Connect with us

Medio Ambiente

Video: un satélite captó el momento en que “nace” un iceberg del tamaño de 70 canchas de fútbol

Publicado

on

Las imágenes corresponden al glaciar Pine Island, en la Antártida. Fueron tomadas por el radar Sentinel-1 y reflejan el momento en que esta enorme masa de hielo “da a luz” a un glaciar de menor tamaño, pero igualmente impactante en su tamaño: podría compararse con el tamaño de la isla de Malta o el equivalente aproximado a 70 canchas de fútbol. Algo más de 300 kilómetros cuadrados.

El Pine Island está ubicado en la Antártida Occidental, que fluye hacia el noroeste a lo largo del lado sur de las montañas Hudson en la bahía Isla Pine, mar de Amundsen.​ Se encuentra en el sector antártico que no es reclamado por ningún país. ​Según los expertos, se trata del glaciar responsable de aproximadamente el 25 % de la pérdida de hielo del continente.

La Agencia Espacial Europea, propietaria del satélite que captó el desprendimiento, indicó que el iceberg se rompió en múltiples bloques después de separarse, a principios de febrero. El hecho coincide con el reciente anuncio de la Organización Meteorológica Mundial de que una base de investigación ha registrado una temperatura de 18,3 grados en la Antártida, la mayor en el continente desde que se realizan mediciones, según informa Reuters.

Es por eso que los científicos alertan de que el calentamiento global está acelerando el derretimiento del Polo Sur.

Sin embargo, la ONU expresó este domingo que las altas temperaturas récord que se han reportado en la Antártida tomarán meses para verificarse. Un vocero de la Organización Meteorológica Mundial dijo que las mediciones realizadas por investigadores de Argentina y Brasil a principios de este mes deben someterse a un proceso formal para garantizar que cumplen con los estándares internacionales.

Científicos en una base de investigación argentina midieron una temperatura de 18,3 grados Celsius (casi 65 grados Fahrenheit) el 6 de febrero en una península que sobresale de la Antártida hacia el extremo sur de Sudamérica. El récord anterior fue de 17,5 grados (63,5 Fahrenheit) en marzo de 2015.

antartida deshielo glaciar pine island

La semana pasada, investigadores de Brasil afirmaron haber medido temperaturas de 20,75 grados Celsius en una isla frente a la península, batiendo el récord de toda la región antártica de 19,8 grados Celsius en enero de 1982.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Medio Ambiente

Parque Nacional Iberá: descubrieron huevos de una especie extinta en el país desde hace 150 años

Publicado

on

Por

Se trata de los guacamayos rojos, cuya nidificación se logró ahora con la unión de los ejemplares Cachito y Flor. Ambos forman parte de la bandada liberada en la reserva el año pasado

Seguir leyendo

Medio Ambiente

Polémica por la erradicación de conejos silvestres con gas fosfina

Publicado

on

Por

La decisión de llevar adelante la fumigación la tomó un organismo dependiente del Conicet. Asociaciones protectoras de animales llevaron el tema a la Justicia

Un organismo dependiente del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), con sede en Ushuaia, tomó la decisión de erradicar una plaga de conejos silvestres mediante la fumigación con gas fosfina. En tanto, asociaciones protectoras de animales intervinieron y llevaron el tema a la Justicia.

El Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadaic) justificó la medida debido a que la proliferación de estos animales en inmediaciones de la institución produce un riesgo “ambiental y sanitario”, para la zona y en especial para la propia sede del organismo. Según se explicó, los conejos construyen madrigueras que producen “hundimientos y derrumbes, poniendo en serio riesgo la infraestructura que apoye sobre ellas, como el edificio del Cadic”, detalló el organismo a través de un comunicado.

Este tipo de fauna “destruye la vegetación, eliminando el hábitat de especies nativas y dejando expuesto el suelo a la erosión del viento y las lluvias”, resaltó el Cadaic y agregó que son “un riesgo sanitario ante el contacto con animales domésticos o con las personas”.

Además, dado que el edificio se encuentra cerca de un aeropuerto, la decisión se llevó a cabo “para la seguridad de las aeronaves”.

Sobre la utilización de gas fosfina para contener la plaga de conejos, el organismo manifestó que se utilizará “una fumigación pasiva y extracción manual” a través de un procedimiento que “no implicará riesgo para la seguridad ni la salud de humanos ni de otras especies animales y posee un impacto nulo para el medioambiente”.

La polémica decisión del Cadaic, generó la inmediata respuesta de asociaciones protectoras de animales que llevaron el tema a la Justicia. La Asociación de Funcionarios y Abogados para la Defensa de los Animales (Afada) y la Asociación Amigos del Reino Animal Fueguino (Araf) presentaron un recurso de amparo ante la justicia para evitar que se concrete la fumigación.

Plantearon que la erradicación de conejos “amenaza la fauna silvestre de la provincia, su diversidad biológica y valor cultural, y la integridad física y psíquica de los animales, vulnerando sus derechos a no ser víctima de sufrimientos innecesarios”.

Según la demanda a la que accedió Télam, las pastillas de Fosfuro de Aluminio que se utilizarán para la fumigación resultan “altamente tóxicas para cualquier ser vivo”, y están clasificadas “en categoría IA (extremadamente tóxicas) por la Organización Mundial de la Salud”. “Además de atentar contra la vida de la población de conejos que habitan en ese predio, se pone en riesgo la salud de los habitantes de la zona. Los actos que pretende llevar a cabo el Cadic carecen de fundamento legal y ético, y atentan contra los derechos fundamentales de esa especie y contra la diversidad biológica”, precisaron.

Desde el Cadaic, Adrián Schiavini, doctor en biología e investigador del organismo, sostuvo que el gas fosfina está compuesto por una molécula de fósforo y tres de hidrógeno, con lo que “el gas se degrada en pocos días en sus componentes básicos sin dejar residuos dañinos para el medio, ya que el fósforo y el hidrógeno son compuestos que ya existen en la naturaleza”.

Los conejos muertos “quedarán debajo del edificio, sin que predadores ni carroñeros pueden acceder a ellos. Por lo tanto es erróneo hablar de riesgos para otros animales, para seres humanos o para el medio ambiente”, argumentó el científico.

La causa quedo a cargo del juez Gustavo González, del Juzgado Civil y Comercial 2 de Ushuaia.

Seguir leyendo

Medio Ambiente

La crisis climática está tiñendo de verde a la Antártida

Publicado

on

Por

El continente alberga varios tipos de algas, que crecen en la nieve fangosa y absorben dióxido de carbono del aire. Su presencia fue advertida hace mucho tiempo por diversas expediciones, aunque recién los científicos realizaron un mapeo que encontró 1.679 floraciones

La Antártida evoca la estampa de un desierto blanco sin fin, pero la proliferación de algas está dando a partes del continente helado un tinte cada vez más verde.

El aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático está ayudando a la formación y la propagación de la “nieve verde”, que se está volviendo tan abundante en algunos lugares que incluso es visible desde el espacio, según una nueva investigación publicada el miércoles.

Una fotografía tomada en 2018 y publicada el 19 de mayo de 2020 por la Universidad de Cambridge y Matthew Davey muestra al investigador Andrew Gray geoetiquetado las algas de nieve que florecen en la isla de Anchorage, cerca de la estación de Davis, en la Antártida. (Foto de Matthew Davey / Universidad de Cambridge / AFP)

Una fotografía tomada en 2018 y publicada el 19 de mayo de 2020 por la Universidad de Cambridge y Matthew Davey muestra al investigador Andrew Gray geoetiquetado las algas de nieve que florecen en la isla de Anchorage, cerca de la estación de Davis, en la Antártida. (Foto de Matthew Davey / Universidad de Cambridge / AFP)

Aunque a menudo se considera desprovisto de vida vegetal, la Antártida alberga varios tipos de algas, que crecen en la nieve fangosa y absorben dióxido de carbono del aire. Su presencia fue advertida hace mucho tiempo por diversas expediciones, como la realizada por el británico Ernest Shackleton, aunque se desconocía la extensión total.

Ahora, utilizando los datos recogidos durante dos años por el satélite Sentinel 2 de la Agencia Espacial Europea junto con observaciones sobre el terreno, un equipo de investigación de la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey han creado el primer mapa de las floraciones de algas en la costa de la Península Antártica.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra la configuración de la cámara IRGA (Analizador de gas infrarrojo) para medir el flujo de carbono, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra la configuración de la cámara IRGA (Analizador de gas infrarrojo) para medir el flujo de carbono, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Ahora contamos con una referencia de dónde están las floraciones de algas y podemos comprobar si comenzarán a aumentar en el futuro como sugieren los modelos”, dijo a Reuters Matt Davey, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge.

Musgos y líquenes están considerados los organismos fotosintéticos dominantes en la Antártida, pero el nuevo mapeo encontró 1.679 floraciones separadas de algas que constituyen un componente clave en la capacidad del continente para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra algas verdes cerca de la Estación de Investigación Rothera, en Rothera Point, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra algas verdes cerca de la Estación de Investigación Rothera, en Rothera Point, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Aunque los números son relativamente pequeños a escala mundial, en la Antártida, donde hay una cantidad tan pequeña de vida vegetal, esa cantidad de biomasa es muy significativa”, dijo Davey.

“Mucha gente piensa que la Antártida es solo nieve y pingüinos. De hecho, cuando miras a tu alrededor hay mucha vida vegetal”.

El equipo calculó que las algas en la península actualmente absorben niveles de CO2 equivalentes a 875,000 viajes promedio en automóvil. “Parece mucho, pero en términos del presupuesto de carbono mundial es insignificante”, dijo Davey. “Fija el carbono de la atmósfera, pero no hará ninguna mella en la cantidad de dióxido de carbono que se está emitiendo en este momento.”

Folleto sin fecha publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra a Monika Mendelova tomando muestras de algas en el glaciar Collins, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Folleto sin fecha publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra a Monika Mendelova tomando muestras de algas en el glaciar Collins, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

Los investigadores también descubrieron que la mayoría de las floraciones de algas estaban a menos de cinco kilómetros (tres millas) de una colonia de pingüinos, ya que el excremento de las aves es un excelente fertilizante.

El verde no es la única mancha de color en la Antártida. Los investigadores están planeando llevar a cabo estudios similares sobre las algas rojas y naranjas, aunque resultan más difícil de cartografiar desde el espacio.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra una cápsula de supervivencia en la isla de Anchorage, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra una cápsula de supervivencia en la isla de Anchorage, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Más carbono absorbido”

Las regiones polares se están calentando mucho más rápido que otras partes del planeta y el equipo predijo que las zonas costeras bajas de la Antártida pronto estarían libres de algas ya que experimentarían veranos sin nieve.

Pero esa pérdida probablemente se verá compensada por una preponderancia de grandes floraciones de algas a medida que aumentan las temperaturas y la nieve en altitudes más altas se suaviza.

“A medida que la Antártida continúa calentándose en pequeñas islas bajas, en algún momento dejará de cubrirse de nieve en el verano”, dijo Andrew Gray, autor principal e investigador de la Universidad de Cambridge y NERC Field Spectroscopy Facility, Edimburgo.

“Por el contrario, en el norte de la península vimos algunas flores realmente grandes y tenemos la hipótesis de que es probable que veamos más de estas flores más grandes”.

Fotografía facilitada por la Universidad de Cambridge del investigador Matt Davey tomando muestras para el estudio en la Antártida. EFE

Fotografía facilitada por la Universidad de Cambridge del investigador Matt Davey tomando muestras para el estudio en la Antártida. EFE

Gray le dijo a AFP que las nevadas verdes en tierras altas “compensarían con creces” el efecto de las pérdidas de algas a nivel del mar.

Si bien más algas significa que se absorbe más CO2, las plantas podrían tener un impacto pequeño pero adverso en el albedo local: la cantidad de calor del Sol que se refleja desde la superficie de la Tierra.

Mientras que la nieve blanca refleja el 80 por ciento de la radiación que la golpea, para la nieve verde esa cifra está más cerca del 45 por ciento.

Sin embargo, el equipo dijo que es poco probable que el albedo reducido afecte el clima de la Antártida en una escala significativa.

“Habrá más carbono encerrado en el futuro solo porque necesita nieve para estar en un estado más fangoso para que las algas florezcan”, dijo Evans.

“Esperamos que haya un hábitat más adecuado y, en general, más secuestro de carbono”, concluyó.

Seguir leyendo

Más Vistos