27 C
Tortuguitas
miércoles, diciembre 8, 2021
InicioInternacionalKim Jong Un dice que está listo para el “diálogo y la...

Kim Jong Un dice que está listo para el “diálogo y la confrontación” con Biden

El líder norcoreano replantea la nueva política de EE.UU. hacia su país.

SEÚL – El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenó a su gobierno que se prepare “tanto para el diálogo como para la confrontación” con Estados Unidos, en su primera reacción a la nueva política de la administración Biden sobre cómo hacer frente a la creciente amenaza nuclear y de misiles del país, informaron el viernes los medios de comunicación estatales.

Tras una revisión de la política durante un mes, la Casa Blanca dijo en abril que había llegado a “un claro entendimiento” de que los esfuerzos de las últimas cuatro administraciones estadounidenses habían fracasado en la desnuclearización de Corea del Norte, aunque habían intentado tanto el diálogo como las sanciones.

Señales de destino a la capital de Corea del Norte, Pyongyang, y a EE.UU. en el Pabellón Imjingak en Paju, Corea del Sur Foto AP Photo/Lee Jin-man.

Señales de destino a la capital de Corea del Norte, Pyongyang, y a EE.UU. en el Pabellón Imjingak en Paju, Corea del Sur Foto AP Photo/Lee Jin-man.

Añadió que el presidente Joe Biden perseguiría “un enfoque calibrado y práctico que está abierto a la diplomacia y la explorará” con Corea del Norte.

Durante una reunión del gobernante Partido de los Trabajadores celebrada el jueves, Kim “hizo un análisis detallado” de la política de la administración Biden respecto a Corea del Norte, “aclaró las contrapartidas estratégicas y tácticas apropiadas” y “subrayó la necesidad de prepararse tanto para el diálogo como para la confrontación, especialmente para prepararse plenamente para la confrontación”, informó la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte.

Aunque la agencia de noticias dijo que el partido había adoptado por unanimidad una resolución, no reveló los detalles. Indicó que la reunión continuaría el viernes.

Los comentarios de Kim se produjeron días antes de que Sung Kim, el nuevo enviado especial de Biden para Corea del Norte, se reuniera con altos funcionarios surcoreanos y japoneses en Seúl la próxima semana para discutir cómo tratar con Corea del Norte.

El arsenal nuclear norcoreano se ha ido ampliando a pesar de las sanciones internacionales y de las crecientes dificultades económicas del país.

Esta semana, Kim advirtió de una inminente escasez de alimentos, lo que llevó a algunos analistas de Corea del Sur a sugerir que Corea del Norte podría estar más dispuesta a iniciar un diálogo para conseguir ayuda exterior.

Durante una cumbre en Washington el mes pasado, Biden y su homólogo surcoreano, el presidente Moon Jae-in, acordaron basarse en el acuerdo de Singapur de 2018 alcanzado por Kim y el ex presidente Donald Trump.

Tanto Kim como Trump han considerado ese acuerdo como uno de sus mayores logros en materia de política exterior, aunque solo fijaba un objetivo vagamente redactado de desnuclearización y establecimiento de la paz en la península.

Funcionarios del gobierno de Biden han dicho que han tratado de establecer contacto con Corea del Norte para explicar su nueva política.

Estados Unidos y Corea del Norte tampoco han desvelado los detalles de sus planteamientos en términos generales, guardándolos de cerca antes de la posible reanudación de las negociaciones.

Pero Corea del Norte lleva insistiendo desde enero en que “contrarrestará a Estados Unidos con el principio de poder por poder y buena voluntad por buena voluntad”, una postura que Kim pareció reiterar esta semana.

Kim declaró su enfoque de poder por poder durante un congreso del Partido de los Trabajadores en enero, subrayando que su país estaba dispuesto a establecer una “nueva relación” con Estados Unidos sólo si Washington retiraba su “política hostil“, una frase habitual que el Norte ha utilizado para referirse a las sanciones y a la amenaza que, según él, supone la presencia militar estadounidense en la región.

Kim también calificó a su país como “un estado nuclear responsable” que no haría un mal uso de sus armas nucleares.

Corea del Norte lanzó con éxito tres misiles balísticos intercontinentales en 2017 que, según dijo, eran lo suficientemente potentes como para alcanzar partes o todo el territorio continental de Estados Unidos.

Kim declaró entonces una moratoria de las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance y se reunió con Trump tres veces entre 2018 y principios de 2019 con la esperanza de levantar las sanciones que han estrangulado cada vez más la economía de su país.

Pero su diplomacia con Trump se derrumbó sin llegar a un acuerdo sobre cómo desmantelar el arsenal nuclear del Norte o cuándo aliviar las sanciones.

Desde entonces, Corea del Norte ha reanudado las pruebas de misiles con proyectiles de corto alcance.

Demostró su amenaza armamentística en expansión con el lanzamiento de un nuevo misil balístico en marzo, la primera prueba de este tipo realizada por el país en un año y su primera provocación significativa contra Estados Unidos bajo el mandato de Biden.

Las imágenes de satélites comerciales también han mostrado actividades en un complejo nuclear al norte de Pyongyang, donde el país ha estado fabricando combustible para bombas atómicas.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

FM Malvinas