Connect with us

Economia

Estiman que la inflación de septiembre estará entre 2,5% y 3% pero dependerá del dólar

Publicado

on

Las consultoras señalan que se frenó el envión del shock inflacionario y una normalización de los precios, pero tras las nuevas restricciones cambiarias hay expectativas por lo que pueda suceder con el dólar

Faltan pocos meses para terminar el 2020 y la presión inflacionaria retomó en agosto un proceso a la suba que la posicionó en 2,7% la medición más alta desde marzo de este año cuando alcanzó el 3,3 por ciento.

Sin embargo, los primeros 15 días de septiembre parecían que el indicador del costo de vida iba a volver a moverse por la parte baja del dos por ciento.

“Estimamos que la inflación de septiembre va a bajar un poco respecto a la medición de agosto”, señaló Matías Carugati, economista jefe de la consultora Seido. “Los registros semanales que tenemos vienen mostrando una normalización post shock inflacionario de julio. Agosto fue más alto por el arrastre estadístico y por esa normalización de precios post shock (asociado al cambio de precios máximos). Septiembre ya arranca con un arrastre estadístico mas bajo y registros semanales algo mas moderados”, explicó el especialista.

infobae-image
La pregunta que se hace todo el mundo hoy es qué pasará ahora con los precios con la nueva cotización que muestra el dólar. “Nosotros entendemos que, en general, deberíamos ver que la inflación se acerque al ritmo de depreciación del tipo de cambio a mediano plazo. Un poco más o menos lejos dependiendo de los precios regulados”.

Para Ricardo Delgado, de Analytica Consultora, la proyección para este mes es de una “inflación de 3%, con estabilidad de precios regulados, es todo núcleo, en el marco de una leve recuperación de la demanda, principalmente en alimentos y equipamiento del hogar”.

El economista explica que esto ocurre “en un contexto de mayor registro de movilidad de personas. En lo que resta del año proyectamos al índice de precios aumentando en estos niveles (entorno al 3% mensual) y cerrando en diciembre con una inflación de 33% interanual.”

Consultado sobre cómo cree que podría impactar esta decisión de la modificación en las restricciones para el acceso al dólar, Delgado señaló que “habrá que esperar a ver cómo evoluciona” el tipo de cambio para saber si se mantienen o no las estimaciones.

infobae-image
“Hasta ahora estamos esperando una inflación de entre 2,5% y 3% como vimos en agosto. Es cierto que los primeros días de septiembre notamos que el número estaba dando un poquito para abajo, y entiendo que eso era porque se estaba negociando el acuerdo con las empresas por Precios Cuidados y mucho no se retocaron los precios pero habrá que esperar a ver como avanza el resto del mes”, dijo Fausto Sportorno, Director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres y Asociados.

Hoy el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer el número de la inflación de agosto pasado. Según el informe mensual, el costo de vida se incrementó 2,7%, lo que muestra una aceleración respecto de los meses anteriores (desde marzo que había alcanzado el 3,3% no se había superado el 2,2%), y acumula un incremento de 40,7% desde agosto de 2019.

Con este número, el acumulado en lo que va del año es de 18,9% por lo que resta 13% para los próximos meses para alcanzar la estimación de 32% que señala el proyecto de Presupuesto Nacional 2021 que será la inflación de este año.

“Las perspectivas son algo inciertas. La economía está acumulando distorsiones y el BCRA llevó a cabo una significativa emisión para financiar el déficit fiscal que no impactó, por ahora, en el nivel de precios. La base monetaria está creciendo al 70% interanual y la inflación en septiembre posiblemente perfore el 40%. Esos 30 p.p. de diferencia tienen muchos factores explicativos, pero hasta ahora, la mayor cantidad de dinero no se trasladó a precios”, explicó Nadin Argarañaz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Economia

Impuesto al veraneo: cuánto les cobrarán las ciudades de la costa a los turistas para financiar el operativo Covid-19

Publicado

on

Por

El esquema de emergencia ya fue anunciado por Pinamar y Cariló. Necochea y Villa Gesell lo estudian

Con la oficialización de la temporada de verano 2020-2021, las playas de la costa bonaerense se preparan para recibir a los turistas entre protocolos de seguridad y, en algunos casos, tasas de accesos.

Este es el caso de Pinamar, que definió que se le va a cobrar a cada uno de los no residentes que ingresen una tasa de $100 por persona que tendrá como destino el financiamiento del plan de lucha contra el COVID-19 que se está preparando para el verano.

No vamos a perseguir a nadie (Yeza)

Según confirmó el intendente Martín Yeza, la municipalidad definió cobrar una tasa que como tal “es obligatoria” a los turistas, pero hizo la salvedad de que si algún turista no la quiere pagar “no vamos a perseguir a nadie”.

El intendente de Cambiemos explicó que “no se va a pedir hisopado” para ingresar a la ciudad balnearia y que el cobro de esta tasa será destinado “para financiar la llegada de médicos para la temporada. Hicimos un acuerdo con el Hospital Durán y vamos a recibir médicos a los que hay que pagarles la estadía”, explicó el jefe comunal.

Pinamar no pedirá hisopado previoPinamar no pedirá hisopado previo

Es en el formulario que cada turista debe llenar para poder ingresar a Pinamar que tendrá la opción de pagar en el momento o hacerlo cuando llegue a destino. “Es obligatorio pero no vamos a volver loco a nadie, siempre en el plano de la invitación”.

Respecto de la posibilidad de que otros municipios cobren el ingreso a sus lugares, el intendente de Necochea, Arturo Rojas, explicó que lo está analizando. Lo mismo que su par de Villa Gesell, Gustavo Barrara, quien ayer ya lanzó la convocatoria para cubrir cinco cargos en el hospital de la ciudad balnearia en la previa del inicio de la temporada.

Esta medida fue tomada de la experiencia de Mar del Plata, que en septiembre pasado hizo un llamamiento para la contratación de personal. La ciudad cabecera del partido de General Pueyrredón no cobrará ningún tipo de tasa a sus visitantes porque es la que cuenta con los hospitales de mayor complejidad.

En algunos otros distritos del país se cobraron tasas municipales para financiar la pandemia.

Necochea está estudiando aplicar algo similarNecochea está estudiando aplicar algo similar

Respecto de la temporada de verano, el gobernador Axel Kicillof realizó el lanzamiento de la temporada ampliada. La misma comenzará el 1 de diciembre y se extenderá hasta el 4 de abril, cuando el domingo de Pascuas se dé por finalizada y “enganche” con la festividad católica.

El gobierno bonaerense no centró su trabajo en generar una enorme capacidad asistencial de alta complejidad en la costa. La intención no es montar una superestructura de camas de terapia intensiva y respiradores para atender pacientes con el virus en las ciudades turísticas, sino realizar un trabajo basado en la prevención y en la detección rápida de los contagiados. Diagnóstico rápido, identificación de contactos estrechos y evacuación de los casos positivos.

Los turistas que den positivo de COVID-19 deberán regresar a sus lugares de origen. Si lo pueden hacer por sus medios –porque se encuentran en un buen estado de salud– regresarán a sus casas. Si el cuadro es más complicado, serán trasladados a otros hospitales de la provincia. Si no pueden trasladarse por una cuestión de logística, serán aislados en centros montados en los municipios. En el caso de que vivan en las localidades donde están de vacaciones o se hayan mudado allí durante la temporada, podrán cumplirla en su domicilio. Los que den negativo, podrán seguir disfrutando de las vacaciones.

Seguir leyendo

Economia

Gobierno lanza plan de reestructuración de deudas para empresas afectadas por la crisis

Publicado

on

Por

La cifra puede llegar hasta el 75% de la masa salarial. La medida abarcará a aquellas empresas de más de 500 empleados que vendan bienes o servicios con alto contenido tecnológico o exporten con alto valor agregado.

El Gobierno pagará la mitad de los salarios, cifra que puede llegar hasta el 75% de la masa salarial, de los empleados de las empresas que inicien un proceso de reestructuración de sus deudas.

Esta medida abarcará solo a aquellas empresas de más de 500 empleados que vendan bienes o servicios con alto contenido tecnológico o exporten con alto valor agregado.

Aquellas que ya reciben el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) podrán acceder al pago de la totalidad de los sueldos de sus empleados.

Cabe recordar que también el Banco Central anunció la semana pasada una flexibilización de las condiciones para las grandes empresas que deben reestructurar sus deudas por un monto superior al millón de pesos.

Según el comunicado oficial de la autoridad monetaria, las empresas podrán acceder al mercado de cambios con una antelación de hasta 30 días corridos a la fecha de vencimiento para cancelar capital e intereses de deudas financieras.

A través de la resolución 551/2020 del Ministerio de Desarrollo Productivo publicada hoy en el Boletín Oficial, se creó el Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos.

El programa tiene como fin asistir económicamente a compañías que presenten proyectos para la reorganización de sus deudas.

La resolución precisó que este programa atenderá a empresas que registren más de 500 empleados en relación de dependencia; se encuentren en una situación económica o financiera con necesidad justificada de reestructuración de sus pasivos; y vendan bienes o servicios con alto contenido tecnológico o realicen exportaciones con alto valor agregado.

También indicó que la asistencia consistirá en Aportes No Reembolsables (ANR) que las empresas beneficiarias deberán destinar al pago del 50% de la masa salarial bruta que permita el funcionamiento de la empresa durante dicho proceso.

En casos debidamente justificados, el Comité Ejecutivo del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep) podrá aumentar los ANR para cubrir hasta el 75% de la masa salarial bruta.

La asistencia financiera será mensual y estará condicionada al cumplimiento de los objetivos y etapas del proyecto de reestructuración de pasivos.

Los proyectos y la asistencia mensual tendrán una duración máxima de cuatro meses, pudiendo ser prorrogados excepcionalmente por el Comité Ejecutivo del Fondep, previa propuesta del Comité del Programa, por dos meses adicionales a solicitud fundada de la empresa.

En caso de que la empresa sea beneficiaria del ATP, y del presente Programa, las sumas percibidas tendrán como límite el 100% de la masa salarial bruta.

Las empresas solicitantes deberán presentar un proyecto de reestructuración de pasivos, detallando un análisis de la situación económica financiera de la empresa; y una explicación detallada de las razones que han llevado a la empresa a optar por una reestructuración de sus pasivos.

También deberá incluir una explicación sobre la reestructuración de pasivos que se propone realizar; una justificación detallada de la sostenibilidad de los pasivos y de la viabilidad del plan de negocios de la empresa tras la reestructuración; y las etapas del proceso de reestructuración y de solicitud de asistencia y sus plazos previstos.

Además, tendrán que presentar una estimación de los desembolsos mensuales destinados a garantizar el funcionamiento de la empresa considerando los gastos vinculados a la reestructuración hasta tanto concluya el proceso de reestructuración de pasivos.

Del mismo modo, los últimos tres estados contables de la empresa y copia de las declaraciones juradas de impuestos nacionales y provinciales correspondientes a los últimos tres ejercicios fiscales; y un listado de acreedores.

Seguir leyendo

Economia

Sin señales de reactivación, la industria y la construcción retrocedieron a niveles de funcionamiento de 11 años atrás

Publicado

on

Por

El Indec registró en agosto un punto de quiebre en la desaceleración del ritmo de caída de la actividad, tras la depresión observada en marzo y abril. Expectativas bajistas para el trimestre septiembre – noviembre

“La extensión de la cuarentena agravó la movilidad de los trabajadores a sus fuentes de ingresos y con ello afectó la salida del cuadro depresivo. Las expectativas que recibió el Indec para el trimestre septiembre-noviembre se mantienen en la senda contractiva”, sintetiza el informe de la oficina de estadística de la Nación que dio cuenta de la 27° retracción de la producción fabril en los últimos 28 meses. La excepción fue el primer mes del actual gobierno, en diciembre, cuando con otro escenario debutó con un aumento de 1,4% en comparación con igual mes del año previo.

Así, el índice de actividad industrial, excluidos los mínimos niveles observados desde marzo último, retrocedió a valores de agosto de 2007, y mucho más atrás en términos por habitante, si se tiene en cuenta que desde entonces la población se estima que aumentó 15 por ciento.

El índice de actividad industrial, excluidos los mínimos niveles observados desde marzo último, retrocedió a valores de agosto de 2007, y mucho más atrás en términos por habitante

El informe detectó además que, por segundo mes consecutivo, en agosto se aceleró la caída del ritmo de actividad fabril agregado en comparación con el nivel del año anterior, de 6,6% a 7,1% de receso, con un saldo de 12 de las 16 divisiones de la industria manufacturera que presentaron disminuciones interanuales.

“En orden a su incidencia en el nivel general, se registraron bajas en metálicas básicas, 25,2%; alimentos y bebidas, 4,9%; prendas de vestir, cuero y calzado, 30,7%; equipos, aparatos e instrumentos, 29,3%; vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, 17%; productos de metal, 12%; refinación del petróleo, coque y combustible nuclear, 13%; productos textiles, 19,4%; productos minerales no metálicos, 7%; madera, papel, edición e impresión, 3,1%; otros equipos de transporte, 42,5%; y productos de caucho y plástico, 3,7 por ciento”, señaló.

El conjunto de la industria metálica básica cerró agosto con una retracción de más del 25% respecto del nivel de un año antes (EFE) El conjunto de la industria metálica básica cerró agosto con una retracción de más del 25% respecto del nivel de un año antes (EFE)

Por el contrario, solo lograron superar el nivel de actividad de un año antes el agregado de los fabricantes de sustancias y productos químicos, 10,4%; muebles y colchones, y otras industrias manufactureras, 10,2%; maquinaria y equipo, 5,2% y productos de tabaco, 8 por ciento.

Y el sondeo de expectativas que hizo el Indec para el trimestre que comenzó en septiembre arrojó un saldo negativo, siempre en comparación con igual tramo del año previo. Aunque la buena noticia respecto del testeo del mes anterior fue que en casi todos los casos se observó un resultado menos contractivo, con la excepción de las perspectivas de exportación, pasó de 25,2% a 27,2% de los consultados. Mientras que las importaciones mantuvieron un rango de contracción para 25% de las empresas.

La incertidumbre predominante en el mercado de cambios, con severas restricciones a las autorizaciones de pago de importaciones, bajas solo parciales en las retenciones sobre las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario, y el forzoso refinanciamiento de las deudas con proveedores y filiales del resto del mundo, explicarían las muy malas expectativas de los industriales para sus operaciones con el resto del mundo.

Según un relevamiento especial realizado durante la emergencia sanitaria, 54,1% de los locales manufactureros operó con normalidad en agosto, mientras que 45,9% operó parcialmente o no tuvo actividad productiva, principalmente por no poder contar con el personal por el aislamiento (Indec)

“Según un relevamiento especial realizado durante la emergencia sanitaria, 54,1% de los locales manufactureros operó con normalidad en agosto, mientras que 45,9% operó parcialmente o no tuvo actividad productiva. Entre aquellos locales que operaron parcialmente o no tuvieron actividad productiva 51,5% declaró que la principal causa fue que no pudo contar con el personal necesario por el aislamiento y 25,3% de los locales manufactureros indicó que la principal causa fue que no tuvo pedidos”, precisó el Indec.

Agregó el informe del organismo oficial de estadística: “La proporción de locales manufactureros que han visto afectada su actividad productiva por no poder contar con el personal necesario por el aislamiento se ha incrementado: mientras que en mayo un 27% operó parcialmente o no tuvieron actividad productiva declaró como principal causa no poder contar con el personal necesario, en junio esta proporción subió a 39% y en julio alcanzó 45 por ciento”.

De ahí que tanto el nivel de empleo esperado, como principalmente la proyección de las horas trabajadas en el trimestre septiembre – noviembre, se mantenga en la tendencia contractiva, más marcada en lo referente a la intensidad laboral en las fábricas.

El nivel de empleo esperado, como principalmente la proyección de las horas trabajadas en el trimestre septiembre – noviembre, se mantenga en la tendencia contractiva

Los pedidos de permisos para construir se mantienen con fuerte baja

Como en el caso del conjunto del sector manufacturero, el Indec también midió en agosto una nueva disminución del ritmo de actividad en la construcción más intenso que el observado en julio, la cual estuvo en línea con la caída de 49,6% en la superficie a construir, autorizada por los permisos de edificación otorgados para la ejecución de obras privadas en una nómina representativa de 60 municipios, cinco puntos porcentuales más intensa que la que acusó en los seis meses precedentes.

Y salvo la depresión registrada desde marzo, cuando se paralizó la actividad en el último tramo, con la declaración de la cuarentena preventiva del COVID-19, el índice de actividad del Indec retrocedió a niveles de agosto de 2009, y más aún en términos por habitante, dado que en los últimos 11 años la población total se estima creció un 12 por ciento.

Y pese a tan bajo registro, “los resultados obtenidos por la encuesta cualitativa de la construcción, realizada por el Indec a grandes empresas del sector, muestran expectativas desfavorables con respecto al nivel de actividad esperado para el período septiembre – noviembre 2020, tanto se dediquen a realizar principalmente obras privadas como públicas”, sintetizó el informe oficial.

De todas formas, como en el caso de la industria, el balance de expectativas resultó notablemente menos contractivo que en el sondeo del mes previo, y ubica a las obras privadas con bajas levemente inferiores a las públicas, aunque, por el contrario, con recorte de la nómina, 7,5% de los casos, mayor que entre las que se concentran en los emprendimientos oficiales, 6,1% de los consultados.

Seguir leyendo

Más Vistos