Connect with us

Economia

Un economista estadounidense crítico del mercado llamó a los bonistas a aceptar la propuesta de deuda argentina

Publicado

on

Mark Weisbrot, uno de los firmantes de la carta abierta encabezada por Joseph Stiglitz, reclamó que no empujen al país a un impago y que acepten la realidad

Un economista crítico del mercado y de la política exterior de los Estados Unidos, Mark Weisbrot, llamó a los acreedores de la Argentina a aceptar la propuesta de reestructuración de deuda desde una columna de opinión en el New York Times. El codirector del Centro de Investigación Económica y Política en Washington y presidente de Just Foreign Policy es un habitual crítico del mercado, fue firmante de la carta abierta encabezada por Joseph Stiglitz que apoyó la postura argentina frente a los bonistas y, en esta ocasión, llamó a los acreedores a “aceptar la realidad”.

“En este momento crucial de la pandemia y la recesión a nivel global, muchas vidas podrían depender de esta aceptación”, consideró. Estimó “razonable” la propuesta argentina y advirtió incluso que el coronavirus podría cobrarse más vidas en países que “son forzados a pagar deudas insostenibles”.

Dijo que la Argentina presentó una “propuesta razonable para reestructurar su deuda en moneda extranjera con acreedores privados”.

Weisbrot advirtió que la pandemia de coronavirus podrá cobrarse más vidas en países que “son forzados a pagar deudas insostenibles”, por lo cual llamó la atención sobre la propuesta argentina para resolver el problema que afecta a decenas de naciones endeudadas.

“Si los gobiernos se ven obligados a usar sus escasas divisas para hacer pagos de deudas públicas insostenibles, no lograrán costear los servicios médicos, las pruebas diagnósticas, el equipo médico y ni siquiera las medidas de ‘distanciamiento social’ para contener la pandemia. Y si la austeridad prolonga o profundiza las crisis económicas, las dificultades para lidiar con la crisis de salud empeorarán”, escribió.

La columna de Mark Weisbrot en el New York Times

La columna de Mark Weisbrot en el New York Times

La oferta argentina propone postergar los pagos de deuda durante los próximos tres años y, según estimó Weisbrot, prevé reducir las tasas de interés de un promedio de alrededor del 7% al 2,3%”, lo que consideró una “reducción mínima”.

“Argentina es uno de los muchos países cuya carga de deuda actual es insostenible. Algunos de los principales acreedores rechazaron la oferta inicial del gobierno, pero sería insensato de su parte obligar a Argentina a incurrir en impago”, reclamó.

Sostuvo que el caso de la Argentina es un “claro ejemplo de cuán importante es que los gobiernos lleguen a acuerdos sostenibles para liquidar sus deudas, y cuán peligroso es tratar de pagar una carga de deuda que es insostenible”.

Weisbrot, de 66 años, recordó el derrotero de varios países durante la crisis financiera y la recesión de 2008 y 2009, entre otras.

“Esta clase de espirales descendentes que se pueden prevenir se han dado en varios países durante crisis previas, como en la crisis financiera y la Gran Recesión de los años 2008 y 2009, en la crisis financiera asiática de 1997 a 1999 y en América Latina en la década de los ochenta, un periodo conocido como la década perdida. Estas trágicas repercusiones podrían repetirse actualmente si ante la carga de deuda insostenible se impone una austeridad mortal. Además, la amenaza inmediata a la vida humana ahora es mucho mayor, pues la diferencia entre la implementación o la ausencia de medidas necesarias para contener el coronavirus por parte de los gobiernos se estima en millones de vidas”, alertó.

“Los acreedores deben aceptar la realidad de que las cargas insostenibles de deuda solo engendran crisis peores a la larga. En este momento crucial de la pandemia y la recesión a nivel global, muchas vidas podrían depender de esta aceptación”, concluyó.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Economia

Black Rock y otro grupo de bonistas presentaron una nueva oferta pero para Martín Guzmán es insuficiente

Publicado

on

Por

Estaría valorizada en 53 dólares, contra los US$ 45 que está ubicado el Gobierno. Prometen un ahorro al Gobierno de US$ 36.000 millones. “Resta un camino importante por recorrer”, dijo el ministro de Economía

Dos grupos de bonistas, Ad Hoc Bondholder Group, el grupo que lidera el fondo de inversión Black Rock, y Exchange Bondholder Group, los principales dueños de bonos de los canjes 2005-2010, anunciaron esta tarde que presentaron conjuntamente una nueva contraoferta a la Argentina que le proporcionaría al país un alivio de flujo de caja de más de $ 36 mil millones durante nueve años.

Un tercer grupo, Argentina Exchange Bondholder, estaría alineado con la oferta, con lo que esta propuesta estaría respaldada por un importante porcentaje de bonistas. Los bonos canjeables suman 66.000 millones de dólares.

Seguir leyendo

Economia

Alberto Fernández presentará una nueva oferta a los bonistas si achican sus condiciones para cerrar un acuerdo en junio

Publicado

on

Por

El Presidente evalúa con Martín Guzmán “enmendar” la propuesta inicial ante gestos conciliatorios de ciertos fondos de inversión que prefieren un rápido canje de títulos antes que un larguísimo juicio por default en los tribunales de Manhattan

Alberto Fernández avanzó a una nueva fase en la negociación con los fondos para cerrar un acuerdo de reestructuración de la deuda externa por 66.000 millones de dólares. A través de su ministro Martín Guzmán, el Presidente explicó a los acreedores privados que “enmendará” su oferta inicial si aplacan sus condiciones financieras y se logra que la adhesión al canje de los bonos alcance un porcentaje “significativo” del total de los títulos soberanos bajo reestructuración.

La iniciativa presidencial significa que los bonistas tienen que aplanar sus expectativas y Guzmán presentar ciertas opciones que permitan sumar adhesiones de los fondos de inversión que aún resisten la primera oferta oficial. “Mejorá la oferta. No quiero el default”, fue la instrucción que bajó Alberto Fernández al ministro de Economía.

Guzmán cumplió la orden del jefe de Estado y mejoró un diez por ciento el Valor Presente Neto (NPV) que aparecía en la propuesta del 8 de mayo. El ministro pasó de 40 dólares promedio a 45 dólares por cada lámina de 100 dólares, como reveló Infobae en exclusiva hace un par de días.

Oferta mejorada que Martín Guzmán hizo a los tres grupos de bonistas que negocian la deuda externa con la Argentina

Oferta mejorada que Martín Guzmán hizo a los tres grupos de bonistas que negocian la deuda externa con la Argentina

Junto a la mejora del Valor Presente Neto (NPV), Guzmán adelantó que incluiría un endulzante a esa oferta que podría apoyarse en un eventual crecimiento de la economía nacional. Si el Producto Bruto Interno (PIB) crece desde 2021, las acreencias de los fondos también tendrían posibilidades de incrementarse con el correr de los semestres.

Entonces, hasta anoche, el ministro había enmendado su propuesta con el 10 por ciento del NPV y la posibilidad de un anabólico económico atado a un esperable rebote de la economía post crisis COVID-19.

Sobre esta hipótesis de trabajo, los acreedores privados tienen la obligación de modelizar sus propias propuestas para conciliar con las pautas de negociación que explicitó Alberto Fernández. Es decir: achicar las condiciones financieras previstas en sus contraofertas y traer al cierre del deal un número portentoso de bonistas que aceptarían el canje propuesto por la Argentina.

No se trata de una condición u otra. Los fondos tienen que pedir menos de intereses a pagar y de la quita de capital establecida en la iniciativa oficial, además de sumar un porcentaje mayúsculo de acreedores privados que se acerque a los niveles de las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) previstas en los prospectos de los títulos que se pretenden reestructurar.

Cuando venció el primer plazo de la propuesta inscripta en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), Argentina sólo obtuvo un adhesión al canje de bonos por debajo del 20 por ciento del total de los acreedores privados. Un canje se considera exitoso cuando está por encima del 70 por ciento de los títulos soberanos que se intentan reestructurar.

Como se trata de una negociación por 66.000 millones de dólares, y el país ya está en default, Alberto Fernández y su ministro también tendrán que conceder a los acreedores privados ciertos agregados a la oferta inicial que deberían sumarse al aumento del NPV y al anabólico económico basado en el eventual rebote del PIB.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, asisten a una conferencia en Ciudad del Vaticano

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, asisten a una conferencia en Ciudad del Vaticano

El número mágico es 50 dólares de NPV, o quizás 51. Guzmán aún no tocó el flujo para llegar a 50/51 de NPV. Sólo aumento el 10 por ciento neto, pero no ofreció elevar el interés, ni bajar la quita de capital (haircut), o achicar el período de gracia de tres años.

Una modelización que defienda el concepto de sostenibilidad de la deuda acordada con Kristalina Georgieva -directora gerente del FMI- y que no implique un nuevo plan de ajuste, pondría a la Argentina y los bonistas a centímetros del acuerdo.

Por ahora, Guzmán ofertó 45 dólares de NPV, y los acreedores contra ofertaron 53 dólares de NPV. Si se parte la diferencia, Argentina escapará a la aceleración del default y los fondos a perder tiempo en los tribunales en Manhattan.

Hoy es un día clave. La negociación reservada puede derivar en la redacción final de la propuesta mejorada del Gobierno, en su inmediata registración en la SEC, y en la extensión del plazo de la oferta que vence el próximo 2 de junio.

Toca mover a los bonistas. La Casa Blanca y el FMI ya hicieron su faena.

Seguir leyendo

Economia

IFE: ¿hay que anotarse para cobrarlo por segunda vez?

Publicado

on

Por

El Gobierno define el monto del nuevo pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Se pagará después del 3 de junio.

En el marco de ayudas para morigerar los efectos negativos de la cuarentena por el coronavirus, el Gobierno lanzó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), un bono de $10.000 que paga ANSES, para monotributistas de las categorías más bajas, trabajadores informales y otros sectores vulnerables. La primera ronda se abona hasta este 3 de junio y ahora se viene un refuerzo, que según anticipó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, será seguramente del mismo monto.

El organismo previsional anunciará en los próximos días cuando se empezará a pagar el refuerzo de junio, que en principio está previsto para después del 3 de ese mes, cuando se termina de pagar la primera ronda del IFE.

Seguir leyendo

Más Vistos