia está mal porque lo que pasó fue algo muy feo con Úrsula. Tuvimos que irnos de mi casa por amenazas. Somos víctimas y lo sentimos. Lo que hizo mi hermano, nadie lo defiende y lo va tener que pagar”, insistió.

También reconoció que sabía que su hermano tenía una restricción de acercamiento y denuncias previas, aunque negó haber visto situaciones de violencia entre ellos. “Yo en mi casa nunca vi algo violento, verbal o físico. Nunca vi nada”, expresó.

Preocupadas por la violencia que generó el femicidio, contó que se tuvieron que mudar por las amenazas. “Yo estoy igual que todos. Estamos en shock. Mi hermano no mataba una mosca, aunque sabíamos que tenía denuncia”, reconoció. Como en la mayoría de los casos de violencia de género, las agresiones ocurren en el ámbito privado para que el agresor pueda asegurarse impunidad.

Seguir leyendo

Más Vistos