Connect with us

Politica

En medio de la crisis por la pandemia del coronavirus, Chile reflotó un viejo conflicto territorial con la Argentina

Publicado

on

El gobierno de Piñera envió una carta de protesta por supuestas pretensiones argentinas sobre la plataforma continental submarina y parte de la Antártida. La visión de Cancillería sobre las motivaciones del país vecino

Cuando el siglo pasado se terminaba, los por entonces presidentes de Argentina y Chile, Carlos Menem y Eduardo Frei se encontraron a bordo del destructor chileno Blanco Encalada, en el Estrecho de Magallanes. Allí, los mandatarios sellaron un simbólico abrazo y firmaron un acuerdo, lanzando una nueva etapa de cooperación, para dejar atrás años y años de conflictos limítrofes. Incluso Menem dijo en esa oportunidad que había sido el hecho más destacado en política exterior de su década al frente de la Casa Rosada.

Eso fue en febrero de 1999. Ahora, a más de 21 años de ese acontecimiento y en medio de la pandemia del coronavirus, el gobierno chileno volvió tardíamente a la carga con un reclamo, quebrando ese largo período de tranquilidad.

La protesta en cuestión, hecha llegar a la Cancillería argentina el pasado 11 de mayo por el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Teodoro Ribera, está relacionada con una supuesta pretensión argentina sobre la plataforma continental submarina y un sector de la Antártida, más allá de lo determinado en 2016 por las Naciones Unidas. La nota también fue enviada por los chilenos el 23 de mayo al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Teodoro Ribera, ministro de Relaciones Exteriores de Chile

Teodoro Ribera, ministro de Relaciones Exteriores de Chile

Fuentes diplomáticas con acceso a un documento interno de Cancillería indicaron que la delegación que conduce Felipe Solá está convencida de que el reclamo trasandino parece vinculado a distraer la atención pública de las dramáticas consecuencias del COVID-19 en el país vecino. En ese contexto, debe recordarse que incluso hubo cruces de declaraciones por las cifras que el presidente Alberto Fernández brindó al comparar el avance del coronavirus en la Argentina con el resto de los países de la región.

De hecho, en Cancillería creen que el gobierno chileno tomó como referencia para elevar sus quejas un proyecto de ley elaborado por la senadora kirchnerista Norma Durango relacionado con el trazado de la zona en el Mar Austral. Varias cosas llamaron la atención. En primer lugar, que no se trata de una iniciativa emanada del Poder Ejecutivo, y segundo, que hubo varios proyectos similares presentados en el Congreso argentino desde 2010, incluso uno de la propia Durango, en 2016. Ninguno de ellos fue objetado por el Palacio de la Moneda en estos años.

El canciller Felipe Solá

El canciller Felipe Solá

De todos modos, y más allá de estas consideraciones de la Cancillería argentina sobre las reales intenciones de Chile, la Casa Rosada sabe que está en plena vigencia el artículo IV del Tratado Antártico y de los sucesivos acuerdos bilaterales mediante los cuales los dos países ya reconocieron mutuamente soberanía en la Antártida.

De hecho, la nota de Chile también refiere a aspectos vinculados al límite exterior de la plataforma continental argentina que ha recibido recomendación favorable de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental, de conformidad con el artículo 76 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Esa recomendación favorable fue obtenida por la Argentina en 2016 luego de más de siete años de ser presentada en 2009. Incluso Argentina cooperó con Chile entre 2016 y 2018 con el trazado del límite exterior de la plataforma continental del país vecino. Las fuentes indicaron a este medio que Argentina tiene intención de continuar con esa cooperación, iniciada en el citado acuerdo firmado entre Menem y Frei hace más de dos décadas.

“Encontramos que hay elementos en la nota que no se corresponden con la conducta de ese país en esta materia y vamos a manifestarle oportunamente a Chile nuestro entendimiento en el tema”, dijeron  desde el Palacio San Martín.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Politica

Alberto Fernández inicia una semana de definiciones: el futuro de la cuarentena, la negociación con los bonistas y la economía post pandemia

Publicado

on

Por

El Presidente se reunirá con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, seguirá la negociación de Martín Guzmán por la deuda externa y avanzará con Santiago Cafiero en las bases del programa destinado a reconstruir el sistema productivo

Alberto Fernández prepara una hoja de ruta post cuarentena restrictiva que incluye la situación sanitaria en el AMBA, los términos de la negociación con los bonistas de Nueva York que tienen interés en reestructurar la deuda externa por 66.000 millones de dólares y los aspectos básicos de un plan de emergencia para atenuar los efectos económicos y sociales causados por la irrupción del COVID-19.

Además del Presidente, en esta hoja de ruta participan o participarán Santiago Cafiero, Martín Guzmán, Cecilia Todesca, Matías Kulfas, Ginés González García, Axel Kicillof, Sergio Massa, Felipe Solá, Horacio Rodríguez Larreta, los gobernadores nacionales, los representantes asignados por la UIA, los productores agropecuarios y los líderes de la CGT.

Alberto Fernández apuesta a un amplio pacto político y social, pero en lugar de empujar una convocatoria publica -que puede fracasar por la actual tensión institucional- optó por trabajar por capítulos y al final mostrar el acuerdo conjunto con los principales protagonistas de la coyuntura nacional.

En este contexto, el jefe de Estado aguarda a la reunión que mantendrán Rodriguez Larreta y Kicillof para determinar cómo seguirá la cuarentena restrictiva que concluye el 17 de julio. Alberto Fernández ya sabe que el jefe de Gobierno porteño pretende abrir la cuarentena por razones sociales, políticas y económicas,mientras que asume que el gobernador de Buenos Aires irá a la zaga por la propia realidad estructural del conurbano bonaerense.

Alberto Fernández, Axel Kicillof y Rodríguez Larreta anunciando la cuarentena extendida en la quinta de Olivos

Alberto Fernández, Axel Kicillof y Rodríguez Larreta anunciando la cuarentena extendida en la quinta de Olivos

A la par del estudio de la salida de la cuarentena restrictiva, el Presidente se reunirá con Cafiero, Guzmán y Todesca para analizar un programa de emergencia destinado a relanzar la economía nacional, cuando la pandemia haya terminado su faena mortal en la Argentina. Cafiero, Guzmán y Todesca acercan a Alberto Fernández las propuestas que elabora el gabinete económico-social, y a continuación el jefe de Estado decide que programas se incluirán en esta iniciativa que sería anuncia en las próximas semanas.

Las propuestas bajo estudio en Olivos incluyen un plan maestro de obras públicas, fuerte incentivo al consumo, créditos blandos para incentivar la producción y la demanda, un programa de empuje a la producción agropecuaria, una agenda diplomática vinculada al comercio exterior, la reforma fiscal para atenuar los efectos de la pandemia y un sistema de respaldo a todas las economías regionales.

Todo el programa de emergencia Post Pandemia -poco que ver con el Plan Marshall- será financiado con inversión local y créditos de organismos multilaterales, acordado entre la Nación y los gobernadores, y aprobado en el presupuesto nacional 2021, según lo explicado en Casa Rosada a Infobae.

Alberto Fernández y Martín Guzmán en la quinta presidencial

Alberto Fernández y Martín Guzmán en la quinta presidencial

Durante esta semana, Guzmán y los bancos colocadores de los futuros bonos -HSBC y BOFA- iniciarán cuesta arriba el tramo más complejo de la reestructuración de la deuda externa. Para evitar un nuevo default, Argentina necesita ciertas mayorías entre los tenedores de títulos soberanos, y esos porcentajes serán difíciles de obtener si BlackRock y sus aliados no aceptan la oferta oficial registrada en la SEC.

La iniciativa aprobada por Alberto Fernández y diseñada por su ministro de Economía establece que el Valor Presente Neto (NPV) de los bonos será de 53.4 dólares, mientras que BlackRock y sus socios de ocasión exigen 60 dólares de NPV. Esa diferencia se parece al número del infinito.

El jefe de Estado y su ministro hablan, chatean o se encuentran todos los días en Olivos para analizar el proceso de reestructuración de la deuda externa. Se trata de un asunto que está vinculado al programa de emergencia post COVID-19: sin deal con los acreedores privados, el financiamiento externo se complicará y el plan para reconstruir la economía tendrá menos recursos que los previstos por los equipos técnicos del Gobierno.

Alberto Fernández y Guzmán consideran posible cerrar un acuerdo que evite el default y facilite el acceso a los créditos blandos de los organismos multilaterales. En Wall Street aseguran que será una negociación compleja y el default es un peligro inminente. Esta semana, desde el exterior, puede llegar una señal que alivie la presión política y económica que enfrenta el Presidente y su ministro de Economía.

Seguir leyendo

Politica

Lázaro Báez espera un guiño de la Justicia para acelerar su salida de prisión

Publicado

on

Por

Ya recibió la excarcelación, pero falta que el Tribunal acepte un seguro de caución para que se haga efectiva. De todos modos, no está garantizado que lo liberen este lunes.

Después de cuatro años y tres meses en prisión, Lázaro Báez cuenta las horas para salir de la cárcel. Consiguió la excarcelación por parte de la Justicia federal, pero aún le faltan pagar la fianza para lograr la libertad. La suya es una situación compleja: tiene tres expediente por lavado de dinero, con estatus diferentes respecto a su libertad. Además, el empresario K está procesado y siendo juzgado por haber lavado entre tres años, U$S 60 millones. El viernes pasado el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) por orden de la Cámara de Casación, firmó su excarcelación con una caución de $ 632 millones, pero la defensa adujo que no puede hacer frente a esa suma y este lunes se evaluará la situación: un seguro de caución podría ser la opción más viable y en la que piensa la defensa. El empresario K espera que la Justicia le dé un guiño y que con ese seguro, pueda lograr salir de Ezeiza

El dueño del Grupo Austral aguardará en el Penal de Ezeiza hasta que el TOF 4 resuelva qué hara con la suma fijada como caución real.  Aunque espera que la Justicia le de un guiño y acepte el seguro que presentará su defensa. Sus abogados -Elizabeth Gassaro y Juan Martín Villanueva-, ya plantearon a través de un escrito que los $ 632.500.000 fijados era una suma “exorbitante y de imposible cumplimiento, justamente, en función de los múltiples embargos e inhibiciones impuestos en diversos expedientes”.

Lázaro Báez está procesado y enviado a juicio oral en siete expedientes, en seis de los cuales cuenta con la misma acusación: lavado de dinero. Otro número, de ese universos de investigaciones dos son compartidas con Cristina Kirchner.

En todas estas causas, el empresario K se encuentra embargado en más de U$S 700 millones, a lo que debe sumarse el juicio oral que comparte con la ex presidenta por la presunta corrupción en la obra pública: 51 contratos viales por $ 46.000 millones que recibió el Grupo Austral “plagados de irregularidades y sobreprecios”, versa la imputación. Allí, la medida cautelar asciende a $ 10.000 millones.

Por estos motivos, la defensa sostuvo que Lázaro Báez no tiene fondos para hacer frente a la caución real sugerida por el fiscal ante el Tribunal Abel Córdoba y que fijaron los jueces como condición para que deje el Penal de Ezeiza. En el derrotero judicial que afronta el dueño de Austral Construcciones se colocó un número a su fortuna. Según el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN), a sus 1.412 propiedades, autos y maquinarias le asignaron un valor de U$S 205 millones.

Al estar todos sus bienes embargados, los mismos no pueden ser utilizados para hacer frente a una caución. Por eso, los abogados reclamaron que se fije una fianza que no sea de “imposible cumplimiento para el imputado” y agregaron, “teniendo en cuenta su situación personal, las características del hecho atribuido y su personalidad moral”. La opción que se analiza es la posibilidad un seguro de caución, que deberá ser contratado por la defensa como garantía del comportamiento de Báez. Otra alternativa es reducir la suma de dinero exigida, pero la misma fue fijada por el fiscal y parece de difícil modificación.

El TOF 4 integrado por los jueces Néstor Costabell, Jorge Gorini y Daniel Obligado, puede, de todos modos, mantener firme la decisión que ordena el pago de $ 632 millones para que deje el penal de Ezeiza, de ser así, la defensa apelará y todo quedará en manos de la Cámara de Casación.

Pero la salida no es el único problema que arrastra Báez. Aún queda por definir sonde cumplirá su excarcelación. Los abogados pusieron como domicilio una vivienda el empresario en el barrio privado Ayres del Pilar, pero tras las quejas de los vecinos evalúan un nuevo domicilio. No quieren revelar donde sería por temor a más protestas. En Ayres del Pilar Báez debe 1.000.000 de pesos en expensas.

El debate puso una vez más, sobre la escena el cuantioso patrimonio de Báez que se encuentra cautelado y además, en otro expediente investigado junto a Cristina Kirchner, para determinar si esos miles de bienes adquiridos compulsivamente, fue a título personal o si procedió como testaferro de los ex presidentes.

Para la Justicia, la riqueza del empresario K que incluye la casa del barrio privado de Pilar, valuada en U$S 450.000 y donde busca cumplir el arresto domiciliario, sólo se explica a la luz de sus vínculos comerciales con Néstor y Cristina Kirchner. Con ellos firmó quince operaciones inmobiliarias que permitieron que los ex presidentes “hacerse de dinero líquido para por U$S 5 millones comprar el hotel Alto Calafate”. Meses antes, Báez creó Valle Mitre SRL destinada únicamente, a administrar los hoteles de los Kirchner, garantizando ingresos por $ 38 millones.

Hubo más. Con Cristina Kirchner tuvo un terreno en El Calafate en condominio tasado en $ 17.400.000, que permutó para que la vicepresidenta amplíe sobre un terreno de Austral Construcciones su hotel boutique. Además, construyó edificios para Los Sauces SA, la inmobiliaria en la que junto a Cristóbal López, se convirtieron en los principales inquilinos: el 86% de la facturación.

Todos estos negocios transcurrieron, mientras Lázaro Báez recibía contratos de obra pública vial. Según la causa de la Ruta del Dinero K, fue lo que posibilitó que su patrimonio se incremente un 12.127% mientras que el Austral Construcciones creció un 45.313%. Así, pudo hacerse de 1.412 propiedades por U$S 205 millones.

Seguir leyendo

Politica

El Gobierno promueve un acercamiento tecnológico y financiero con China que sorprendió a la Casa Blanca

Publicado

on

Por

En pleno enfrentamiento geopolítico entre Trump y Xi Jinping, la Cancillería avanza en acuerdos estratégicos que fortalecerán la influencia del régimen de Beijing en Argentina, mientras el Ministerio de Economía aguarda que Washington ayude a destrabar la negociación de la deuda

Al mismo tiempo que Xi Jinping decidía renovar la ayuda financiera china de 8.500 millones de dólares destinados al Banco Central, Alberto Fernández utilizaba un backchannel con llegada directa a la Casa Blanca para gestionar un call con Donald Trump, en plena negociación para lograr que los fondos más poderosos de Wall Street acepten la última oferta oficial presentada en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

Alberto Fernández y el jefe del régimen chino mantienen una relación cercana a través de un continuo intercambio epistolar. El presidente argentino -cuando pocos lo hicieron en plena pandemia- envió a su colega chino una cálida carta expresando su solidaridad ante las millones de víctimas del COVID-19, y XI -sorprendido por ese gesto- se puso a disposición en una misiva que llegó desde Beijing a Olivos hace un par de meses.

El Banco Central tiene concedido un swap chino por 8.500 millones de dólares que vence el próximo 17 de julio. Alberto Fernández se enteró de esa compleja circunstancia financiera y envió a Xi una epístola solicitando la posibilidad de prorrogar ese swap que estaba atado a los acuerdos que, en su momento, firmó Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El jefe de Estado argentino firmó esa carta urgente el 26 de junio. Ayer, con fecha del 1 de julio, llegó a Olivos una respuesta en mandarín y con la firma -al pie- de Xi. “Con respecto a su propuesta de renovar el Acuerdo Bilateral de Swap de Monedas y el Acuerdo Complementario, ya he dado las instrucciones a los departamentos chinos pertinentes a acelerar las consultas con la parte argentina”, decía la réplica.

Alberto Fernández y Donald Trump
Alberto Fernández y Donald Trump

Las necesidades financieras de la Argentina no se resuelven con el swap chino, debido a la crisis estructural del país tras los planes de ajuste de Macri y las consecuencias económicas de la pandemia. En este contexto, Alberto Fernández y su ministro Martín Guzmán trazaron una hoja de ruta para resolver la deuda externa que alcanza a más de 110.000 millones de dólares.

Esa hoja de ruta implica cerrar un deal con los acreedores privados, por una suma cercana a los 66.000 millones de dólares, y acordar una nueva línea de crédito -Stand-By o de Facilidades Extendidas- con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En ambos casos, condición sine qua non, es necesario el respaldo político de la Casa Blanca.

Alberto Fernández tiene diferencias ideológicas con Trump y sólo hablaron una vez -por teléfono-, pero reconoce en la intimidad de Olivos que su apoyo fue estratégico para lograr que el FMI facilite las condiciones de negociación con los bonistas que operan en New York.

El Presidente pidió a través de un backchannel de su estricta confianza un call con Trump, que busca su reelección y se encuentra en combate perpetuo con Xi y la ofensiva china en América Latina. La Casa Blanca quedó en contestar, y la sugerencia del staff del Ala Oeste a Trump fue que se tome un tiempo antes de coordinar su schedule con la agenda diaria de Alberto Fernández.

No es que Trump rechazará para siempre una llamada con Alberto Fernández, o suspenderá su apoyo silencioso a la negociación de la deuda externa -pública y privada-, simplemente con esos gestos diplomáticos exhibe su sorpresa ante la diplomacia de puertas abiertas que Olivos tiene con Beijing.

Guillermo Justo Chaves, jefe de Gabinete de Felipe Solá, y el Secretario de Negociaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, recibieron ayer al ingeniero Steven Chen Shiqing, CEO de Huawei

Guillermo Justo Chaves, jefe de Gabinete de Felipe Solá, y el Secretario de Negociaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, recibieron ayer al ingeniero Steven Chen Shiqing, CEO de Huawei

Desde esta perspectiva, a contramano de lo que hacen potencias democráticas como el Reino Unido, Australia o Estados Unidos, la Cancillería avanzó ayer en su acercamiento con el régimen chino a través de un factor estratégico que irrita muchísimo a la Casa Blanca: la influencia tecnológica de Huawei y su pretensión de desplegar la red 5G en toda la Argentina.

El jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, y el Secretario de Negociaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, recibieron ayer al ingeniero Steven Chen Shiqing, CEO de Huawei en Argentina, para conversar sobre ciertas promesas de inversiones de la compañía tecnológica que responde directamente a Beijing.

“Fue una reunión muy productiva. Todos sabemos que la empresa es líder de infraestructuras en tecnologías de Información y comunicaciones (TICs) y dispositivos móviles. Da trabajo a muchos argentinos: en forma directa a 500 y en forma indirecta a muchos más.Para nosotros es fundamental trabajar en forma conjunta en lo que tiene que ver en la innovación tecnológica y en todo lo que se refiere a la inteligencia artificial”, señaló Chaves al terminar el encuentro.

Lo que aún omite el Gobierno argentino es un asunto clave: por las leyes internas de China, Huawei está obligada a permitir que el régimen de Xi Jinping tenga acceso a los datos que requiera, sin importar la nacionalidad del usuario o del país que habilitó su radicación como compañía tecnológica.

Para que no queden dudas de la intención del Gobierno de avanzar con el régimen de Beijing en el desarrollo de esta tecnología, pese a que fue vetada en Estados Unidos por su uso para espionaje ilegal, Chaves agregó: “Todo lo que tenga que ver con una empresa de esta envergadura a nivel mundial nos resulta de interés y estamos muy contentos que estén trabajando con nosotros”.

La reunión de los funcionarios de Cancillería con Huawei cobra envergadura en momentos donde el Gobierno busca un acercamiento y una ayuda por parte de los Estados Unidos por la deuda. Es que Washington, al igual que la Unión Europea, Japón, Taiwán y Australia, entre otros, se oponen tajantemente al desarrollo de la gigante estatal china y pidió al mundo que eviten el uso de su 5G por los efectos negativos que tendrá para la seguridad de las naciones.

Para que no haya dudas acerca de la decisión geopolítica del Gobierno de profundizar las relaciones diplomáticas con Beijing, Felipe Solá hace tres días mantuvo una videoconferencia con el ministro de Comercio de la República Popular China, Zhong Shan, una pieza clave en el esquema de poder del Partido Comunista que lidera Xi.

La Cancillería calificó de “constructiva” esa videoconferencia, y allí confirmó que Argentina participará en noviembre de la Feria Shangai, un evento político y económico que será utilizado por Xi para demostrar el poderío de China a nivel global. Solá en representación de Alberto Fernández encabezará la representación nacional.

En el Departamento de Estado y en el Ala Oeste de la Casa Blanca observan con cierta sorpresa la zizagueante agenda diplomática de Alberto Fernández. Asumen que conoce la aprensión de Trump respecto al avance de China en América Latina, y por eso están dando señales con sutileza y sin causar daño institucional.

Washington apoyará la negociación con los acreedores privados de Wall Street y el FMI, y mantendrá en un impasse la llamada que gestiona la quinta de Olivos al Salón Oval. Sticks and carrots.

Seguir leyendo

Más Vistos