Connect with us

salud

Remedios: la demanda cayó un 13% en 3 años y ya se compran 11 mil cajas menos por hora

Publicado

on

Los economistas, en clases teóricas, suelen referirse a los medicamentos como claros ejemplos de productos cuya demanda resulta “inelástica”. Es decir, que se supone que sus ventas tienden a variar muy poco, incluso cuando sus precios suben. Porque, al ser tan esenciales, la gente hace todo lo posible por seguir comprándolos. El concepto puede sonar razonable dentro de un aula, y de hecho se cumple en el común de los países. Pero la Argentina, en medio de su crisis sin fin, se empeña en ser la excepción.

En los últimos años, los remedios se encarecieron fuertemente. Y los niveles de consumo, lejos de quedar estables, experimentaron caídas cada vez más abruptas. Un nuevo mínimo acaba de alcanzarse y la disminución acumulada impresiona: en el país ya se compran casi 11 mil cajas menos por hora que tres años atrás. Lo que pone en alerta a especialistas, al ser un serio indicio de que la gente, por falta de dinero, está soportando malestares evitables e incumpliendo tratamientos prescriptos por sus médicos.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Portada

Detectan el primer caso sospechoso de infección humana por un virus mortal transmitido por mosquitos

Publicado

on

Por

Se trata de la encefalitis equina del este, una enfermedad con alta tasa de letalidad en caballos y, al parecer, también lo sería en personas.

Las autoridades del Departamento de Salud del estado de Michigan, Estados Unidos, informaron sobre el primer caso humano detectado este año como sospechoso de contraer la encefalitis equina del este (EEE), un virus mortal transmitido por mosquitos.

El hombre infectado dio positivo a las primeras pruebas, aunque se esperan los resultados definitivos, en las próximas horas. La institución a cargo señaló que este caso detectado en humanos se suma a los 22 diagnósticos confirmados en caballos, ubicados en 10 condados, así como a otros nueve confirmados del virus del Nilo Occidental.

“Este supuesto caso de EEE en un residente de Michigan muestra que es una amenaza en curso para la salud y la seguridad de los michiguenses, y pide que se sigan tomando medidas para prevenir la exposición, incluyendo la fumigación aérea”, afirmó Joneigh Khaldun, director ejecutivo médico y jefe adjunto de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan (MDHHS).

En 2019, el virus enfermó a 38 personas en EE.UU., 10 de ellas en Michigan. Este año, y hasta el 9 de septiembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del país norteamericano (CDC, por sus siglas en inglés) han confirmado cinco casos humanos de EEE, de los cuales tres en Massachusetts y dos en Wisconsin.

Entre las medidas de prevención, se recomienda a los habitantes que se protejan de las picaduras de mosquitos y cancelen sus actividades al aire libre, al menos después del anochecer, y “en particular las que involucren a niños”, para reducir el riesgo de picaduras.

Además, el MDHHS anunció que esta semana se llevará a cabo un operativo de fumigación aérea contra mosquitos en ciertas áreas de alto riesgo del estado, utilizando aviones especializados que rociarán un producto llamado Merus 3.0.

Características de la enfermedad

Según el comunicado de las autoridades, la EEE “es una de las enfermedades más peligrosas transmitidas por mosquitos en EE.UU., con una tasa de mortalidad del 33 % en personas y del 90 % en caballos”.

El tiempo de incubación es de 7 a 10 días y los síntomas, en el 94 % de los casos, consisten en un cuadro febril de 39 °C a 40 °C que cede en aproximadamente cuatro o cinco días. Sin embargo, los contagiados también pueden presentar dolores de cabeza, malestar general, escalofríos, dolor de huesos, náuseas, vómito y diarrea.

El organismo advierte que “la EEE tiene un alto porcentaje de letalidad” y que en los pacientes que sobreviven hay una elevada frecuencia de “secuelas permanentes de tipo neurológico (especialmente en menores de cinco años), como retardo mental, convulsiones y parálisis, dado el severo daño cerebral”.

Medidas de prevención

El MDHHS recomienda aplicar repelentes de insectos sobre la piel o la ropa expuestas. Asimismo, insta a usar camisas de manga larga y pantalones largos cuando se esté al aire libre.

Adicionalmente, se aconseja colocar mosquiteros en las puertas y ventanas y vaciar o tapar los depósitos de agua donde se pueden reproducir esos insectos, como piscinas para niños cuando no estén en uso, llantas viejas o sitios similares donde los mosquitos pueden poner huevos.

Seguir leyendo

Coronavirus

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva pide que se vuelva a una fase de aislamiento más estricta

Publicado

on

Por

A una semana de la dura carta y la reunión con el presidente Alberto Fernández, el doctor Arnaldo Dubin advirtió que hay peligro cierto de un desastre sanitario si continúa la flexibilización de la cuarentena

El pedido de auxilio era en realidad un grito a toda la sociedad y también al Gobierno. Los médicos que atienden a las personas en las terapias intensivas, que padecen una forma moderada o grave de COVID-19 se vieron muchas veces desbordados en los últimos días con la carga previa de arduo trabajo y cansancio acumulado por la pandemia y por el incremento de contagios e internaciones ocurridas recientemente.

Por eso, el primer día de septiembre, escribieron una carta desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) en la que alertaban del colapso en la atención médica que estaban viviendo.

“Sentimos que no podemos más. Observamos en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos, que se siente bien por ahora. ¿Qué pasará con ellos y sus familiares mañana? ¡Ojalá que no se transformen en uno de nuestros pacientes que, con fuerzas, trataremos de arrebatarle a la muerte!”, afirmaron los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de terapia intensiva en la cruda misiva.

Personal médico realiza controles a pacientes con COVID-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Personal médico realiza controles a pacientes con COVID-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

Al otro día, varios de sus miembros, encabezados por el doctor Arnaldo Dubin fueron recibidos por el presidente Alberto Fernández en la Residencia de Olivos donde se mostraron preocupados por el colapso que está viviendo el sistema sanitario en varias regiones del país, incluida la ciudad de Buenos Aires.

Los contagios están aumentando y la enfermedad se está dispersando en el país. En el AMBA la situación sigue siendo muy grave. Algunos sostienen que estamos en una meseta y eso da tranquilidad. Pero nosotros no estamos de acuerdo con eso. Es una meseta con muchos casos y hay un riesgo de saturación del sistema sanitario. Estamos particularmente preocupados por la situación en las terapias intensivas, que antes de la pandemia ya era compleja. La pandemia no solamente desnudó las carencias estructurales y agravó la situación. Tenemos una sobrecarga de trabajo enorme, como jamás ocurrió antes. Estamos agotados físicamente, exhaustos en los psicológico. Comentemos errores, nos enfermamos. Hay compañeros fallecidos. Los resultados en terapias intensivas no son los mismos. La letalidad está aumentando, aún con valores mejores al resto del mundo”, manifestó a Dubin a la salida de la reunión.

Hoy, una semana después de aquel encuentro, Dubin volvió a manifestarse al pedir desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva que se vuelva a una fase de aislamiento más estricta porque “las proyecciones matemáticas de coronavirus en el país son aterradoras”.

“La Argentina tiene una letalidad baja comparada con otros países que tienen sistemas de salud muy desarrollados, como es el caso de Reino Unido. Es decir, tenemos muchos menos decesos en relación a la cantidad de contagiados. Sin embargo, la letalidad está aumentando y esto tiene que ver con lo que está pasando en la terapia intensiva y la escasez de médicos especializados. Eramos pocos antes de la pandemia y la enfermedad agudizó este problema”, explicó Dubin.

Rodolfo Velazquez, quien padece coronavirus (COVID-19), descansa en su cama de terapia intensiva en el hospital Dr. Alberto Antranik Eurnekian, en Ezeiza, en los suburbios de Buenos Aires, Argentina. August 21, 2020. REUTERS/Agustin Marcarian

Rodolfo Velazquez, quien padece coronavirus (COVID-19), descansa en su cama de terapia intensiva en el hospital Dr. Alberto Antranik Eurnekian, en Ezeiza, en los suburbios de Buenos Aires, Argentina. August 21, 2020. REUTERS/Agustin Marcarian

Estamos exhaustos, estamos propensos a cometer errores, y la enfermedad ha diezmado nuestras filas. Nuestro compromiso es ineludible, pero somos humanos y tenemos límites”, afirmó en declaraciones a Radio Provincia.

“Vemos con preocupación lo que ha pasado durante estos últimos días. Vimos que la gente se aglomeraba en bares y café sin guardar distancias y sin elementos de protección. Cuestiones bizarras, como el festejo en el Cerro Chapelco, o las manifestaciones en el Obelisco quemando barbijos. Esto se va a acompañar con un aumento de casos. Y esto no sé si lo vamos a poder afrontar en las terapias intensivas”, aseguró y denunció que algunos sectores “insisten en que la situación epidemiológica está controlada, que se flexibilice la circulación y que no haya controles, pero esto tendrá un valor muy determinante en el comportamiento de la población”.

El médico explicó que si bien en terapia intensiva los profesionales están preparados para los peores escenarios, “esos discursos no ayudan porque estamos frente a riesgos significativos”. “Hay peligro cierto de desastre sanitario”, remarcó y afirmó que “las proyecciones matemáticas son aterradoras”.

Un médico revisó el estado de salud de un paciente con COVID-19 en el Pabellón de Terapia Intensiva (Foto: Cuartoscuro)Un médico revisó el estado de salud de un paciente con COVID-19 en el Pabellón de Terapia Intensiva (Foto: Cuartoscuro)

“Yo no soy epidemiologo o sanitarista, soy profesor e investigador e intensivista y mi enfoque puede ser recortado. Pero estoy alertando un colapso de la terapia intensiva y no veo otra posibilidad que hacer más estricta las medidas de aislamiento, que es lo único que se puede hacer”, afirmó. También explicó que “los intensivistas somos una especie en extinción. Y eso no se puede comprar, no se puede fabricar”.

Terapias intensivas llenas

“En 20 provincias se registra un aumento de la ocupación de camas en el último mes y muchas de ellas están casi al 100 por ciento como Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Jujuy” con el agravante de “una merma de intensivistas” para la atención, indicó la secretaria de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, (SATI) Rosa Reina.

“Antes de la pandemia había 1.800 intensivistas en todo el país y que ahora son muchos menos ya que algunos fallecieron por el mismo coronavirus y no se puede incrementar el número porque se trata de una especialidad que requiere una formación profesional de cuatro años”, agregó. Por su parte, Célica Irrazábal, médica de terapia intensiva del Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires, precisó que “hace mucho” que los profesionales del área son “pocos” y remarcó que, “cuando se da este síndrome de acorralamiento de camas, lo sufrimos siempre”.”Aumentó entre cinco y seis veces la cantidad de camas pero no los intensivistas. En el Clínicas se multiplicó por siete la cantidad de camas, pero dado el aumento de contagios era un milagro tener una cama libre, aunque siempre pudimos dar respuesta a la demanda”, destacó Irrazábal.

Según datos del Ministerio de Salud, el total de camas de terapia intensiva en toda la Argentina es de 11.500: 3757 en la provincia de Buenos Aires y 2000 en la Capital Federal (400 públicas y 1600 privadas).

Seguir leyendo

salud

Una mujer puede haberse curado del VIH sin tratamiento médico

Publicado

on

Por

El virus parece haber sido acorralado en partes del genoma donde no puede reproducirse, informaron los científicos.

Una mujer que se infectó con el VIH en 1992 puede ser la primera persona curada del virus sin un arriesgado trasplante de médula ósea o incluso medicamentos, informaron los investigadores.

Los científicos también informaron que otras 63 personas de su estudio que controlaron la infección sin medicamentos, el VIH aparentemente fue capturado en el cuerpo de tal manera que no pudo reproducirse.

El hallazgo sugirió que estas personas podrían haber logrado una “cura funcional”.

La investigación, publicada en la revista Nature, esboza un nuevo mecanismo por el cual el cuerpo puede suprimir el VIH, visible sólo ahora debido a los avances en la genética.

El estudio también ofrece la esperanza de que un pequeño número de personas infectadas que han tomado terapia antirretroviral durante muchos años puedan igualmente ser capaces de suprimir el virus y dejar de tomar los medicamentos, lo que puede suponer una carga para el cuerpo.

“Sugiere que el tratamiento en sí mismo puede curar a las personas, lo que va en contra de todo el dogma“, dijo el Dr. Steve Deeks, experto en SIDA de la Universidad de California en San Francisco y autor del nuevo estudio.

Un transplante de médula ósea fue parte del tratamiento que ayudó a Adam Castillejo a superar el VIH y el cáncer.  Foto Andrew Testa para The New York Times.

Un transplante de médula ósea fue parte del tratamiento que ayudó a Adam Castillejo a superar el VIH y el cáncer. Foto Andrew Testa para The New York Times.

La mujer es Loreen Willenberg, de 66 años, de California, ya famosa entre los investigadores porque su cuerpo ha suprimido el virus durante décadas después de la infección comprobada.

Sólo otras dos personas – Timothy Brown de Palm Springs, California, y Adam Castillejo de Londres – han sido declarados curados del VIH. Ambos hombres se sometieron a agotadores trasplantes de médula ósea para el cáncer que los dejó con sistemas inmunológicos resistentes al virus.

Los trasplantes de médula ósea son demasiado arriesgados para ser una opción para la mayoría de las personas infectadas con el VIH, pero las recuperaciones despertaron la esperanza de que la cura fuera posible.

En mayo, los investigadores en Brasil informaron que una combinación de tratamientos para el VIH puede haber llevado a otra cura, pero otros expertos dijeron que se necesitaban más pruebas para confirmar ese hallazgo.

“Creo que es una novedad, un descubrimiento importante”, dijo la Dra. Sharon Lewin, directora del Instituto Peter Doherty para la Infección y la Inmunidad en Melbourne, Australia, sobre el nuevo estudio.

“El verdadero desafío, por supuesto, es cómo se puede intervenir para que esto sea relevante para los 37 millones de personas que viven con el VIH.”

Una mujer muestra las pastillas de su tratamiento antirretroviral en su casa en California. -Foto  Jason Henry para The New York Times

Una mujer muestra las pastillas de su tratamiento antirretroviral en su casa en California. -Foto Jason Henry para The New York Times

Incluso entre los virus, el VIH es particularmente astuto y difícil de erradicar. Se inserta en el genoma humano y engaña a la maquinaria de la célula para hacer copias. El VIH prefiere naturalmente acechar dentro de los genes, los objetivos más activos de las copias de la célula.

En algunas personas, el sistema inmunológico con el tiempo caza las células en las que el virus ha ocupado el genoma.

Pero un escrutinio intensivo de los participantes en este estudio mostró que los genes virales pueden estar abandonados en ciertas regiones “bloqueadas y cerradas” del genoma, donde no puede ocurrir la reproducción, dijo el Dr. Xu Yu, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Harvard.

Los participantes en la investigación fueron los llamados controladores de élite, el 1% de las personas con VIH que pueden mantener el virus bajo control sin medicamentos antirretrovirales.

Es posible que algunas personas que toman terapia antirretroviral durante años también puedan llegar al mismo resultado, especialmente si se les dan tratamientos que puedan reforzar el sistema inmunológico, especularon los investigadores.

“Este grupo único de individuos me proporcionó una especie de prueba de concepto de que es posible con la respuesta inmunológica del huésped lograr lo que es realmente, clínicamente, una cura”, dijo Deeks.

Los controladores de élite han sido estudiados exhaustivamente para obtener pistas de cómo controlar el VIH.

Willenberg ha estado inscrito en tales estudios durante más de 25 años. Con la excepción de una prueba de hace años que dio un resultado positivo, los investigadores nunca pudieron identificar ningún virus en sus tejidos.

En el nuevo estudio, Yu y sus colegas analizaron 1.500 millones de células sanguíneas de Willenberg y no encontraron ningún rastro del virus, incluso usando nuevas y sofisticadas técnicas que pueden señalar la ubicación del virus dentro del genoma.

Millones de células del intestino, el recto y el intestino tampoco mostraron signos del virus.

“Podría añadirse a la lista de lo que creo que es una cura, a través de un camino muy diferente“, dijo Lewin.

Otros investigadores fueron más circunspectos. “Es ciertamente alentador, pero especulativo”, dijo la Dra. Una O’Doherty, viróloga de la Universidad de Pensilvania. “Necesito ver más antes de decir, ‘Oh, está curada’. ”

Pero O’Doherty, una experta en el análisis de grandes volúmenes de células, dijo que estaba impresionada por los resultados en general.

Otras 11 personas del estudio, a quienes los investigadores llamaron controladores excepcionales, tienen el virus sólo en una parte del genoma tan densa y remota que la maquinaria de la célula no puede replicarlo.

Algunas personas que suprimen el virus sin medicamentos no tienen anticuerpos detectables o células inmunes que respondan rápidamente al VIH. Pero sus sistemas inmunológicos llevan una potente memoria del virus, según el equipo.

Las poderosas células T, un componente del sistema inmunológico, eliminaron las células en las que los genes virales se habían alojado en partes más accesibles del genoma. Las células infectadas que quedaron retenían el virus sólo en regiones remotas del genoma donde no podía ser copiado.

“Esa es realmente la única explicación para los hallazgos que tenemos”, dijo el Dr. Bruce Walker, un investigador del Instituto Ragon en Boston que ha estudiado los controladores de élite durante 30 años.

Alrededor del 10% de las personas que toman tratamientos antirretrovirales, especialmente aquellos que empiezan a hacerlo poco después de ser infectados, también suprimen con éxito el virus incluso después de dejar de tomar los medicamentos.

Tal vez algo similar también funcione en esas personas, según sugirieron los expertos.

Los estudios de la cura del VIH se han centrado en erradicar todo el virus que se esconde en el genoma. El nuevo estudio ofrece una solución más alcanzable: Si el virus permanece sólo en las partes del genoma donde no puede ser reproducido, el paciente todavía puede lograr una cura funcional.

 “Sugiere que mientras estamos haciendo estos estudios, necesitamos no sólo mirar la cantidad del reservorio, sino que realmente necesitamos mirar la calidad”.

Desde que los investigadores completaron el estudio, han analizado muestras de 40 controladores de élite y han encontrado un par más que podrían calificar como curas, dijo Yu. “Creemos que definitivamente hay muchos de ellos ahí fuera”.

Con la ayuda de Deeks, están en contacto con personas con VIH que han tomado medicamentos antirretrovirales durante 20 años o más y que pueden haber logrado desterrar el virus a los desiertos de sus genomas.

Los medicamentos antirretrovirales pueden tener efectos secundarios graves, incluyendo enfermedades cardíacas y daños en los órganos, especialmente cuando se toman durante muchos años.

Una cura funcional, si es confirmada por más investigaciones, transformaría la vida de los pacientes, dijo Yu. “Pueden detener su tratamiento y pueden ser curados, para estar sanos el resto de su vida”.

Seguir leyendo

Más Vistos