Connect with us

tecnologia

La evolución de los traductores automáticos gracias a las redes neuronales

Publicado

on

El traductor de Google traduce 143 mil millones de palabras por día, informó el CEO de la compañía, Sundar Pichai, la semana pasada. Asimismo, según Business Insiderel director ejecutivo señaló que, durante la Copa del Mundo en Rusia, detectaron un incremento en el uso de esa herramienta lanzada en 2006, que traduce más de 100 idiomas.

La app Traductor de Google es gratuita y no tiene publicidad. Para Android, existe desde 2010 y para iOS, desde 2011. En sus inicios, el gigante tecnológico innovó en traducción automática estadística (SMT, por sus siglas en inglés) a gran escala.

El traductor de Google es usado por 500 millones de personas por día.

El traductor de Google es usado por 500 millones de personas por día.

En 2016, presentó Neural Machine Translation (NMT), un sistema de aprendizaje automático de punta a punta. Procesa la información a través de redes neuronales (neuronas artificiales que imitan el funcionamiento del cerebro humano).

La inversión de Google en su traductor es permanente. Inclusive, durante la conferencia anual Google Cloud Next 2018, que culminó hace unos días en San Francisco, la compañía anunció el desarrollo de AutoML Translation, una solución de machine learning que funciona para 27 idiomas y permite mejorar la capacidad de interpretación del traductor.

Tipos de traducción

En el caso de SMT, los resultados se basan en modelos estadísticos. Este sistema trabaja con enfoques basados ​​en reglas para la traducción automática. Puede usar ejemplos de oraciones de dos lenguas y determina los parámetros del sistema de estadísticas que permite realizar la traducción.

El NMT es el sistema de redes neuronales y puede traducir oraciones enteras al mismo tiempo. El resultado funciona como contexto y permite dar con la traducción más relevante. En este modelo de traducción, el sistema aprende con el tiempo a crear traducciones más naturales.

“Este tipo de sistema utiliza la llamada ´red neuronal profunda´ que le permite aprender a reconocer patrones y estructuras en las oraciones. Esto hace que la gramática de la oración traducida suene de manera más amena y similar al uso cotidiano de ese idioma”, señala a Infobae Matías Fuentes, Responsable de Comunicación de Producto de Google Argentina.

Luego explica que la compañía no solo trabaja en la mejora continua de la herramienta a través de su equipo de ingenieros y especialistas. También, desde julio de 2014, existe la Comunidad Traductora de Google. Es una platafoma donde entusiastas de los idiomas en todo el mundo pueden realizar contribuciones para lograr traducciones más naturales.

Comunidad del Traductor de Google, plataforma colaborativa para que los usuarios contribuyan a la mejora del servicio.

Comunidad del Traductor de Google, plataforma colaborativa para que los usuarios contribuyan a la mejora del servicio.

Qué hay que mejorar

Según “Six Challenges for Neural Machine Translation” (6 desafíos de la traducción automática neuronal), documento de la Universidad Johns Hopkins, hay que trabajar en diversos caminos para la mejora de los traductores automáticos. Por ejemplo, en la importancia del dominio de las “palabras raras” (como un modismo) y las oraciones largas.

De acuerdo a esta investigación, los sistemas neuronales tienen una curva de aprendizaje más pronunciada con respecto a la cantidad de datos de entrenamiento. Esto puede provocar una calidad pobre de las traducciones en entornos de bajos recursos (con baja cantidad de material en el sistema), pero un mejor rendimiento en configuraciones con altos recursos.

Por otro lado, destaca que los sistemas NMT y SMT continúan teniendo dificultades, casi por igual, para traducir algunas palabras infrecuentes (o raras).

¿Traductor público Vs traductor automático?

“La traducción automática tiene su evolución histórica. Quien comenzó fue IBM y luego siguió Google. Sin embargo, el proceso del lenguaje humano tiene un componente mental que hasta ahora no ha sido superado por posibilidades tecnológicas”, señala a Infobaela Traductora Pública Cecilia Irrazábal, profesora en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA).

Continúa: “La traducción recepta los desafíos del mundo globalizado y también los hace propios. Es así como hoy día se integran los motores de traducción automática con las herramientas de traducción asistida, a fin de mejorar la práctica profesional, de tal suerte que se aumenta la productividad y, por ende, se generan más ingresos”.

Por su parte, la Traductora Pública Clarisa Cajiau, explica: “Los traductores automáticos no repercuten por el momento en la traducción pública. Creo que, porque las empresas son conscientes de lo poco confiables que son y no se atreverían a confiarle un contrato a un traductor automático”.

Cajiau asegura que, donde más se usa esta herramienta es en las traducciones no públicas, sobre todo en el ámbito comercial, con folletos, o empresas de ecommerce que traducen los nuevos productos que publican.

La versión paga del traductor de Google es Api Translate. La usan muchas compañías para potenciar el uso de herramientas web y para traducir contenido de sitios. En el caso de Cajiau, uno de sus trabajos es editar los resultados del traductor automático.

En este sentido, expresa: “Reducen costos al pagar por una edición en lugar de una traducción. El tiempo del traductor no se reduce, en la mayoría de los casos tenemos que borrar lo que hizo el traductor automático y volver a traducirlo. Aunque han mejorado algo, los traductores automáticos tienen problemas para entender contextos o vocablos de una región o tema en particular, especialmente algo que sea muy técnico“.

Finaliza: “Me sucede cuando recibo para traducir al español manuales de empresas chinas que fueron pasados al inglés por una máquina. El resultado es lo que llamamos ´chinglish´. En esos casos, más que traducir, debemos hacer todo un trabajo de investigación e interpretación y perdemos muchísimo tiempo”.

Otros traductores

El traductor de Google es una herramienta que evoluciona año tras año, y es masiva. Pero no es la única. Existen otras opciones similares, ¿cuáles?

Word Reference

Es un diccionario con foco en inglés. El sitio web cuenta con foros con más de 2 millones de entradas, en donde los usuarios registrados pueden preguntar y responder consultas vinculadas a gramática y vocabulario.

DeepL

Los creadores del diccionario Linguee desarrollaron DeepL.

Los creadores del diccionario Linguee desarrollaron DeepL.

De origen alemán, es una solución creada por la empresa creadora de Linguee, diccionario on line. El sitio web DeepL es un traductor con inteligencia artificial que, aseguran, puede procesar un millón de palabras en menos de un segundo.

Jisho.org 

Es un diccionario japonés-inglés. Al ingresar una palabra u oración en el buscador, la herramienta proporcionará una gran cantidad de datos útiles para comprender mejor el idioma nipón.

Incluye una herramienta para dibujar e interpreta el manuscrito, para que el usuario aprenda también la escritura japonesa.

Triplingo

Es una opción indicada para viajes. La app brinda traducciones instantáneas en 42 idiomas. Incluye datos sobre costumbres de cada destino visitado, por ejemplo. Es una herramienta freemium, ya que es de descarga gratuita pero tiene una versión paga, que incluye clases de idiomas y traducción en vivo, entre otras funciones.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

tecnologia

Tras la salida de Jeff Bezos como CEO de Amazon, Mark Zuckerberg queda como “el último hombre en pie” entre los fundadores de los gigantes tecnológicos

Publicado

on

Por

El creador de la red social más grande del mundo sigue al frente de su compañía y se enfrenta al escrutinio de los entes reguladores y el estancamiento de su visión, a diferencia de los emprendedores que construyeron Microsoft, Amazon y Google

La carta de renuncia de Jeff Bezos llegó el martes a la velocidad de un paquete enviado por Amazon Prime.

Pero la salida de Bezos como CEO, 27 años después de fundar la compañía, no solo significa el fin de una era para Amazon, una empresa que pasó de ser de una librería online a una de las firmas más innovadoras, poderosas y omnipresentes del mundo.

Su retiro es también el símbolo más visible de un profundo cambio de guardia en el liderazgo de Silicon Valley, por el cual una generación de fundadores carismáticos ha dejado sus empresas en manos de personas de confianza, que son operadores tácticos expertos pero no necesariamente visionarios. Ellos sucesores también se enfrentan a una serie de desafíos en la forma de un escrutinio extenso de parte de los gobiernos y que surgió del estilo de sus jefes visionarios.

La transición en Silicon Valley ha estado en marcha durante algún tiempo ya. Comenzó en el año 2000, cuando Bill Gates dejó el cargo de director ejecutivo de Microsoft y su función cotidiana en la empresa ocho años después. El fundador de Apple, Steve Jobs, falleció en el año 2011, dejando la empresa a cargo del entonces director de operaciones Tim Cook. Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, se retiraron de sus funciones como director ejecutivo y presidente de Alphabet (la empresa matriz) en 2019, y entregaron las riendas a Sundar Pichai, quien había sido su hombre de confianza durante 15 años. Tanto Pichai como Cook han sostenido las ganancias de sus empresas, pero se los considera menos creativos que sus antiguos jefes.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, participa en una conferencia de prensa en Seattle, Washington, EEUU. 18 de junio de 2014 (REUTERS/Jason Redmond)El CEO de Amazon, Jeff Bezos, participa en una conferencia de prensa en Seattle, Washington, EEUU. 18 de junio de 2014 (REUTERS/Jason Redmond)

Ahora, con Bezos en la búsqueda de otras “pasiones”, Facebook será la única empresa en el círculo de élite de gigantes tecnológicos de la actualidad dirigida por el hombre que la fundó.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, es, en cierto sentido, el último hombre en pie. También es el fundador más joven y el que tiene la empresa más escrutada por los entes reguladores.

“En el caso de Larry y Sergey, ellos pensaron en los próximos 10 años y supieron lo que iba a suceder. Se sentía que ellos estaban aburridos. En cuanto a Bezos, ha estado operando esa maquinaria durante 27 años, y sabe que otros continuarán haciéndolo durante otros 10“, dijo el analista de tecnología Benedict Evans en una entrevista. “Pero para Zuckerberg, hay tantos problemas y tantas preguntas que se plantean que no se sabe qué va a pasar a continuación. Probablemente él quiera seguir cerca“.

La generación de fundadores que construyó las empresas más valiosas de Silicon Valley en la actualidad estaba formada por hombres que tenían su propia visión y personalidad. Pero estos ejecutivos también tenían similitudes: todos compartían una creatividad implacable y una habilidad para traspasar los límites de lo que era posible en la informática y en los servicios. También eran conocidos por su competitividad despiadada. Eran amigos-enemigos, construían tiendas de aplicaciones, dispositivos, servicios y proyectos para competir entre sí. Combinados, esos esfuerzos hicieron que a lo largo de los años sus negocios se parecieran cada vez más entre sí.

Steve Jobs, fundador de Apple (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)Steve Jobs, fundador de Apple (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)

Bezos, que también es propietario del The Washington Post, utilizó la posición de Amazon en el comercio electrónico para construir dos negocios adyacentes -el proveedor de servicios en la nube Amazon Web Services y el mercado de vendedores externos de Amazon- que se han vuelto tremendamente exitosos pero que no eran apuestas seguras en el comienzo.

Los fundadores de Google expandieron su idea del acceso gratuito a la información en todo el mundo, que comenzaron a impulsar en 1998, hasta crear Google Maps, Gmail y YouTube, y realizaron luego la transición hacia dispositivos y la computación en la nube.

Zuckerberg convirtió su ya masiva red social en una mega red social después de comprar Instagram en 2012 y WhatsApp Messenger en 2014. En ese momento, estos movimientos fueron leídos como intentos de asegurar la viabilidad de Facebook a medida que los consumidores se pasaban a las aplicaciones de mensajería y fotos.

Bill Gates, en un panel de discusión durante una reunión del FMI en  Washington, EEUU, 21 de abril de 2018 (REUTERS/Yuri Gripas)Bill Gates, en un panel de discusión durante una reunión del FMI en Washington, EEUU, 21 de abril de 2018 (REUTERS/Yuri Gripas)

Jobs revolucionó la informática cuando presentó el iPhone, un producto que transformó por primera vez un teléfono celular en una computadora con un sistema operativo independiente y una nueva interfaz sin teclado.

Microsoft creó el sistema operativo Windows y un conjunto de herramientas en la Suite Office que todavía son el rostro de la informática de escritorio en la actualidad.

“Jobs, Brin y Bezos crearon sus empresas y tenían la autoridad moral para asumir riesgos que una persona razonable rechazaría”, dijo Yukari Kane, autor de Haunted Empire: Apple after Steve Jobs. “Sería difícil para un simple delegado obtener la aprobación del directorio, los accionistas e incluso los consumidores para tomar el mismo tipo de decisiones”, señaló.

Pero las estrategias de los fundadores, que convirtieron sus empresas en negocios gigantrscos y los llevaron a convertirse en algunos de los hombres más ricos de la historia, también han llamado la atención de los gobiernos de todo el mundo.

Los reguladores y políticos han cuestionado su crecimiento y la recopilación de datos que han hecho, y su poder sobre los aspectos más pequeños de la vida de las personas. Google y Facebook enfrentan juicios antimonopolio que son históricos en los Estados Unidos, y Amazon también debe lidiar con acusaciones de monopolio en la Unión Europea. La Corte Suprema de Estados Unidos ha habilitado que los clientes demanden a Apple por prácticas anticompetitivas en su tienda de aplicaciones.

Larry Page y Sergey Brin, creadores de GoogleLarry Page y Sergey Brin, creadores de Google

Una diferencia clave entre Zuckerberg y los otros fundadores es que es una generación más joven que sus pares. Bezos, de 57 años, dirigió Amazon durante 27 años antes de dimitir. Brin y Page, ambos de 47 años, dejaron sus puestos en Google después de más de dos décadas.

Zuckerberg tiene 36 años y Facebook sólo 16. Su empresa fue fundada una década después de Amazon y seis años después de Google.

Eso significa que Zuckerberg quizás sienta que tiene más trabajo por hacer, dijo Evans.

Cuando Bezos y los fundadores de Google, Page y Brin, eligieron otro camino, anunciaron su retiro en un punto alto, cuando las perspectivas comerciales de sus empresas parecían firmes y sólidas en los años venideros. Al dejar el cargo en 2019, los fundadores de Google habían pasado cuatro años consolidando su imperio en una empresa matriz llamada Alphabet, que separó sus divisiones de búsqueda y publicidad para generar dinero de sus “otras apuestas”: proyectos moonshot (una nueva mentalidad orientada a lograr soluciones radicales) en atención médica, cámaras Nest conectadas a la red y automóviles autónomos. YouTube se estaba convirtiendo en un importante generador de ingresos publicitarios por derecho propio.

Cuando Bezos dijo que renunciaría como CEO, Amazon acababa de reportar su primer trimestre con ingresos por encima USD 100 mil millones. En su carta de renuncia, Bezos dijo que creía que “estamos en nuestro momento más creativo actualmente”, lo que sugiere que la compañía había alcanzado un pico de éxito.

En la carta de renuncia co-escrita por Brin y Page, ellos también señalaron que Alphabet se encontraba en un lugar cómodo y estable. “Si la empresa fuera una persona, sería un joven adulto de 21 años y sería el momento de dejar el nido”, escribieron.

El edificio de Google en Manhattan (REUTERS/Carlo Allegri)El edificio de Google en Manhattan (REUTERS/Carlo Allegri)

Cuando Gates finalmente renunció a las operaciones diarias en el 2008, la compañía estaba en una crisis de mediana edad: todavía ganaba enormes cantidades de dinero con Windows, pero era superada en áreas emergentes de informática por rivales más jóvenes como Apple, Google y Facebook. Gates ya era el hombre más rico del mundo y estaba cansado de los juicios antimonopolio.

Los fundadores también dejaron a sus sucesores a cargo de los futuros y continuos dolores de cabeza provocados por los juicios antimonopolio, como lo demuestra el hecho de que Pichai fue llamado a testificar ante el Congreso en numerosas ocasiones desde la partida de sus predecesores. Microsoft finalmente se deshizo en 2011 del último de los acuerdos que debió cerrar con la justicia en el marco de las causas abiertas en su contra. Andy Jassy de Amazon también tendrá que lidiar con un mayor escrutinio sobre las prácticas comerciales de Amazon y su trato a los trabajadores, lo que ha llevado a la primera gran campaña de sindicalización de trabajadores en la historia de la empresa.

La red social de Zuckerberg sigue siendo una de las empresas más rentables del mundo, pero también es la más asediada entre los gigantes tecnológicos.

Facebook posee poca aprobación pública, un enorme juicio antimonopolio en los Estados Unidos, un escrutinio regulatorio en todo el mundo y acusaciones de que su plataforma está socavando la democracia y está plagada de desinformación.

Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook (George Frey/Bloomberg)Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook (George Frey/Bloomberg)

Y a diferencia de Apple y Alphabet, Facebook no ha preparado a un segundo al mando para hacerse cargo de la empresa. La directora de operaciones Sheryl Sandberg, de 51 años, ha dirigido el lado comercial de la red social, pero no se la ve como una técnica ni una innovadora. El director de productos Chris Cox, un colaborador cercano desde hace mucho tiempo que tiene 38 años, es considerado como el reemplazo más probable si Zuckerberg se fuera, aunque se acaba de reincorporar recientemente a la compañía después de renunciar en 2019.

Seguir leyendo

tecnologia

Investigan a otro posible autor del ataque a Twitter: tiene 16 años

Publicado

on

Por

Las autoridades afirman que habría jugado un rol vital en el hackeo a la red social que ocurrió el 15 de julio pasado.

Cuando las autoridades detuvieron a Graham Ivan Clark, quien dijeron había sido el “cerebro” del reciente hackeo a Twitter que tuvo entre sus víctimas a Kanye West, Bill Gates y otros, su edad fue un detalle que llamó la atención: tenía sólo 17 años.

Ahora las autoridades se han enfocado en otra persona que parece haber desempeñado un rol similar, si no más importante, en el ataque del 15 de julio, según cuatro personas involucradas en la investigación que se negaron a ser identificadas porque la investigación estaba en curso.

Dijeron que esa persona era, al menos en parte, responsable de la planificación de la infracción y de la realización de algunos de sus elementos más delicados y complicados.

¿Su edad? Sólo 16, según los registros públicos.

El martes, los agentes federales le entregaron al adolescente una orden de registro y registraron la casa de Massachusetts donde vive con sus padres, dijo una de las personas involucradas en la operación. Un portavoz del FBI confirmó que se había ejecutado una orden de registro en esa dirección.

La orden de registro y otros documentos del caso están sellados y los agentes federales pueden decidir no acusar al joven de un delito. Si finalmente es arrestado, es probable que el caso sea entregado a las autoridades de Massachusetts, que tienen más influencia que los fiscales federales para acusar a los menores como adultos (The New York Times no nombra al adolescente en este momento por su edad y porque no ha sido acusado).

Rara vez los agentes federales han acusado a alguien tan joven en un caso de piratería informática, sobre todo dado el aparente carácter sofisticado del ataque.

El ataque tuvo la consecuencias de que gran parte de Twitter, incluyendo las comunicaciones sin filtrar del presidente Donald Trump, se vio paralizada. Los atacantes obtuvieron el control de los sistemas de la red social y comprometieron las cuentas de Barack Obama, Joe Biden, Jeff Bezos y muchas otras personas prominentes, exponiendo lo vulnerable que podía ser Twitter.

Las autoridades ya han acusado a otras tres personas en el hackeo. Incluyen a Clark, a quien los fiscales de Florida acusaron a finales de julio como adulto de 30 delitos graves. Se ha declarado inocente y no ha pagado la fianza para salir de la cárcel.

Otras dos personas que desempeñaron papeles más pequeños en el ataque, Mason John Sheppard, de 19 años, del Reino Unido, y Nima Fazeli, de 22 años, de Orlando, Florida, también fueron acusados por los fiscales federales.

Twitter se negó a hacer comentarios.

El adolescente de Massachusetts pareció involucrarse en la planificación del ataque a Twitter con Clark en mayo, según los investigadores. Mientras Clark y algunos de sus cómplices hablaban entre sí en el tablero de mensajes Discord, el joven se limitó a usar sistemas de mensajería encriptados como Signal and Wire, dijeron varios hackers que vieron los mensajes.

“Era más inteligente que el resto”, dijo Joseph O’Connor, un hacker conocido como PlugWalkJoe, sobre el adolescente. O’Connor dijo que habló con algunas de las personas involucradas en el hackeo el día del ataque a Twitter, y que era consciente del papel del adolescente en la trama.

Las comunicaciones seguras del joven hicieron más difícil que los investigadores lo identificaran. Pero O’Connor y otras personas en la conversación online de ese día dijeron que hizo videollamadas a amigos el día del ataque y les mostró que estaba dentro de los sistemas de respaldo de Twitter, a los que algunos cómplices nunca se acercaron.

El adolescente era conocido por llamar a los empleados de empresas como Twitter, según los investigadores y otros hackers.

A menudo se hacía pasar por un contratista o empleado para persuadir a los empleados de que introdujeran sus credenciales de acceso en sitios web fraudulentos donde las credenciales pudieran ser capturadas, un método conocido como phishing o vishing de voz.

Las credenciales de acceso permitían a los hackers acceder al funcionamiento interno de los sistemas de las empresas.

Después del ataque a Twitter, el chico se convirtió en el centro de atención de los investigadores porque siguió estando involucrado en ataques de phishing de voz, dijeron las personas involucradas en la investigación.

“Usando credenciales visadas, los ciberdelincuentes minaron las bases de datos de las empresas víctimas para obtener la información personal de sus clientes para aprovechar en otros ataques”, dijeron las autoridades federales en una advertencia sobre el esquema en curso emitida en agosto.

Cuando tenía alrededor de 13 años, el chico compró una serie de sitios web con nombres pornográficos e intentó revenderlos usando su dirección personal y su correo electrónico, según los registros del dominio.

Alrededor de la misma época, las cuentas de foros online vinculadas a su dirección de correo electrónico y a la dirección de su casa de Internet Protocol aparecieron en el sitio web OGusers.com, un sitio que fue el hogar de los otros involucrados en el ataque a Twitter, según dos firmas forenses en línea.

El sitio ofrece un lugar para que los hackers compren y vendan codiciados nombres de usuario “gángster original” en sitios de medios sociales, como cuentas de una sola letra como @a o @6.

Más tarde se conectó con Clark en línea y empezaron a trabajar juntos, según la gente involucrada en la investigación. Su primer trabajo, dijeron los hackers y confirmaron los investigadores, fue en los llamados intercambios de SIM, un método de hacking que se utiliza a menudo para robar cuentas de medios sociales y criptografía.

A finales del año pasado y principios de este, los hackers e investigadores dijeron que el adolescente era parte de un grupo que se metió en el sitio GoDaddy, una compañía que vende y asegura nombres de sitios web. Los hackers pudieron acceder y cambiar los registros de los clientes. GoDaddy confirmó el hackeo en una carta a los clientes.

En mayo, el adolescente de Massachusetts y Clark comenzaron a engañar a los empleados de Twitter para que renunciaran a sus inicios de sesión, lo que llevó al hacking del 15 de julio. Los chicos, usando el alias Kirk, comenzaron a vender valiosos nombres de usuario de Twitter a los clientes.

Justo después del mediodía, hora de California, ese día, los otros cómplices se retiraron, dijeron en entrevistas con The Times unos días después. Clark y el adolescente de Massachusetts se apoderaron de cuentas prominentes de Twitter (como las de Obama y Elon Musk) y las usaron para enviar una estafa de Bitcoin.

Los investigadores dijeron que el adolescente de Massachusetts fue conectado a los sistemas de Twitter y manejó al menos algunos de los cambios en las cuentas y los tweets que salieron de ellas.

Las personas que respondieron a la estafa enviaron a los adolescentes alrededor de 12 bitcoins, con un valor de alrededor de 140.000 dólares. Esos ingresos parecían haberse dividido aproximadamente a la mitad entre las dos personas a cargo, de acuerdo con el libro público de transacciones de Bitcoin.

Seguir leyendo

tecnologia

YouTube ahora te avisa que dejes de ver videos y vayas a dormir

Publicado

on

Por

Cada usuario podrá programar la hora en la que desea que aparezca el recordatorio. Una vez que la alarma suene, se podrá posponer por 10 minutos o descartarlo.

La plataforma de streaming YouTube estrena una nueva herramienta que brinda la posibilidad de programar recordatarios con la hora conveniente para dejar de ver videos y conciliar el sueño.

Seguir leyendo

Más Vistos