Connect with us

Sociedad

Vivieron 40 años sin saber que la otra existía: la increíble forma en la que una médica y una maestra descubrieron que son hermanas

Publicado

on

Oriana y Victoria viven a 1.500 kilómetros de distancia. Durante años, buscaron sus orígenes biológicos por los mismos lugares, aunque sin cruzarse. Creyeron que habían agotado los caminos pero una foto hallada de madrugada en plena pandemia fue la llave para empezar a develar la verdad.

A la izquierda, Oriana. A la derecha, Victoria. De fondo, la guirnalda que colgó para darse la bienvenida

Una guirnalda de flores de cartulina atraviesa la pared justo detrás de la sonrisa de Victoria. Es maestra jardinera y se nota que las flores fueron recortadas a mano, pero la decoración no tiene que ver con los chicos sino con lo que acaba de enterarse.

Victoria tiene 40 años: 40 años en los que creyó que era hija única. Pero hace poco, desvelada en plena pandemia, encontró una foto en Internet que primero la dejó perpleja y luego la empujó a tirar del hilo para empezar a develar la verdad. La guirnalda de flores quedó del día en que encendió la computadora y escuchó del otro lado la voz de Oriana, su hermana, decirle: “Bienvenida a mi vida”.

Victoria, la primera en enterarse que no era hija biológica de sus padresVictoria, la primera en enterarse que no era hija biológica de sus padres

De las dos, fue Victoria Tedesco la primera en enterarse de que no era hija biológica de sus padres. “No sé por qué pero yo siempre había sentido que no iba a poder ser mamá. Y a los 24 años quedo embarazada y, efectivamente, lo pierdo”, arranca Victoria desde San Martín de los Andes, donde vive.

“Me puse muy mal y mi mamá viajó para ayudarme y estar conmigo. Fue ahí, hace 16 años, que se sentó y me dijo: ‘Te tengo que sacar una mochila de encima, porque no es tu mochila, es mía. Fui yo la que no pude quedar embarazada, vos sos nuestra hija del corazón”.

“Las coincidencias son increíbles, creer o reventar”, interrumpe Oriana Moscheni, 41 años, médica oncóloga del Hospital Durand, desde Buenos Aires. Y lo dice porque la pérdida de un embarazo también fue un detonante para ella. “La primera vez que quedé embarazada me llamó la atención: yo me sentía muy mal y mi mamá no me acompañaba demasiado. Le preguntaba cómo se había sentido en su embarazo y ella no hablaba del tema. Yo sabía que le había costado tenerme, que había sufrido muchas pérdidas, esa era la historia que me habían contado, y creí que no podía hablar por lo traumático que había sido”.

Oriana tuvo a su hijo, que ahora tiene 7 años, pero perdió el segundo embarazo. “Y me pegó muy, muy, muy mal. Me deprimí mucho y ahí sí dije ‘algo pasa acá’, ‘algo no me está cerrando’”, cuenta a Infobae.

La Dra Oriana Moscheni en su trabajo (Foto gentileza: Adrián M. Arellano)La Dra Oriana Moscheni en su trabajo (Foto gentileza: Adrián M. Arellano)

La diferencia con Victoria fue que los padres de Oriana no pudieron contarle la verdad en ese momento. “Le dije a mi mamá que había empezado a dudar de mi identidad. La única foto que había era de ella conmigo recién nacida y ella estaba impecable. Yo ya era mamá, ya sabía que al día siguiente de parir no estás impecable. Así que le hablé de mis dudas y ella, llorando, me contestó: ‘Es culpa mía porque no tengo fotos embarazada’. No se animó a contarme. Un tiempo después empezó con una demencia moderada, fue como una desconexión, los silencios a veces son mochilas muy pesadas. Tampoco llegué a tiempo a hablar con mi papá”, sigue la médica.

Su papá supo que ella había empezado a dudar y, “de un día para el otro, se enfermó: cáncer de pulmón. Murió en cinco meses. Justo yo soy oncóloga, fue durísimo para mí. Creo que fue toda una movilización de silencios que estaban saliendo a la luz y no lo pudo manejar”, piensa. Su papá – “uno de los grandes amores de mi vida”- murió un 5 de agosto, una fecha que hacía hundir a Oriana hasta ahora, que se enteró de una nueva coincidencia: 5 de agosto es la fecha de nacimiento de Victoria.

Victoria junto a su papá en su comuniónVictoria junto a su papá en su comunión

La historia es una cadena, un dato que se trenza con otro: Victoria también tenía devoción por su papá. Y también pareció haber en su vida algo que se fue para dejar espacio a lo que estaba naciendo: su papá murió en el Hospital Durand, el mismo hospital en el que trabaja Oriana.

Las búsquedas

Después de que su mamá le sacara aquella “mochila”, Victoria empezó a hacer tratamientos de fertilidad y logró lo que siempre había creído que no iba a poder: ser madre. Desde San Martín de los Andes, sigue:

“Y en 2009, después del nacimiento de mi hijo y de la muerte de mi papá, empecé a buscar mis orígenes biológicos. Mi partida de nacimiento decía que había nacido en el 80, así que fui a Abuelas para ver si era hija de desaparecidos y dio negativo. Me metí en grupos de búsqueda en Facebook pero a veces entraba y salía un tiempo, porque las búsquedas no son fáciles. Yo tuve una infancia hermosa pero ahí escuchás historias muy crueles y a veces necesitás salir y descansar para poder seguir”.

Oriana y su hermana, en fotos de la misma época. Se llevan 19 mesesOriana y su hermana, en fotos de la misma época. Se llevan 19 meses

Otros datos de la historia de Victoria hacen espejo con la de Oriana: “Mi papá también había fallecido, yo tampoco podía preguntarle. Y mi mamá también empezó con problemas de memoria, increíble”. Las dos conocen la diferencia entre una adopción legal y una ilegal pero “mamá” y “papá” son las palabras que eligen para nombrarlos.

Como su partida de nacimiento estaba firmada por una partera llamada Rosa Petitto, Victoria se sumó a un grupo de buscadores que compartían ese dato. Aunque sigue sin saber si fue entregada o si hubo dinero de por medio, sabe que la partera era parte del sistema. Oriana fue siguiendo el mismo recorrido pero años después, caminaba sin saberlo detrás del rastro de su hermana.

Tampoco Oriana, que había nacido en el 79, era hija de desaparecidos. Y luego de que el test de ADN en la CONADI (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) cerrara esa puerta, Oriana revisó su partida de nacimiento. Tenía la firma de la misma partera, Rosa Petitto, por lo que se sumó al mismo grupo de buscadores. “El tema es que llegué justo cuando Victoria, agotada de buscar, se había ido”.

Oriana llegó al mismo grupo en el que estaba su hermana justo cuando ella había decidido irseOriana llegó al mismo grupo en el que estaba su hermana justo cuando ella había decidido irse

El desfasaje en los tiempos fue porque Oriana había empezado a buscar muchos años después que Victoria, cuando había logrado confirmar de boca de una tía lejana “que mis sospechas eran ciertas: no estaba loca”.

Con la confirmación, Oriana se sentó con su núcleo más íntimo y les dijo: “No vengo a juzgarlos, porque la cabeza de 1979 no es la misma que la de ahora: vengo a liberarlos”. Me dijeron que siempre habían sentido que me habían salvado, porque iba a ser abandonada. Que no me lo habían contado para protegerme, que creían que esa verdad me iba a empujar a una búsqueda sin sentido, que me podía encontrar con una historia triste”.

A juzgar por la guirnaldas y las sonrisas, no fue eso lo que pasó. En ese “vengo a liberarlos”, Oriana largó el enojo y despejó el camino.

Un encuentro insólito

Las dos -una en Neuquén, la otra en Buenos Aires- habían entrado en un bache. No eran hijas de desaparecidos y, al no haber un Banco de Datos Genético en el país disponible para los hijos apropiados por fuera de la última dictadura, no sabían por dónde ni a quien buscar.

La única diferencia entre ellas era que Oriana había enviado una muestra de su ADN a Estados Unidos para hacer lo que se conoce como “Family tree” (árbol familiar). Pero nadie de su árbol genealógico había enviado una muestra al mismo Banco, por lo que no obtuvo ningún “match”. La ilusión de que alguien la estuviera buscando se diluyó. Pero sus datos quedaron ahí, a la espera.

Victoria junto a sus compañeras de trabajoVictoria junto a sus compañeras de trabajo

Victoria conocía el sistema pero no lo había hecho porque no había podido juntar los dólares. “Hasta que una noche, hace dos meses y medio, desvelada, me puse a buscar algo en Internet. Eran las tres y media de la mañana, mi marido y mi hijo dormían”, sonríe Victoria.

“De repente veo una página llamada “Mamá te busca’ y me llamó la atención. Empecé a leer las historias y apareció una foto: era yo, pero no era yo. Fui y lo desperté a mi marido. ‘Mirá’, le dije, nada más que eso. Y me contestó: ‘¿Qué hacés publicando fotos tuyas a esta hora?’. Ok, no era yo sola la que me había visto igual a la mujer de la foto. A la mañana le mostré la foto a mi hijo de 11 años. Me dijo: ‘Mami, qué lindo te queda el traje’. También él pensó que era yo”.

No era Victoria la de la foto sino la Dra. Oriana Moscheni, vestida con saco y pantalón de vestir en un congreso médico.

Arrebatada, le escribió de madrugada. “Hola, mil disculpas, te escribo porque te veo parecida a mí. Te dejo mi número”. Por miedo a ilusionarse y volver a chocar, Oriana respondió en seco: “Puede ser, en las fotos de la comunión puede ser que seamos parecidas”, dijo. Su profesión de médica la llevó, en cambio, por el camino de lo científico: le contó que había mandado el ADN a Estados Unidos y le preguntó si ella lo había hecho.

“Yo no había podido hacerlo, le conté que estamos complicados económicamente, la situación no es fácil”, sigue Victoria, que padeció el impacto que sufrieron muchas maestras jardineras con las instituciones cerradas por el COVID-19. “Pero ahí apareció mi mejor amiga que veía las foto de Oriana y gritaba ¡son iguales, son iguales! Y fue ella la que me dijo: ‘Yo te regalo el ADN para tus 40’”.

Una de las fotos en las que más parecidas se ven: la comuniónUna de las fotos en las que más parecidas se ven: la comunión

El día posterior a la muerte de Maradona, en Buenos Aires Oriana se levantó a llorar, como la mayor parte del planeta. “Me preparo el desayuno y me entra un mail del Family Tree que decía: ‘Tenés una coincidencia inmediata’. Me empezaron a temblar las manos, imaginate: coincidencia inmediata es padre, madre o hermanos. Cuando lo abrí decía FULL SISTER y al lado había una foto de Victoria”.

Oriana despertó a su marido llorando y todo lo medida que había sido se le fue en un segundo: le escribió a Victoria, que estaba en una reunión de madres y padres del colegio, y le puso “hola Victoria, llegaron tus resultados, fijate, por favor fijate”. Le insistió para que los mirara y Victoria, que sabe algo de inglés, se abatató tanto que tuvo que escribir FULL SISTER en el traductor de Google para asumir lo que estaba leyendo. Al lado de una foto de Oriana decía sí: “Hermana total”, misma madre biológica, mismo padre biológico”.

"Nos queda el resto de la vida para construir una hermandad", creen“Nos queda el resto de la vida para construir una hermandad”, creen

Lo que siguió al mail, dos días después, fue la escena de las guirnaldas, donde lloraron apenas empezaron el zoom, donde se presentaron a sus maridos y a sus hijos y donde descubrieron lo cerca que habían estado siempre: habían vivido más de 20 años en barrios vecinos, una en Devoto y otra en Villa del Parque, sus colegios estaban a 15 cuadras de distancia. Descubrieron, también, que habían necesitado alejarse porque a veces, de lejos, se ve mejor.

“No puedo creer que justo en este momento no tengo la plata para pagar un pasaje de avión para ir a abrazarla”, se agarra la cabeza Victoria. Oriana, la hermana mayor, piensa en el ahora y también hacia adelante: “Todos los que buscamos venimos de historias tristes, no podemos hacer nada para cambiar eso. Pero nosotras pasamos por lo mismo, no tenemos culpas para echarnos, sino que somos de acá para adelante”, se despide. “Pasamos 40 años creyendo que éramos hijas únicas y todos los años que nos quedan son para construir esta hermandad. Por eso vengo pensando: yo estaba buscando en el pasado y lo que encontré fue futuro”.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Coronavirus

Coronavirus: la OMS publicó nuevas recomendaciones sobre el uso de barbijos de tela

Publicado

on

Por

El organismo aconseja usar los de tres capas y sin válvulas. Las desventajas de ponerse dos a la vez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó este miércoles varios consejos sobre el uso de barbijos de tela durante la pandemia de coronavirus, en los que, entre otras cosas, recomendó la utilización de las que tengan triple capa y sin válvulas.

De las tres capas, la interior en contacto con la boca debería ser de algodón absorbente, la intermedia de polipropileno, y la exterior podría ser también de polipropileno o de un poliéster resistente a la humedad, explicó la OMS en su informe epidemiológico semanal.

La organización también recomienda examinar el envase del barbijo para comprobar si ha sido probado en laboratorio, si garantiza al menos un 70 por ciento de filtración de pequeñas gotas, y si conserva sus propiedades durante al menos cinco lavados.

Por otro lado, la OMS subraya que no solo debe tenerse en cuenta la capacidad de filtración de las mascarillas, sino su adaptación a la cara: deben cubrir la nariz, la boca y la barbilla sin dejar aberturas y a la vez permitir respirar bien.

En este sentido, el organismo advierte que usar dos mascarillas de tela a la vez puede conllevar ciertos riesgos, ya que podría dificultar tanto la respiración del usuario que lo obligaría a quitársela cada determinado tiempo para recobrar el aliento.

Las mascarillas de tela, no médicas, deben ser guardadas en bolsas de plástico u otros envoltorios seguros antes o después de su uso, y lavarse con jabón o detergente, preferiblemente a 60 grados.

Como alternativa, se puede lavar con agua a temperatura ambiente y jabón, aunque a continuación la OMS recomienda dejar la mascarilla en agua hirviendo durante un minuto.

Seguir leyendo

Sociedad

Nuevos audios del entorno de Maradona: “Voy a armar una historia clínica porque si se muere harán una autopsia para ver qué pasó”

Publicado

on

Por

El médico y los colaboradores del Diez sabían que el consumo de esas sustancias podía llevarlo al fatal desenlace del 25 de noviembre. Mensajes a los que accedió en exclusiva Infobae confirman que, tres meses antes, empezaron a preparar el terreno para evitar consecuencias penales

El temor del staff médico de Diego Armando Maradona por la posible muerte del ídolo se plasmó mucho antes de aquel fatídico 25 de noviembre de 2020 en el que finalmente el Diez falleció. Varios meses antes, y en reiteradas oportunidades, en el entorno conversaron sobre lo que podía llegar a pasar en el caso de que Diego muriera y cómo una autopsia forense desenmascararía el consumo de marihuana facilitado por parte del entorno. Incluso el propio Leopoldo Luque, neurocirujano a cargo del tratamiento del ídolo, envió un audio en el que habla de armar una historia clínica, incluyendo la estadía de Diego en México, porque “la puede quedar en cualquier momento”.

Por si acaso “las hijas se quieren tirar en mi contra, los papeles tienen que estar bien ordenados”, se cubrió insólitamente el médico, en un audio al que accedió Infobae.

El 14 de agosto, tres meses antes de su muerte, se registró una conversación de este tono entre Maximiliano Pomargo, asistente de Diego, que según testigos se encargaba de controlar sus teléfonos y filtrar llamados de familiares o amigos, y el neurocirujano Luque. El chat generó dos preguntas en los investigadores: ¿por qué los médicos y el entorno no podían evitar que “Charly” Ibáñez, primo de Rocío Oliva, prófugo por robo, le diera marihuana a Diego? Y segundo, ¿qué los llevó a conversar sobre una autopsia en un paciente que estaba vivo y, según ellos, en plena recuperación?

La conversación comienza así:

“Que le siga dando porro Charly que vamos a salir hasta en Billiken. Es peligroso para todos. Volamos todos”, le escribió Pomargo a Luque en relación a Ibáñez. “Hay que rajarlo. Esta semana tiene que volar”, le responde el médico, y remata la charla con un anticipo de lo que ellos creían que podía pasar y formaba parte de sus preocupaciones: “Eso autopsia si muere. Sabelo”.

Chats sobre una eventual autopsia a MaradonaChats sobre una eventual autopsia a Maradona

No era la primera vez que Luque se alarmaba por el uso de marihuana y sus posibles consecuencias legales en el caso de que Maradona muriese. Ese temor lo invadió en reiteradas oportunidades. Incluso se lo expresó a Maradona, como quedó plasmado en el audio revelado por el documental de Infobae “La muerte de Maradona: sus últimos días”, donde el médico cuenta una conversación que tuvo con el Diez:

“Lo agarré y le dije: “Escuchame, no podés mezclar boludeces, te podés morir. Si vos mezclás faso, alcohol y pastillas, te morís”.

El 25 de abril de 2020, exactamente siete meses antes del trágico final de Diego, Leopoldo Luque le envía un audio a Vanesa Morla, quien se encargaba de las finanzas en la casa de Diego, contándole que iba a preparar una historia clínica con todos los papeles bien ordenados porque, según expresa, “Diego la puede quedar en cualquier momento”.

“Voy a armar una historia clínica, bien armada. Necesito las fechas de todos los días que yo fui, desde la primera vez que fui y lo que hizo él en el medio también. Esa información. Potencialidades de muerte, él inminentes no tiene. Tiene una enfermedad crónica que es el alcoholismo, qué sé yo. Responsabilidad no me cabe, pero si se llega a tirar alguien, ponele la familia en mi contra, la hija, quien sea… los papeles tienen que estar bien ordenados. Ese es el punto. Me enviás eso el lunes y yo ya me pongo en campaña, armo todo”, dijo el neurocirujano.

Entorno: Maximiliano Pomargo y "Charly" Ibáñez, el supuesto nexo entre el Diez y el consumo de marihuana.Entorno: Maximiliano Pomargo y “Charly” Ibáñez, el supuesto nexo entre el Diez y el consumo de marihuana.

“Y lo que vamos a hacer firmar a Diego es un consentimiento donde se le explica el tratamiento, los pros y los contra y si está de acuerdo o no. Y él eso lo tiene que firmar. Que se firme que él es consciente de todo: que no debe tomar alcohol, de que eso le afecta, de lo que se le explica, que se le solicita salud mental y él no quiere. Todo”, cerró el diálogo Luque.

Exactamente un mes después, el 25 de mayo, el propio Luque intercambia mensajes con el supuesto kinesiólogo de Maradona, Nicolás Taffarel, que era el encargado de informarle al neurocirujano lo que pasaba en la casa: “El otro día le dije a Charly (Ibáñez) que era un peligro la mezcla (de alcohol, marihuana y pastillas) y que si le pasaba algo quién se hacía cargo. Porque si se muere le van a hacer una autopsia para ver qué le pasó”, escribió Taffarel. “Yo le voy a decir lo mismo”, cierra Luque.

Chats sobre el consumo de drogas en la casa donde estaba MaradonaChats sobre el consumo de drogas en la casa donde estaba Maradona

Uno de los investigadores de la causa razona ante la evidencia: “Por algún motivo que desconocemos todos estaban preocupados por la mala influencia de este personaje Charly, prófugo de la Justicia desde 2017 por robo a mano armada, pero nadie podía hacer nada para alejarlo de Diego. Todos estaban al tanto de que el cocktail que ingería Diego podía llevarlo a la muerte pero parecen solo comentarlo y no accionar inmediatamente”.

Finalmente, las pericias toxicológicas revelaron que Maradona no tenía rastros de alcohol o marihuana en el cuerpo al momento de su muerte.

Tanto los chats como los audios, incluidos en el expediente, formarán parte de las pruebas que los médicos especialistas en distintas disciplinas evaluarán en la junta médica que comenzará el próximo lunes 8 de marzo y que se extenderá, se estima, por unos 15 días.

Si bien esas conclusiones serán una prueba más dentro de la causa, serán fundamentales para avanzar en distintas cuestiones como los pedidos de declaraciones indagatorias y posibles pedidos de detención. Las próximas semanas serán claves en una causa que avanza velozmente: 400 páginas de los 17 cuerpos del expediente corresponden a conversaciones desgrabadas.

Enemigo íntimo: Luque y Maradona en una foto íntima.Enemigo íntimo: Luque y Maradona en una foto íntima.

Seguir leyendo

Sociedad

Un informe de la Fundación LED reveló que en 2020 hubo 141 casos de limitaciones a la libertad de expresión

Publicado

on

Por

Se trata de casos por los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública

La Fundación LED publicó su informe anual titulado “Limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión”, y en la edición 2020 se reveló que el año pasado se registraron al menos 141 casos en los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública.

“La pandemia de Covid-19 no ha sido solo un fenómeno epidemiológico, sino que por sus dimensiones se ha constituido en un factor disruptivo en las relaciones sociales, culturales y económicas, con impacto en la salud física y psicológica de las personas, cuyo alcance todavía es imposible de calcular”, comienza el informe al que accedió este medio.

En esa línea, la organización aseguró que “la comunicación social experimentó un cambio trascendental en la vida cotidiana sobre todo en los inicios de la pandemia. Los medios y plataformas digitales nunca han tenido como en la primera mitad del año 2020 un rol tan relevante en la articulación de las relaciones humanas; difundiendo la evolución de la crisis, las políticas sanitarias adoptadas, las medidas de prevención y las instrucciones para organizar a la sociedad fomentando estrategias compartidas por la comunidad internacional, intercambiando experiencias y acelerando la cooperación científica en busca de una cura”.

Respecto de los casos en los que se afectó la libertad de expresión, la Fundación los divide en siete categorías: 1 – Ataques, agresiones físicas, amenazas, intimidaciones institucionales a Periodistas o Medios de Comunicación; 2 – Periodistas encarcelados o privados de su libertad u hostigados judicialmente; 3 – Ataques y/o agresiones físicas a Periodistas; 4 – Amenazas o intimidaciones a Periodistas; 5 – Restricciones al Acceso a la Información Pública, Hechos de Censura; 6 – Ataques a instalaciones, antenas o plantas transmisoras de medios de comunicación; 7 – Denuncias y/o manifestaciones y/o Declaraciones de organismos nacionales e internacionales sobre la situación de la libertad de expresión en la República Argentina.

Los ataques a la libertad de expresión de las Categorías 1 y 4 son los que más se reiteranLos ataques a la libertad de expresión de las Categorías 1 y 4 son los que más se reiteran

El informe reveló que en 2020 hubo 34 casos de Categoría 1; 27 de Categoría 2; 13 de Categoría 3; 32 de Categoría 4; 17 de Categoría 5; 5 de Categoría 6; y 13 de Categoría 7.

En detalle, los autores del informe 2020 aseguraron que “el año del Covid-19, generó cambios sociales de gran magnitud que modificaron muchas de nuestras conductas personales, intrafamiliares, comunitarias. La centralidad y omnipresencia de internet para la comunicación brindó excelentes herramientas para morigerar los efectos negativos de la pandemia, pero también ha generado un fuerte debate en casi todas las latitudes sobre la influencia de internet en la profundización de aspectos nocivos como la desinformación o sobre la utilización de censura y monitoreo sobre la opinión de los ciudadanos a través de las redes sociales, entre otros aspectos que se plantearon riesgosos para el ejercicio pleno de los derechos civiles y las libertades ciudadanas”.

Fake news, infodemia, aislamiento social, ciberpatrullaje de redes sociales, censura, aplicaciones de trackeo de contagios impuestas desde los estados para el seguimiento de los ciudadanos afectados o en contacto con enfermos de Covid-19, fueron solo algunos de los temas que tomaron relevancia y que caracterizaron el debate público el año que pasó”, se resaltó.

En tanto, el informe explicó que “el impacto y la huella que cada uno de ellos ha dejado sobre la libertad de expresión, la libertad de circulación, el derecho de protesta, la libertad de pensamiento y opinión fue determinante y ha marcado un debate renovado en nuestro país sobre la necesidad de fortalecer la democracia con compromiso de todos y sin excepción”.

Más detalles de los ataques contra la libertad de expresión en los últimos añosMás detalles de los ataques contra la libertad de expresión en los últimos años

En Argentina en particular el ciberpatrullaje implementado por fuerzas de seguridad nacionales y provinciales y la creación de distintos organismos estatales destinados a regular contenidos en redes sociales, a través “observatorios de medios”, se constituyeron en los aspectos más negativos dejados por el año de la Pandemia sobre las libertades individuales. La creación de NODIO, un observatorio estatal en el ámbito de la defensoría del público, seguido por la implementación de un observatorio municipal en la Ciudad de Rosario para el seguimiento de contenidos digitales y una ley provincial que dio luz al observatorio de medios en la provincia de Santa Cruz son claros ejemplos de los intentos de regular contenidos de internet y monitorear la opinión ciudadana”, sostiene el trabajo realizado por la Fundación LED.

En ese sentido, los autores del texto destacaron que “en distintas provincias argentinas el ciberpatrullaje culminó con ciudadanos encarcelados por su opinión, como en la provincia de Misiones o periodistas multados por opinar sobre las medidas sanitarias, como en el caso de la localidad de Pichanal en la provincia de Jujuy y el del periodista Diego Masci condenado por publicar un video en su sitio web de una ex ministra provincial en San Luis, entre otros. También en la provincia de Formosa las restricciones para la ciudadanía y la prensa a expresarse fueron fuertemente limitadas. Muchas marchas de reclamo en distintas ciudades de la Patagonia terminaron con ciudadanos intimados, sufriendo maltrato policial o multas abultadas por circular sin permiso cuando expresaban su descontento”.

“Por otra parte, en un contexto particular, donde rigieron severas restricciones para la circulación, los trabajadores de prensa y los ciudadanos en general han visto alteradas y afectadas sus posibilidades de ejercer libremente su labor”, enfatizó el informe

Por otro lado, los autores aclararon que “muchos de los casos que se reportan en el informe, por su gravedad o por su alcance, han sido informados a los ámbitos internacionales correspondientes como la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (RELE-CIDH) o la Relatoría Especial sobre la promoción y protección del derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Entrado el presente año, uno de ellos ocupó la atención de la Fundación LED por las restricciones impuestas al ingreso a la provincia de Formosa a periodistas y medios de otros puntos del país y que ameritó una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a fin de garantizar la libertad de prensa y restablecer la libertad de circulación e ingreso de los periodistas en dicha provincia”.

La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, que desde 2011 se dedica a proteger y difundir el derecho a la libertad de expresión y al seguimiento de las políticas públicas en materia de pauta publicitaria, acceso a la información y transparencia.

El informe completo:

La edición 2020 del Informe LED “Limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión”, está integrada por un breve análisis del contexto que ha influido sobre el ejercicio de este derecho fundamental a lo largo del año. La información detallada de los casos que fueron analizados y registrados como limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión durante el año 2020, se presenta en un capítulo dedicado a detallar de manera cronológica todos los hechos que llegan a conocimiento de la fundación, por los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública.

Seguir leyendo

Más Vistos