Connect with us

Internacional

Un argentino en medio de la Guerra: “Están atacando a la población civil con drones suicidas”

Publicado

on

En medio de la Pandemia, el periodista Leonardo Moumdjian (43) viajó como corresponsal para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj). En charla con Infobae da testimonio de cómo las tropas turcas y azeríes pretenden aniquilar al pueblo armenio. “Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, sostiene

Desde que llegó a Armenia tiene los cinco sentidos a flor de piel. Habla de olor a fuego y dice que el sabor de la granada le aportó una cuota de dulzura a sus amargas recorridas por pueblos totalmente devastados. Lo vio (casi) todo: desde casas en ruinas, hasta soldados mutilados, pasando por misiles smerch incrustados en la ruta.

El oído, dice, es clave. Con los días aprendió a diferenciar entre un “drone merodeador” y un “drone suicida”, también llamado “Harop”. Los primeros, explica, tienen un ruido muy particular, como un “zumbido de abeja”. Los usa el Ejército Turco y Azerí para sacar fotos del territorio. Quince minutos después aparecen los drones suicidas.

“Pesan 23 kilos y pueden volar hasta 6 horas. Una vez que eligen el objetivo, descienden y explotan. Dejan un daño de aproximadamente 20 metros de radio. En las trincheras donde están los soldados, no les tienen miedo a las balas sino a los drones. Lo grave es que también los están usando para atacar a la población civil”.

"Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj", dice Leo.“Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj”, dice Leo.

Quien pone en contexto es Leonardo Moumdjian. Leo, como lo llaman cariñosamente, tiene 43 años y creció en Valentín Alsina. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista y conductor del magazine radial “Ayres de Armenia”, el pasado 10 de octubre partió desde Ezeiza rumbo a Ereván (la capital de Armenia), como corresponsal acreditado del Diario Armenia para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj), junto con un productor y un camarógrafo.

Leo es también marido y papá de dos adolescentes de 15 y 17 años. “Ni a mi mujer ni a mis hijas les convenció la idea de que viajara como corresponsal de guerra porque, en el imaginario social, hay una idea de que te caen bombas a los costados. Si bien hay algo de eso, no es tan así. Por otro lado, creo entender que esta es mi labor. No solo como periodista sino como armenio. Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, apunta Moumdjian en referencia a la contienda que motivó su viaje.

Leo junto a Garo Seferian. "Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros", cuenta el periodista.Leo junto a Garo Seferian. “Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros”, cuenta el periodista.

La nota con Infobae se pactó -en un principio- para el lunes 26 de octubre, pero un par de horas antes hubo que cancelarla. “Estamos en una extracción, por lo tanto nos estamos yendo de Stepanakert (capital de la República de Artsaj), porque había un alto al fuego que no se respetó. Azerbaiyán sigue tirando misiles en las ciudades de Martakert y Martuní. Lo que tengo que hacer es dejar esta zona rápidamente. Cuando llegue a un lugar más seguro nos comunicamos”, explicaba Leo a este medio vía audios de WhatsApp.

El contacto lo retomó el miércoles 28 a las 7 AM desde la ciudad de Goris, situada en la frontera de Armenia y la República de Nagorno-Karabaj. Recién levantado, todavía sin desayunar, el argentino prestó testimonio de su labor en medio del conflicto bélico.

“Desde que llegamos, estamos cubriendo los ataques contra la población civil. Porque no están atacando zonas bélicas, sino poblaciones civiles: casas de familia, hospitales, catedrales. Mi tarea consiste en registrar y documentar todo eso. Lo que hago es ir a distintos poblados, hablar con la gente de ahí y mostrar su realidad”, cuenta Leo.

En lo que va de su corresponsalía, el periodista también presenció varios avisos de alarma ante posibles ataques. “Tuvimos que salir corriendo al búnker: una especie de sótano donde estás protegido. Allí pasamos un par de noches”, dice.

"Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los 'pabuch' del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal", contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.“Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los ‘pabuch’ del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal”, contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.

-¿Con qué panorama te encontraste?

-La situación es dramática. Las mujeres y los niños de Artsaj fueron evacuados. Los hombres se quedaron y están defendiendo sus tierras. Tienen esa idiosincrasia. Saben que del otro lado los quieren eliminar y están poniendo el cuerpo. He visto situaciones dantescas. Ambulancias reventadas, hospitales destruidos, soldados mutilados. Parece una tontera, pero de alguna forma y después de varios días de estar acá, es como que empezás a naturalizar los bombazos. Como armenio he leído historias reivindicatorias de gestas patrióticas, pero como argentino me sigue sorprendiendo mucho la guerra. Muchísimo.

-¿Cómo se movilizan vos y tu equipo?

-De la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros. Digo teóricamente porque los últimos dos días no nos pudieron garantizar esa seguridad. Nos tocó ir a Askerán, a dos o tres kilómetros de la frontera, y cuando llegamos empezaron los intercambios. Misiles a lo lejos y ametralladoras y tiros de cerca. Aunque había una orden de alto al fuego, Turquía y Azerbaiyán duplicaron la apuesta. Los ataques son por todos los frentes (en Mardiní, en Mandaquer, en Yabraí), pero la zona sur es la más comprometida porque es por donde quieren entrar los turcos y azeríes para luego tomar ese sector de Armenia y unir Turquía con Azerbaiyán

Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).
Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).

-¿Qué te genera estar en medio del conflicto bélico?

Miedo no tengo. Soy precavido. Trato de tener un plan A, B y C. Lo principal es tener bien estudiado el terreno. Más allá de la información de la que dispongo, lo que hago es leer las situaciones. Si salgo a una carretera y veo una movilización importante de tropas lo primero que pienso es: “¿Tengo posibilidades de salir de acá?”. El lunes 26 de octubre, cuando íbamos a hacer la nota, yo estaba Stepanakert y comenzaron los bombardeos. Hablé con mis fuentes y me dijeron: “Estás medio jugado”. Entonces activamos la salida. Es así de peligroso. Es más, te voy a contar una anécdota. Hace cuatro años, en 2016, viajé para hacer un informe sobre la Guerra de los Cuatro Días (un conflicto armado entre el Ejército de Defensa del Alto Karabaj, respaldado por las Fuerzas Armadas de Armenia, contra las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán) y a mí los azeríes me pusieron en una lista negra. Si me llegan a agarrar no sé si cuento la historia.

-Desde que llegaste, ¿atravesaste alguna situación límite?

-Sí. Fue un sábado a eso de las 17 PM. Otra vez necesitaba irme de Stepanakert, pero recién conseguía una salida para el domingo a las 8.30 AM. Empecé a hacer llamados, a triangular con Buenos Aires… No podía esperar doce o dieciocho horas: era una eternidad. Pedí ayuda en el lobby del hotel para irme a Goris y me dijeron: “Recién salió un auto para allá. Ahora es casi imposible”. Subí a mi habitación, agarré mi credencial de prensa, le corté la parte armenia y empecé a borrar las fotos del celular. Siempre pensando en que si me agarra un azerí y me relaciona con Armenia, más allá de que sea un periodista internacional, estoy jugado. Fueron dos o tres horas muy largas. Ahí sí sentí miedo.

Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark'unik'.
Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark’unik’.

-Cubrir una Guerra en un contexto de Pandemia. ¿Cómo te cuidás?

Para salir a la calle llevo un chaleco que pesa como diez kilos y un casco, que me aprieta un poco la cabeza. Con respecto al COVID-19 en Armenia y Artsaj yo veo muy poca gente con tapabocas. También es cierto que no hay tanta concentración de población. ¿Qué te puedo decir? Yo llevo mi barbijo y mi alcohol en gel para protegerme y limpiarme las manos, porque acá hay mucho contacto físico: te presentan gente, saludás soldados, capitanes… Hacemos lo que podemos.

Leo se define como un activo participante de la Causa Armenia. Dice que defiende la Memoria y recuerda el Genocidio Armenio del que, el pasado 24 de abril, se cumplieron 105 años. La historia, sostiene el periodista, parece repetirse. “El gran gestor de esta guerra es Turquía. Azerbaiyán se transformó en un títere de Erdogan. Quieren un Artsaj (Nagorno Karabaj) sin armenios. Pretenden eliminarlos y tiene posibilidades porque la fuerza bélica turca es muy superior. Los armenios tienen la valentía de estar en las trincheras soportando los ataques. Es urgente que los organismos internacionales se expidan sobre este tema”, concluye.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Internacional

Viajaban 20 personas en un gomón, se pinchó y hay un muerto y 4 desaparecidos en el río Bermejo: el video antes del desastre

Publicado

on

Por

Ocurrió esta mañana en la frontera con Bolivia, a la altura de la ciudad Aguas Blancas

Momentos de tensión y desesperación se viven por estas horas en el norte salteño, luego de que un gomón se pinchara cuando intentaba cruzar el río Bermejo, a la altura de la ciudad Aguas Blancas, en el límite con Bolivia, con al menos 20 personas, entre ellas mujeres y niños. Según confirmaron fuentes de la investigación a Infobae, se encontró un cadáver a poco más de un kilómetro de donde naufragó la barcaza. Además, las autoridades buscan al menos a 4 personas que se encuentran desaparecidas, entre los que hay un bebé de un año. El resto de los tripulantes se cree que estarían a salvo en suelo boliviano.

Tras conocerse el hecho, se desplegó un gran operativo para encontrar a las personas desaparecidas. Desde esta tarde, trabajaban en el lugar efectivos de Defensa Civil de Salta, Gendarmería Nacional, Bomberos de la Policía de Salta y Bomberos voluntarios de Orán y Aguas Blancas.

Así, según las primeras informaciones, cerca de 20 personas que intentaban cruzar el río en un gomón fueron arrastradas por la corriente, luego de que la embarcación sufriera una pinchadura debido a la palizada. Una mujer que se encontraba a bordo y que logró llegar a territorio boliviano relató que tuvieron que saltar de la barcaza para salvar su vida. “Estábamos cruzando, iba mucha gente dentro y el botero no podía dirigir bien el gomón. Le pedimos que nos retorne, pero se pinchó y no había más que saltar”, relató a Radio Fides Bermejo Laura A., una joven que había llegado desde Tucumán.

El gomero pinchado en medio del cauce del ríoEl gomero pinchado en medio del cauce del río

El personal a cargo de la búsqueda, comandado por el fiscal Juan Luis Bruno, titular de la fiscalía de Orán, pocas horas atrás halló el cadáver de un hombre de mediana a poco más de un kilómetro de donde ocurrió el accidente y es el primer fallecido confirmado en la tragedia. El cuerpo, aún sin identificar, fue trasladado a la morgue de la zona para que le realicen la autopsia pertinente.

Además, según confirmaron a este medio, encontraron a un sobreviviente, que se hallaba en un islote en medio del cauce del río. El hombre, oriundo de Mendoza, detalló que llegó a Aguas Blancas para realizar un “tour de compras”. Según su relato, el hombre viajaba junto a su esposa y su madre, que se encuentran a salvo en el país vecino. Sin embargo, contó que en la barcaza viajaba también su hijo de un año que aún se encuentra desaparecido.

Los efectivos continúan los rastrillajes mientras con la ayuda de personal de seguridad de la Policía de Bolivia intentan identificar al resto de los tripulantes que llegaron a salvo a suelo boliviano. Por otro lado, en el marco de la investigación, se está rastreando a los cuatro “gomeros” que iban a bordo de la barcaza para tomarles declaración y cuenten que fue lo que ocurrió debido al marco irregular en el que transucurrió el cruce a Bolivia. Se sospecha que se encuentran en el país vecino.

Imagen aérea del gomón Imagen aérea del gomón

Mientras tanto efectivos del área naval y una avioneta de la Gendarmería argentina realizan la búsqueda por distintas zonas. Según informaron los medios locales, las lluvias que se registraron provocaron el incremento del caudal; sin embargo, algunas personas se arriesgan a cruzar la frontera en estas condiciones. Con este caudal se volvió imposible cruzar el río Bermejo en esa zona.

Según informó la Gendarmería, la unidad de Aviación de Orán sobrevoló la zona con un Helicóptero GN919 y constató restos del gomón río abajo. Además, desde el helicóptero se divisaron seis ciudadanos trasladándose a pie del lado boliviano, pero se desconoce si eran ocupantes del gomón.

En esa zona, se realiza el cruce de mercadería ilegal entre los dos países: Argentina y Bolivia. Esa frontera está dividida por el estrecho río Bermejo. El agua color mate separa las ciudades de Aguas Blancas, lado argentino, y de Bermejo, en Bolivia.

Personal de Gendarmería trabajando en el lugar Personal de Gendarmería trabajando en el lugar

Ese borde entre los países está envuelto en un entramado de gran porosidad. Los bagayeros, como se conoce a las personas que llevan mercancías sobre sus espaldas, van y vienen todo el día. Es su fuente laboral. Algunos de ellos ingresan de manera legal y otros de manera ilegal, ya que son tantas las veces que cruzan que hay poco control. Por esa razón el cruce de personas en barcazas sobre el Bermejo es constante.

En ese lugar hay dos cruces: el legal, sobre unas balsas en que el tránsito entre orillas cuesta $100 pesos, y el ilegal, con botes que amarran a pocos metros del paso habilitado, llamado “Los gomones”, uno de estas barcazas fue la que protagonizó la tragedia. Algunos, según contaron los investigadores, se atan bolsas con hojas de coca al lomo y cruzan nadando.

Una de las personas encontradas Una de las personas encontradas

Las mercaderías, según informaron las fuentes consultadas, desde que entran al país ingresan en un frondoso sistema de repartición que hasta parte de lo que cruza termina en la famosa feria La Salada, en Ingeniero Budge, en la zona sur del conurbano bonaerense.

Miguel Velardez, vocero de la Policía de Salta, en diálogo con el canal de noticias TN relató: “Tomamos conocimiento del hecho a las 9 de la mañana y el personal policial que trabaja en la ciudad de Aguas Blancas, límite con la ciudad de Bermejo en Bolivia, tomó conocimiento de que uno de los gomones, que realiza el paso ilegal de un costado a otro del río, se había pinchado y terminó con alrededor de 20 personas sumergidas. También se informó que el cauce del río Bermejo se encuentra crecido”.

Y siguió: “Por el momento, se encontró únicamente a una de las personas del lado argentino y se está tratando de entrar en comunicación con las autoridades en Bolivia para saber la nómina de personas que llegaron a ese lado. También se está investigando si los dueños del barco eran argentinos. Aunque en estos momentos la prioridad es encontrar a las personas desaparecidas. Según lo que sabemos, serían unas cuatro personas más las que estamos buscando, entre ellos a dos menores de edad, de muy corta edad. Por otro lado, es una zona donde no hay señal telefónica. No podemos entablar comunicación con el personal de búsqueda, por lo que no tenemos una actualización rápida de los avances”.

Según el diario El Tribuno de Salta, en la Asociación de Boteros Artesanales de Bolivia señalaron que el gomón que transportaba al grupo de personas que fueron arrastrados por el río Bermejo sería de propietarios argentinos. El dirigente boliviano Emilio Contreras aseguró que los boteros que trabajan en territorio boliviano decidieron replegarse, tras observar el incremento de niveles en el Bermejo. “El bote que ha tenido el accidente trabaja en la parte argentina, son muchachos que no están dentro de la asociación, es gente que no tiene experiencia”, dijo a la radio Fides Bermejo.

Seguir leyendo

Internacional

La “mano larga” de la Iglesia en España: se apropió de miles de bienes, desde castillos hasta departamentos en la playa

Publicado

on

Por

En 17 años, inscribió a su nombre 35 mil propiedades: monumentos, viñedos, edificios y hasta la famosa Mezquita de Córdoba, Patrimonio de la Humanidad.

En 17 años, la Iglesia católica española inscribió a su nombre 35.000 bienes que que tendrá que devolver si se los reclaman lícitamente.

El gobierno de coalición español relevó que, entre 1998 y 2015, la Iglesia matriculó como propios 34.961 monumentos, fincas y edificios, entre otros inmuebles, gracias a una ley del gobierno de José María Aznar (Partido Popular) que, con sólo una certificación eclesiástica -es decir, la firma de un obispo-, permitía registrar a la Iglesia como propietaria de bienes del valor histórico y patrimonial de la Mezquita de Córdoba, por ejemplo, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1984 desde Buenos Aires.

“Esto viene de una ley hipotecaria de un reglamento de Franco. Pero es que Aznar, cuando hace un cambio, mantiene la idea de Franco. Y la Iglesia lo ha hecho porque la ley se lo permitía”, dijo la vicepresidenta primera del gobierno, Carmen Calvo, quien formó parte de la comisión que durante años relevó los inmuebles matriculados por la Iglesia.

Calvo confesó haber hablado con el presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Juan José Omella, y aseguró que “habrá una posición razonable de la propia Iglesia católica”.

La antigua Mezquita de Córdoba. Foto: Reuters

La antigua Mezquita de Córdoba. Foto: Reuters

“La Iglesia está en condiciones de saber que hay cosas que seguramente se han inscripto y que no se deberían inscribir”, agregó la vicepresidenta Calvo.

Desde hace unos días, en el Congreso de los Diputados se puede consultar el listado de 3.000 páginas que incluye castillos, fincas, departamentos en la playa, viñedos, estacionamientos, locales, huertas, campos.

Los ayuntamientos y personas particulares que crean tener derechos sobre esas propiedades podrán reclamarlas.

Según el informe, unos 20.000 inmuebles corresponden a templos y dependencias y los 15.000 restantes tendrían otros usos.

Castilla y León es la comunidad autónoma que registra la mayor cantidad de “inmatriculaciones” a nombre de la Iglesia, como las llaman aquí, donde las certificaciones eclesiásticas fueron 8.706. La siguen Galicia -con 6.210- y Cataluña, con 3.650.

Algunos bienes, como la catedral de Granada, que fue matriculada el 22 de junio de 2015, no aparecen en el listado de bienes que el gobierno envió al Parlamento.

La Mezquita de Córdoba

Otros, como la Mezquita de Córdoba, encarnan lo escandaloso del privilegio que se le otorgó a la Iglesia católica.

“El caso de La Mezquita es emblemático porque se trata de un edificio de extraordinaria importancia histórica y patrimonial que está siendo gestionado con criterios exclusivamente confesionales”, explica a Clarín el historiador y profesor de la Universidad de Huelva, Alejandro García Sanjuán.

Turistas recorren los pasillos de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Foto: EFE

Turistas recorren los pasillos de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Foto: EFE

“La Iglesia convirtió a la Mezquita de Córdoba en una especie de museo católico en el que hace exposiciones del culto católico y apenas se le otorga importancia a la dimensión histórica -agrega el historiador-. Esto se combina con la implementación de una narrativa falsa sobre el edificio, insistiendo en que antes de ser mezquita fue una iglesia cristiana, algo que no está probado desde un punto de vista histórico ni arqueológico.”

García Sanjuán integró la comisión que organizó el Ayuntamiento de Córdoba para elaborar su propio informe. Formaba parte de ese grupo de trabajo también Carmen Calvo, quien por entonces no era vicepresidenta de España, y el ex director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza.

“El informe que elaboramos se hizo público en 2018. Tenía una parte histórica y luego una parte legal. Trabajé sobre la parte histórica con otro colega. El tema de las inmatriculaciones ha sido considerado irregular y anticonstitucional -dice Sanjuán-. La mayor parte de ellas no han sido revocadas en los tribunales. Algunas sí. Algunos juristas consideran que es necesaria una legislación que permita abordar el tema de manera global y no caso por caso.”

Y aclara: “La Mezquita es un edificio que, por su carácter monumental, en el siglo XIX fue declarado Monumento Nacional y en el siglo XX Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Ha estado tradicionalmente en manos de la Iglesia como un templo católico desde que la ciudad fue conquistada en la Edad Media, en el 1236, por los cristianos. La Mezquita se convirtió en una iglesia católica y así se la ha venido utilizando aunque las autoridades civiles han intervenido en forma activa porque siempre ha tenido un carácter muy emblemático”.

Respecto de la cuestión jurídica, el historiador señala que “el tema de la propiedad no estaba resuelto. Por eso en 2006 la Iglesia, aprovechando esa ventana que le abrió Aznar, realizó la inscripción a través de una simple declaración del obispo, que actuó como notario público. Pero no existía un título de propiedad hasta ese momento, aunque la Iglesia afirma que posee documentos de la época de la conquista cristiana, de la época del rey Fernando III, que acreditan la propiedad. Pero eso no está demostrado ni acreditado”.

La Iglesia católica, agrega Sanjuán, “explota el interés turístico del edificio”.

“Lo lógico sería que fuera de propiedad pública y que fuera gestionado por un patronato del que la Iglesia debería formar parte”, es su opinión.

Seguir leyendo

Coronavirus

Un nuevo estudio a gran escala sobre la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer confirmó que tiene una efectividad superior al 90% para prevenir casos graves

Publicado

on

Por

La información se desprende de los resultados observados en más de medio millón de personas inoculadas en Israel. La cifra fue del 62% para los que habían recibido la primera dosis

Un nuevo estudio a gran escala de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer confirmó que tiene una efectividad superior al 90 por ciento a la hora de prevenir casos graves de la enfermedad.

En concreto, la cifra fue del 92 por ciento en este tipo de casos luego de recibir dos dosis, y del 62 después de una. También mostró que el riesgo de muerte se redujo en un 72 por ciento en las primeras dos o tres semanas después de recibir la primera vacuna. Y la cifra podría subir a medida que la inmunidad colectiva continúe creciendo.

En cuanto a la capacidad de prevenir hospitalizaciones, las cifras fueron: 74 por ciento luego de una dosis y 87 después de la segunda y de 46 y 92 por ciento respectivamente a la hora de evitar la infección por completo. También reportaron un 94 por ciento para prevenir el desarrollo de síntomas.

La información fue recabada a partir de los resultados observados en más de medio millón de personas que fueron inoculadas en Israel, el país que ha vacunado al mayor porcentaje de su población a nivel global y ha usado exclusivamente el inmunizante desarrollado por ese laboratorio.

La información fue igual de alentadora para las personas mayores de 70 que para los demográficos menores. En Israel, más de la mitad de la población ha recibido la primera dosis de la vacuna y el 34,7 por ciento ya tiene ambas en su organismo, según la agencia Bloomberg, que compila información de las campañas de inmunización a nivel global.

Una mujer recibe una vacuna contra el COVID-19 en Israel. (AP Photo/Sebastian Scheiner)Una mujer recibe una vacuna contra el COVID-19 en Israel. (AP Photo/Sebastian Scheiner)

“Se trata de la primera prueba validada por pares de la eficacia de una vacuna en las condiciones del mundo real”, declaró a la agencia AFP Ben Reis, uno de los coautores del estudio, publicado este miércoles el el New England Journal of Medicine.

En paralelo, el doctor Gregory Poland, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, le dijo a The Associated Press que los resultados son “inmensamente tranquilizadores”. “Más de lo que esperaba”, expresó.

El informe podría alentar a las autoridades a demorar la aplicación de la segunda dosis de la vacuna para aumentar la cantidad de personas que reciban al menos una. “Preferiría que 100 millones de personas reciban una a que 50 millones reciban dos”, dijo a AP el doctor Buddy Creech, de la univerisdad de Vanderbilt. “Creo que es una estrategia muy aceptable a considerar”, expresó por su parte Poland.

El estudio, llevado a cabo por científicos del instituto Clalit y la Universidad Ben-Gurion, comparó las estadísticas de más de medio millón de personas que habían sido inoculadas durante diciembre o enero con una cantidad equivalente de otras que no lo habían sido. Ninguna de ellas había contraído la enfermedad. 41 personas murieron en total, y 32 de ellas pertenecían al grupo que no había recibido la vacuna.

Adultos mayores vacunados muestran sus "pases verdes", que los habilitan a realizar distintas actividades en el país. Foto: REUTERS/Amir CohenAdultos mayores vacunados muestran sus “pases verdes”, que los habilitan a realizar distintas actividades en el país. Foto: REUTERS/Amir Cohen

Las cifras son consistentes con el 95 por ciento de efectividad que el laboratorio había reportado en sus estudios de fase tres, y que llevaron a distintas autoridades regulatorias a lo largo del mundo a aprobar y comenzar a aplicar la vacuna.

Otro estudio del ministerio de Salud del país de Medio Oriente fue aún más alentador: informó que la vacuna posee una efectividad del 98,9% para prevenir la muerte, un 99,2% de protección contra enfermedades graves, reduce la morbilidad en un 95,8% y disminuye la posibilidad de hospitalización en un 98,9%.

Dado el éxito de la campaña, Israel ha reabierto gran parte de sus actividades. Gimnasios, teatros, hoteles, conciertos y sinagogas registrados en su programa de “pasaportes verdes” ya pueden operar. El pasaporte verde se concede a quienes lleven una semana vacunados contra el coronavirus, o a las cerca de 740.000 personas recuperadas del virus que actualmente no tienen derecho a la vacuna.

Seguir leyendo

Más Vistos