Connect with us

Judiciales

La muerte de Nisman: El informe de Gendarmería fue demolido por el propio perito citado por los Gendarmes

Publicado

on

La defensa de Lagomarsino solicitará que el especialista peruano evalúe los estudios del Cuerpo Médico Forense y el de Gendarmería. En diálogo con Página/12 afirma que los rastros de sangre encontrados en el baño del fiscal demuestran que estuvo solo al momento de su muerte.

La defensa de Diego Lagomarsino le planteará al fiscal Eduardo Taiano y al juez Julián Ercolini que el perito peruano, de renombre internacional, Juan Santos Lovatón, participe de un estudio en el que se revisen, tanto la pericia de la Gendarmería como lo hecho por el Cuerpo Médico Forense (CMF) y la Junta de Criminalistas, que lideró la Policía Federal. Santos Lovatón aparece como uno de los especialistas mundiales, citado dos veces en la pericia de la propia Gendarmería, pero su análisis es demoledor: en diálogo con Página/12 reafirmó que los rastros de sangre demuestran que Nisman estuvo solo en el baño, que se disparó usando las dos manos y que nadie salió del baño.

Los abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, defensores de Lagomarsino, vienen insistiendo con que es insostenible la coexistencia de pericias con conclusiones totalmente opuestas: la Gendarmería afirma que había tres personas en el baño; la Federal sostiene que Nisman estaba solo; la Gendarmería concluyó que al fiscal le suministraron ketamina, le pegaron una paliza y le fracturaron la nariz, mientras que el CMF dice que en las vísceras de Nisman no se encontró ninguna sustancia, que no recibió golpes y que “no hay evidencia médico-legal que indique que se haya tratado de un acto homicida”.

Una autoridad mundial

Santos Lovatón es co-autor de libros del máximo nivel internacional como Bloodstain Pattern Analysis (“Análisis de patrones de manchas de sangre”) o Principles of Bloodstain Pattern Análisis (“Principios del análisis de patrones de sangre”); ambos referidos al estudio de la escena en un hecho violento. Esta especialidad y la experiencia acumulada de más de 20 años, fue la que llevó a que los abogados de Lagomarsino tomaran la decisión de solicitar que el especialista peruano intervenga en un estudio que el fiscal y el juez evitaron en forma sistemática: confrontar las pericias, comparar conclusiones opuestas. De hecho, hasta el momento ni siquiera declararon bajo juramento los que hicieron el estudio de la Gendarmería, algo inusual en cualquier causa judicial: los peritos deben reafirmar sus conclusiones en el expediente y hacerlo bajo juramento de decir verdad.

Desde Lima, donde vive y es el titular del Instituto Peruano de Ciencias Forenses, Santos Lovatón –licenciado en Biología y master en Ciencias Biomédicas– respondió a las preguntas de este diario. Este es un resumen del diálogo vía mail:

–Sabemos que la criminalística es multidisplinaria, pero ¿por qué usted concluye que Alberto Nisman estaba solo en el baño a partir del análisis de las manchas de sangre?

–Las manchas de sangre de calzado son buenos indicadores de actividad posterior a un hecho. Sería lógico observar manchas de calzado o vacíos por haber pisado el charco o haberse entrometido en las salpicaduras, más todavía tratándose de tres personas como señala la Gendarmería. Pero además existe un patrón de brochazo sobre la puerta, formado al momento de caer Nisman sobre la misma dado que impactó sobre la puerta. Este patrón de brochazo está intacto, si hubieran abierto la puerta (una o más veces), que es lo lógico por la supuesta salida de las tres personas, se notarían más brochazos. Además, no se observan vacíos en las manchas de salpicadura de sangre en el baño. Es decir espacios sin sangre o discontinuidades de las manchas de salpicadura lo que sería de esperarse con supuestamente tres personas en un baño pequeño. Se observa el patrón de retro-salpicadura sobre el piso, que no estarían allí porque habría quedado en la ropa del que sujetó a Nisman.

Las salpicaduras en las manos

–Usted señala, además, que por las manchas de sangre en las manos está claro que Nisman se disparó a sí mismo.

–Así es. Es indudable. Hay salpicaduras por back-spatter en ambas manos, o sea las pequeñísimas gotitas que salen del propio orificio por el que entró el disparo. Son micro salpicaduras. Y están presentes en las dos manos, lo que significa que tuvo el arma en una mano y que esa mano estaba apoyada por la otra mano.

–Hubo críticas sobre la preservación de la escena. ¿Qué mirada tiene?

–Primero se perennizó la escena, antes de tocar o mover algo. Bien. Me parece que esta etapa igualmente se pudo haber hecho de mejor manera, mejores fotos de las manos, para ver mejor el back-spatter, y mejores fotos de los patrones de sangre individuales, con mediciones. Tal vez fotos perpendiculares, no angulares. Y por lo que yo sé, no tomaron muestras para análisis de las células en laboratorio. Verificar por ejemplo, si era sangre con saliva y células de mucosa bucal en la mancha del lavabo, lo que indica que salió de la boca. De todas maneras, por el tamaño y el polo blanco que tienen esas gotas, está claro para mi que salieron de la boca.

En lo esencial, Santos Lovatón coincide con los peritos de la Policía Federal y con el especialista de la defensa, Luis Olavarría. Todos ellos dictaminaron que la dispersión de sangre en casi todos los sectores del baño demuestra que Nisman estaba solo en el baño, parado frente al espejo, al momento del disparo. De haber dos o tres personas en ese pequeño espacio, la proyección de las salpicaduras de sangre se hubiera interrumpido.

Santos Lovatón agrega que eso también se hubiera visto en el piso, porque un supuesto homicida tendría que pisar esas manchitas de sangre al salir y no se observa ningún rastro de ese tipo.

La mancha en la puerta

A la misma conclusión se llega respecto a una mancha muy grande que hay en la puerta del baño. Cuando el fiscal cayó, su cabeza dio contra la puerta, en la que hay una especie de brochazo de sangre producto de ese contacto de arriba hacia abajo. Si alguien hubiera salido del baño, ese brochazo aparecería con otras manchas encima, producto de nuevos contactos, más roces, de la cabeza contra la puerta.

Según se deriva del análisis del especialista peruano, la secuencia arrancó con Nisman parado frente al espejo, se dispara, sangra por la boca y esas gotas caen sobre la bacha; también hay retro-salpicaduras que salen desde el propio orificio en el cráneo y en la caída por supuesto van cayendo más gotas de sangre. Nada se interpone en las trayectorias como hubiera ocurrido de haber dos y hasta tres personas en el baño.

Finalmente, también Santos Lovatón es concluyente en el análisis de las micro-salpicaduras en las manos. Tanto en la derecha como en la izquierda están las gotas microscópicas que salen de una especie de flit hacia atrás que produce el ingreso del proyectil en el cráneo, lo cual indica que sostuvo el arma con una mano, apoyada por la otra. También se percibe un vacío de gotas en la mano derecha, lo que indica que tenía la izquierda por encima de esa zona.

Las conclusiones son obvias: ninguna otra persona en el baño, sumado a rastros de disparo en sus propias manos. Es lo que surge del diagnóstico de quien la propia Gendarmería citó como experto internacional de referencia y que la defensa pide ahora que intervenga.

Judiciales

“En la casa de Brandsen no había alcohol pero si Diego pedía le compraban”: la declaración de “Monona”, la cocinera de Maradona

Publicado

on

Por

Esta mañana tres testigos contestaron las preguntas de los fiscales durante más de ocho horas. La ex empleada del “Diez” aseguró que nunca vio marihuana. “Pero alguna vez sentí que Charly fumaba por el olor”, dijo

La ronda de testimoniales citada para hoy por los fiscales de San Isidro que investigan la muerte de Maradona se extendió por más de ocho horas y contó con tres declaraciones. La más esperada fue la de “Monona”, la cocinera, que ante la Justicia habló de la marihuana y el alcohol que, según se investiga, se le suministraba al astro del fútbol en su casa de Brandsen antes de su internación en la Clínica Olivos.

Además, contó quiénes eran los encargados de darle las pastillas a Diego y qué rol cumplía el famoso “Charly” en su entorno antes de ser echado. También declaró una mujer que acompañaba a Verónica Ojeda y a Dieguito Fernando cuando visitaban al “Diez” y un ex acompañante terapéutico.

“Yo no vi marihuana en la casa de Brandsen pero alguna vez sentí que ´Charly´ fumaba por el olor, pero no estoy segura, lo supongo. En alguna de las veces que salía al patio a fumar me pareció que podía ser eso”, dijo Romina Milagros Rodríguez, conocida en el círculo íntimo de Maradona como “Monona”.

Con respecto a este tema señaló también que a pesar de que sólo tenía sospechas, dio aviso de lo que pasaba: “Yo le dije a Taffa y a Maxi”, aclaró. Se refiriere a Nicolás Taffarel, el kinesiólogo de Maradona investigado por ejercer sin matrícula, y a Maximiliano Pomargo, cuñado de Matías Morla y mano derecha de Diego.

En cuanto al alcohol, uno de los temas que surge de la pericia telefónica difundida por Infobae, “Monona” fue un poco más precisa: “En la casa no había alcohol pero si Diego pedía, alguien iba y se lo conseguía. Casi siempre era cerveza. A veces venían algunos amigos que traían vino y también tomaba. Siempre hablando de Brandsen, de Campos de Roca”.

La aclaración final de la mujer es fundamental para los fiscales porque, si bien se están investigando los últimos meses de vida de Maradona, donde se pone especial énfasis en lo ocurrido en la “internación domiciliaria” del barrio San Andrés de Tigre. En ninguna de las declaraciones de hoy surge que Maradona haya tomado alcohol o fumado marihuana en ese domicilio.

Otro de los temas en los cuales los fiscales Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, encargados de tomar las declaraciones, hicieron hincapié al hablar con “Monona” fue el suministro de las pastillas psiquiátricas. Puntualmente querían saber quiénes eran los encargados de llevarle la medicación a Maradona a su habitación.

Griselda Morel, psicopedagoga de Dieguito Fernando Griselda Morel, psicopedagoga de Dieguito Fernando

“En un momento se las daba ´Charly´ y cuando él se fue se las daba Johnny, su sobrino, junto a algún enfermero. Siempre eran dos los que entraban a la habitación”, explicó la cocinera sobre la medicación, según la reconstrucción realizada por Infobae.

En su primera testimonial, realizada el mismo día de la muerte de Maradona, “Monona” había dicho que la psiquiatra Agustina Cosachov junto a un enfermero le había realizado las tareas de reanimación a Diego. Sin embargo, en declaraciones en los medios, la mujer cambió su versión y contó que en realidad le habían pedido a ella que le hiciera respiración boca a boca a Maradona. Ante la contradicción, los fiscales volvieron a insistir sobre el punto y finalmente la mujer reafirmó lo dicho el 25 de noviembre. Es decir, que fueron los profesionales de salud los que intentaron reanimar a Diego.

La otra testigo citada para hoy en la Fiscalía General de San Isidro fue Griselda Vanesa Morel, técnica en salud psicomotricista, que acompañaba a Verónica Ojeda a ver a Diego junto a su hijo Diego Fernando. Ante las preguntas de los investigadores, la mujer dijo no haber visto a Maradona fumar marihuana aunque aclaró que recordaba el episodio en el que la ex de Diego había encontrado marihuana picada en la casa de Brandsen.

Carlos Cottaro al momento de ingresar a declarar Carlos Cottaro al momento de ingresar a declarar

El tercero en pasar por los despachos de la fiscalía fue Carlos Cottaro, ex acompañante terapéutico en los últimos meses de vida de Maradona, que declaró en la misma línea que las mujeres que los precedieron.

En cuanto al resto de la investigación, la semana que viene se avanzará en la recopilación y la transcripción de chats y audios surgidos de las pericias que los fiscales volcaran en un informe voluminoso que se confecciona para el momento en el que se realicen los llamados a indagatoria.

Seguir leyendo

Judiciales

Difunden nuevos chats del entorno familiar de Diego Maradona: la internación domiciliaria y la condición de Verónica Ojeda

Publicado

on

Por

En Fantino a la tarde, dieron a conocer más detalles de las internas del astro. Sus días en la Clínica Olivos y las polémicas frases del doctor Luque

A medida que pasan los días, sigue apareciendo información de los últimos días de Diego Maradona. Desde su triste aparición pública en su cumpleaños 60, la operación a la que fue sometido cuatro días más tarde, y la posterior y sumamente cuestionada internación domiciliaria, donde encontró la muerte el 25 de noviembre pasado.

En Fantino a la tarde (América TV) dieron a conocer un chat con parte de la familia del futbolista. En él participan Dalma y Gianinna -sus hijas con Claudia Villafañe-, Diego Junior -el hijo italiano fruto de su relación con Cristiana Sinagra- y Jana, la hija que tuvo con Valeria Sabalain. De los hijos reconocidos, solo falta Dieguito Fernando, y tampoco participa su madre, Verónica Ojeda. Además, en el fragmento difundido intervienen el médico Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, dos de las figuras más cuestionadas por estas horas, además de Kity, una de las hermanas de Diego.

Las comunicaciones tienen lugar entre el 7 y el 10 de noviembre, días después de que Diego fuera operado en la Clínica Olivos por un hematoma subdural en el hemisferio izquierdo del cráneo. En esa conversación, lo que se debate es el post operatorio del astro, entre una internación domiciliaria o permanecer hospitalizado, y surgen detalles de un resquemor de las tres hijas mujeres, sobre todo de Dalma, por el accionar de Verónica Ojeda.

Dalma, Gianinna y Jana, unidas en el chat por la salud de su padreDalma, Gianinna y Jana, unidas en el chat por la salud de su padre

Las visitas a Diego en Olivos y la internación domiciliaria

El 7 de noviembre, Gianinna se manifiesta a favor de una internación domiciliaria, “Cumpliéndola, y ver de qué forma nos ‘capacitamos’ para poder ayudarlo y sostener el ‘no’ cuando pida tomar, cuando pida pastillas para dormir”. Al día siguiente, Dalma escribe al grupo alertando por una posible visita de Verónica Ojeda a la Clínica Olivos. “Como todos sabíamos y estamos de acuerdo, las únicas autorizadas somos Gianinna, Jana y yo”. Gianinna contestó que Ojeda “estaba al tanto que no podía entrar”. “Quiero saber si todos están de acuerdo. Acá hay que sumar, no venir a hacer quilombo”, contestó Dalma.

Allí intervino por primera vez Luque, que aporta que había recibido un llamado de Ojeda, preguntando por la salud de Diego y por la posibilidad de visitarlo junto a Dieguito Fernando. “Le dije que es terapia intensiva”, respondió el neurocirujano. Allí la conversación se corta y pasa a la tarde del mismo día. Gianinna informa desde la clínica que Diego mostraba buenas señales: “Estaba con hambre, no comió todo, pero muy bien”, reportó la joven. En tanto, Dalma cuestionó la intervención de Alfredo Cahe, histórico médico del astro. “Dice en la tele que papá está completamente dormido y que nunca se despertó. ¿ESTE TIPO ESTÁ LOCO? (sic)”. Ayer de acá le dijeron que se vaya ,no entiendo”, contestó Gianinna.

Al rato interviene nuevamente el doctor Luque. Ajeno a la conversación, ingresa con un contenido multimedia que la transcripción no permite apreciar. “Que buena foto me sacaron jajajajaja”, escribió el neurocirujano, que continuó adjuntando stickers y emojis. Solo Diego Junior recoge el guante con un par de emojis, hasta que interviene Agustina Cosachov: “Luque baja del pony jajajaja!! La verdad que es buena encima”, escribe la psiquiatra.

A continuación, la profesional retoma la conversación seria: “Como decíamos el otro día mucha gente va a hablar y con todo respeto profesional por el doc Cahe, está mayor, pensémoslo así”. “Sí, está mayor”, asiente Gianinna, mientras su tía Kity confirma y alerta: “Sí, entiendo que está mayor pero asusta un poco”.

Luque y Maradona luego de la operaciónLuque y Maradona luego de la operación

Luego Gianinna vuelve a reportar mejoras en la salud del padre. “Comió y clavó doble postre Serenito. Tomó jugo de arándanos y no llegó a ver bien el primer tiempo de Boca aunque se lo puse en el Ipad. Se quedó dormido”; escribió la madre de Benajmín, que también expresó los malestares propios de la situación post operatoria. “Se quiere rascar donde tiene la cicatriz. Cuando le explico que no se toque que tiene la herida, para. Está con un poco de dolor en las piernas y espalda. Estuvo medio perdido antes de dormirse, pero todo bien”

La tarde del 9, Cosachov informa de una reunión con directivos de la clínica y de la prepaga sobre las posibilidades de tratar la salud de Diego. “Hay dos alternativas, internación en un lugar intermedio (clínica que propone Swiss Medical) y la internación domiciliaria, consideramos en común acuerdo que lo mejor es intentar en primer lugar la domiciliaria con apoyo de Swiss y gente capacitada”.

“La otra alternativa sería muy complicada considerando que Diego se quiere ir ya si fuese por él”, completa la psiquiatra. “Quedamos todos de acuerdo que vamos a seguir una línea para que la internación domiciliaria sea efectiva (evitando fugas)”, aporta Gianinna.

Al día siguiente, 10 de noviembre, Gianinna convoca a sus hermanas de urgencia. “Vamos a tener que hablar las tres con papá. se quiere ir”, alertó y contó detalles de esa mañana. “Arrancó a las 5 lo estiré hasta las 7 y le pedí el desayuno. Pidió bañarse, lo afeitaron, perfumado y todo pidió pantalón. Ahora nos queda la parte más difícil”, escribió la empresaria. Al día siguiente, Diego dejaba la clínica por orden de Luque y comenzaba la internación domiciliaria en la casa de Tigre.

Las tensiones con Verónica Ojeda

Durante la tarde de ese 10 de noviembre, Gianinna retoma el chat. “Disculpen, ¿hay que llevar abogado a la reunión de hoy? No entiendo”. “Yo tampoco entiendo, ¿qué pasó?”, se sorprendió Dalma. “¿Qué es lo que pasa?”, preguntó Jana. “Supuestamente Verónica va con su abogado a la reunión de hoy. Por experiencia tengo miedo. Simplemente eso”, informó Gianinna.

Diego Maradona Verónica Ojeda y el hijo de ambos, Dieguito FernandoDiego Maradona Verónica Ojeda y el hijo de ambos, Dieguito Fernando

Este comentario desató la furia de Dalma: “Que se deje de hacer circo. No hay reunión entonces. Para hacer circo que se vaya a otro lado”, comentó la hija mayor. Jana intervino buscando una postura conciliatoria: “Lo ideal sería en el caso de que vaya con un abogado que se quede afuera y podamos tener una reunión de gente adulta y tranquila. Dandole a cada uno su espacio para encontrar la manera de seguir esto adelante”.

Pero Dalma se mantuvo en la suya: “Yo ya me asesoré legalmente y ella no tendría nada que hacer en la reunión, se le avisa para que esté informada (cuando podríamos no hacerlo) y quiere venir con un abogado?”, cuestiona, y Gianinna aporta: “Que pena que sea siempre lo mismo”.

“Para no generar un drama mayor sobre esto, ¿estamos de acuerdo en qué Verónica esté presente?”, preguntó Jana y nuevamente se postuló como mediadora: “Yo me ofrezco hablar con ella para que no vaya con abogado, porque acá estamos tirando para el mismo lado”. Desde allí, el diálogo es directo entre Dalma y Jana.

DalmaHablá todo lo que quieras , pero también date cuenta QUE SIEMPRE GENERA UN TEMA QUE NO VA”.

JanaBueno, entiendo que es difícil, pero si se puede resolver de manera tranquila y sin bardo, mejor. Llegar a esta reunión ya fue súper difícil por falta de comunicación, no mandemos todo al carajo ahora

DalmaAcá la única que hace bardo y expone todo a la prensa es ella, pido discupas pero no voy a participar de su circo.

JanaQuisiera que todas las partes estemos presentes porque somos igual de importantes, pero te entiendo y respeto. Si hay algo a lo que pueda ayudar, a disposición.

DalmaSi pudiera estar Dieguito sería genial y tengo clarísimo que todos somos igual de importantes. ¡Te agradezco!

Seguir leyendo

Judiciales

Píparo: no quieren que se vean los celulares

Publicado

on

Por

La fiscal Di Lorenzo rechaza la idea de pedir el secuestro de los móviles

El abogado que representa a uno de los motociclistas atropellados, Martín De Vargas, le pidió a la fiscal María Eugenia Di Lorenzo que secuestre y abra los celulares de Carolina Píparo, su marido, Juan Ignacio Buzalli y el secretario de Seguridad de La Plata, Darío Ganduglia. Es que en los mensajes entre ellos puede encontrarse la verdad sobre lo ocurrido, tanto en el robo que habría sufrido la legisladora, como después en el atropellamiento de los dos motociclistas, el arrastre de la moto a lo largo de varias cuadras y la forma en la que fue convocado Ganduglia y cómo intervino.

Parece probado en la causa, que el funcionario no participaba de ningún operativo y que llegó únicamente para asistir a la legisladora.

Por ahora, la fiscal no aceptó la medida pese a que el pedido de De Vargas parece razonable. El letrado va a insistir porque sostiene que es una prueba de máxima importancia.

En La Plata se sabe que Píparo apuntaba a encabezar la lista de diputados de Juntos por el Cambio en 2021 y se menciona que Ganduglia podía ser el próximo candidato a intendente de la capital bonaerense. Es más, el intendente Julio Garro está de licencia hasta febrero y se menciona que quien toma las decisiones en su reemplazo es Ganduglia.

Seguir leyendo

Más Vistos